Deportes

Felix Hernández, un adiós digno de la realeza

La caminata hacia el dogout era demasiado para él y las lágrimas fluyeron porque un adiós duele

En una noche que se suponía era para Félix Hernández, él la hizo para todos sus fanáticos.

La línea final no importa, ni tampoco los números antiestéticos con los que terminará esta temporada. Lo que se recordará de la noche del jueves es al «Rey Félix» mientras bajaba del montículo de T-Mobile Park por última vez, abrazando a sus compañeros de equipo mientras continuaba secándose las lágrimas con las mangas, y la lluvia agradecimientos de los fanáticos de los Marineros coreando «Gracias, Felix» mientras decía un último adiós.

«Significa mucho. Este es el primer equipo para el que tuve la oportunidad de jugar béisbol y lograr mi sueño de jugar en las grandes ligas. He estado aquí desde 2005 y me encantó cada momento», expresó el serpentinero venezolano.

Por mucho que su abrumador talento natural y un brazo derecho tocado por los dioses del beisbol lo llevaran a alturas de élite en este juego, nunca olvidó llevar a los fanáticos de Seattle en ese viaje.

Siempre habían estado juntos en esto desde sus días como principiante en la Major League Baseball a través de una increíble carrera de excelencia e incluso en un descenso doloroso y lamentable.

La suya fue una relación imperfecta que creció a través de las victorias y actuaciones brillantes mientras se mantenía a través de la frustración y tantas derrotas y oportunidades desperdiciadas.

Este juego fue para todos ellos: El venezolano y los 20.921 fanáticos que asistieron, los otros que miraban por televisión y cualquiera que usara su camiseta No. 34.

El ganador del premio Cy Young y seis veces All-Star finaliza su brillante carrera de 15 años, suponiendo que haya terminado. El jueves seguramente se sintió como una despedida, después de haber ganado 169 juegos con una efectividad de 3.42, 1.20 WHIP y 2.521 ponches en 2.724 1/3 entradas de trabajo con el uniforme de los Marineros.

Según STATS, es el único lanzador en la historia de la MLB que ganó un Cy Young, lanzó un juego perfecto y ponchó a más de 2,500 bateadores para un equipo.

Después de abrazar a sus compañeros en el terreno, la inevitable caminata hacia el dogout permaneció. Levantó las manos para agradecer a la multitud. Era demasiado para él y las lágrimas fluyeron porque un adiós duele.

A pesar de lanzar 15 temporadas en las grandes ligas, el venezolano todavía tiene solo 33 años, por lo que es posible que busque continuar su carrera como jugador en otro lugar en 2020.

El lanzador criollo admitió lo mismo después del partido y dijo a los periodistas, que todavía siente que puede competir y que no tiene intención de retirarse después de esta temporada.

Terminó la campaña 2019 plagada de lesiones con un récord de 1-8 y una fea efectividad de 6.40, 1.53 WHIP y una relación 57/25 K/BB en 71 2/3 entradas en sus 15 aperturas.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba