Deportes

Esperanzado debut del nuevo lateral del Real Madrid

Dos meses y medio después de su fichaje por el Real Madrid, Álvaro Odriozola debutó en partido oficial frente al Espanyol y pudo celebrar sobre el césped una victoria a la que contribuyó con una actuación discreta, pero correcta, ante su nueva afición.

22 de septiembre de 2018. Esa fecha quedará para siempre en el recuerdo de Odriozola, que se enfundó por primera vez la camiseta blanca en partido oficial en la visita del Espanyol de Rubi al Santiago Bernabéu.

El joven defensa guipuzcoano, de 22 años, salió como titular debido a la baja por unas molestias de Dani Carvajal. Lopetegui no quiso confirmar en la previa su inclusión en el once y jugó al despiste, aunque era evidente que esa posibilidad era más que real al ser su recambio natural.

Hasta este partido, Odriozola solo había sido convocado una vez, la pasada jornada frente al Athletic Club de Bilbao, aunque no llegó a debutar.

Anteriormente, Odriozola pudo disputar sus primeros minutos como madridista en la Supercopa de Europa frente al Atlético de Madrid el pasado 15 de agosto, pero una lesión de grado uno en el abductor de la pierna derecha que sufrió al final de la gira por Estados Unidos le impidió ese debut.

La carrera de Odriozola ha sido meteórica desde su debut en enero de 2016 con el primer equipo de la Real Sociedad. En temporada y medio con el conjunto vasco disputó 57 partidos oficiales y su rendimiento le valió la llamada de la selección para jugar el Mundial de Rusia.

La llamada al combinado nacional llegó por parte de Julen Lopetegui, que también le ha requerido para su proyecto deportivo al frente del Real Madrid. El técnico vasco tiene muchas esperanzas puestas en Odriozola y, consciente de su juventud y la responsabilidad que conlleva jugar en el equipo blanco, no tiene prisas porque vaya gozando poco a poco de minutos.

Frente al Espanyol, Odriozola, con el número diecinueve a la espalda, se situó en el lateral derecho y no cesó de subir y bajar su banda en apoyo a Modric e Isco, que fueron los dos jugadores que más intentaron combinar con él.

Cumplió sin grandes complicaciones y su partido, aunque discreto, fue correcto. No sobresalió en ataque, con poco acierto en sus centros, y en defensa estuvo serio y acertado en los cruces y los rechaces.

A lo largo del partido, Odriozola supo lidiar con Borja Iglesias y Hernán Pérez, aunque cuando más aplomo se le vio fue en los minutos finales, en los que el Espanyol se lanzó al ataque con Leo Baptistao y el veterano Sergio García, un especialista en buscar las carencias de sus rivales que no pudo con el defensor guipuzcoano.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba