DeportesEspecial País

Gimnasio Jesús «Chuchú» Gruber de Ciudad Bolívar clama por su rescate

El Gimnasio Jesús «Chuchú» Gruber de Ciudad Bolívar, instalación deportiva en la que hizo vida y dio los primeros pasos en la esgrima el campeón olímpico de Londres 2012 Rubén Limardo, clama por su rescate.

Las instalaciones deportivas en la que se han formado grandes atletas, se encuentran sumidas en la desidia y en el total abandono, a pesar que hace un par de años atrás contaba con un proyecto para su reparación, una promesa que jamás llegó a materializarse. Desde entonces el gimnasio ha sido objeto de un desmantelamiento, dejando sin un gran espacio deportivo para los niños y jóvenes del estado.

“En su momento mandaron a desocupar para poder llevar a cabo algunas remodelaciones, dado que no podían realizar los trabajos con gente adentro, pero esto fue tan solo el inicio de su deterioro, porque nunca realizaron tal proyecto y poco a poco han ido robándose todas las cosas que tenía adentro”, así lo manifestó la dirigente Mary Gascón, tía del medallista dorado.

A pesar de haberse mantenido alejada por unos años de la dirigencia de esta disciplina deportiva, la también madre de las esgrimistas olímpicas María Gabriela y Dayana Martínez, asegura estar de vuelta, pero esta vez con el objetivo de lograr a levantar esos espacios que tanta falta hace al deporte criollo.

“Lo dejaron en el piso, no sabemos si fue la empresa que iba a hacer los arreglos allí o la delincuencia, lo que sí sabemos es que arrancaron las lámparas, los cables de electricidad y muchas otras cosas más. Es impresionante a la destrucción que ha estado sumido este gimnasio”, detalló Gascón.

La meta que se plantea Gascón es poner operativo el gimnasio a mediano plazo, de manera de ofrecer las oportunidades que tuvieron sus hijos y sobrinos para formarse en la esgrima y así alimentar el sueño de materializar más adelante otra medalla olímpica.

“Este gimnasio debería ser una tacita de oro por todo lo que logramos, pero ya ven en las condiciones en el cual se encuentra. Le planteé la idea de recuperarlo a Rubén y cuando le dije lloró de la alegría. Ahora hemos venido a recuperarlo desde la cenizas”, acotó.

La dirigente sabe que no será tarea fácil, pero tampoco imposible, lo que sí tiene claro, es que apostará a la ayuda de la empresa privada, sobre todo las que hacen vida más allá de las fronteras venezolanas.

“Mi idea no es mendingar ni un centavo a los entes gubernamentales, más bien apuesto a contar con algunos padrinos en el exterior para poder lograr el cometido. Incluso con esa ayuda podremos retomar el hecho de tener entrenadores de gran nivel que han sido formados hasta en Ucrania y hoy en día para poder ganarse la vida están dedicados a la venta de frutas”, enfatizó.

Sabe que el mayor aval que posee y con el que seguro contará para que se le abran muchas puertas, es el metal dorado alcanzado por Rubén Limardo en 2012. Eso sin duda le servirá para contar con el apoyo internacional.

“La Fundación Lala ya nos ofreció un proyecto de ingeniería para saber por donde comenzaremos a recuperar el gimnasio. A la par iniciaremos también el proceso legal para registrar la Asociación de Esgrima del estado Bolívar. Estamos seguros que a mediano plazo lograremos el objetivo y tendremos nuevamente operativo el gimnasio e iniciaremos el proceso de labrar una nueva medalla olímpica”, aseveró.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba