Deportes

En imágenes: el primer grande de Jason Day

El australiano Jason Day ha mantenido la distancia con sus rivales hasta imponerse en el primer grande de su carrera y último de la temporada, el Campeonato de la PGA de golf de Estados Unidos, que se ha disputado esta semana en Whistling Straits, y que ha servido para que el estadounidense Jordan Spieth se coloque como nuevo número uno del mundo.

«Ha sido fantástico. Hemos jugado muchas rondas de grandes juntos y esta ha sido la vez en que le he visto jugar mejor», dijo de Day del estadounidense Jordan Spieth, que compartió partido con el vencedor y ha quedado segundo a tres golpes.

Con un resultado final de 20 golpes bajo el par, Day ha destrozado el récord de puntuación en un grande, y ha frustrado las ambiciones de Spieth (-17) de conquistar su tercer ‘major’ del año en su país, pero no de llegar al primer puesto del ranking mundial, que ha arrebatado esta semana al norirlandés Rory McIlroy.

«Pensé que menos de 15 bajo par podía ganar, pero obviamente el nivel es simplemente demasiado alto estos días», dijo McIlroy, que llegaba a defender su título de 2014 después de recuperarse de una lesión futbolística y ha acabado a 11 golpes del vencedor.

Con esta victoria, Jason Day, que ha ganado cinco torneos a sus 27 años, tres de ellos este año, el AT&T Byron Nelson, el Abierto de Canadá y este Campeonato de la PGA, se pone segundo de la clasificación de la Fedex Cup del circuito estadounidense y tercero del ranking mundial.

«Me lo he pasado muy bien y decidí no parar de luchar con todas mis fuerzas hasta el final», dijo un emocionado Jason Day enjugándose las lágrimas mientras recordaba la pérdida de su padre a los 12 años y el largo camino hasta llegar aquí.

Day tomó impulso desde el primer día, emprendió el vuelo en la tercera jornada y, el último día, se puso fuera del alcance de Jordan Spieth y el resto de los estadounidenses que aspiraban a que sus compatriotas conquistaran los cuatro grandes del año, después de las victorias de Spieth en el Masters de Augusta y el Abierto de Estados Unidos, y la de Zach Johnson en el Abierto británico en Saint Andrews.

El golfista australiano ha terminado entre los diez primeros en los dos grandes anteriores de este año y llegó a liderar el US Open hasta que se desvaneció como consecuencia del vértigo, que esta vez no le ha impedido levantar los 12 kilos del trofeo Wanamaker, con el que se galardona al vencedor del Campeonato de la PGA.

El ganador de este cuarto grande de la temporada, dotado con diez millones de dólares en premios, también se embolsa 1,8 millones de dólares (1,6 millones de euros), casi cuatro veces la cantidad total que ha obtenido Day en sus cinco participaciones anteriores.

Además, el golfista australiano completa la lista de internacionales que, a excepción de Keegan Bradley (2011) y Jason Dufner (2013), han conquistado seis las últimas ocho ediciones del Campeonato de la PGA: el irlandés Padraig Harrington (2008), el surcoreano Y.E. Yang (2009), el alemán Martin Kaymer (2010) y Rory McIlroy (2012 y 2014).

La semana había empezado con alabanzas al nivel de juego de los estadounidenses, conferencias de prensa sobre las grandes posibilidades de Estados Unidos frente a Europa en la Ryder Cup de 2016, y las apuestas por Jordan Spieth, Bubba Watson y Dustin Johnson.

Sin embargo, Bubba Watson, ganador de dos Masters de Augusta, tuvo que conformarse con un empate en el vigésimo primer puesto y cederle su tercer lugar en el ranking mundial a Day.

El bombardero Dustin Johnson, que buscaba redimirse de su derrota por penalización en Whistling Straits en 2010, no pudo mantener el liderazgo de la primera jornada y los búnkeres que minan esta antigua base de artillería antiaérea lo arrastraron al séptimo puesto de la clasificación final.

En los primeros dos días de la competición, en este recorrido expuesto al viento, que agita las olas del inmenso lago Michigan, también sucumbió el ganador de las ediciones de 2006 y 2007, el estadounidense Tiger Woods, que confirmó su caída de la elite mundial, pero guarda como consuelo los seis millones de dólares ganados en sus 18 participaciones en el Campeonato de la PGA.

La participación española y latinoamericana también se vio mermada después de dos días, con la despedida temprana de los españoles Miguel Ángel Jiménez, Pablo Larrázabal y Rafa Cabrera-Bello, el argentino Fabián Gómez y el colombiano Camilo Villegas, que no superaron el corte.

Los dos supervivientes latinos del fin de semana, el español Sergio García (-2) y el argentino Emiliano Grillo (+1), que participaba por primera vez en un grande, tuvieron que conformarse con apostar por la victoria de sus respectivos amigos Jason Day y Jordan Spieth.

La sorpresa del torneo la dio el indio Anirban Lahiri, que llegó a ponerse tercero y acabó en el quinto puesto. «Me encanta este campo de golf y lo seguiré diciendo durante muchos, muchos años. Este campo recompensa el buen golf», dijo un satisfecho Lahiri sobre el recorrido de Whistling Straits.

«Nunca escucho los comentarios de los jugadores. Uno que juega muy bien es positivo y otro que juega mal es negativo», había dicho antes del torneo el veterano arquitecto Pete Dye acerca de su renombrado diseño, que acogerá la Ryder Cup de 2020.

Queda mucho golf por jugar hasta entonces, de momento, las eliminatorias de la Fedex Cup en 2015, en las que Day y Spieth vuelven a ser favoritos. A lo que seguirá una temporada 2016 repleta de emoción, con los cuatro grandes habituales, el Masters de Augusta, el Abierto de Estados Unidos, el Abierto británico y el Campeonato de la PGA, el regreso del golf a los Juegos Olímpicos de Río, y la Ryder Cup en Hazeltine, Minnesota.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba