Deportes

Infantino «Hoy me siento qatarí, árabe, africano, gay, discapacitado y trabajador migrante»

«Hoy me siento qatarí, árabe, africano, gay, discapacitado y trabajador migrante». Con esta declaración de intenciones ha iniciado el presidente de la FIFA su comparecencia ante los medios la víspera de que el balón eche a rodar en la Copa del Mundo. A través de frases cargadas de crítica y no exentas de reproches, pero siempre en un tono sosegado, Gianni Infantino ha dedicado una hora de su alocución en el Centro de Convenciones de Doha a denunciar la «injusticia» a la que se ha sometido a Qatar en los últimos meses por la limitación de derechos y el trato que dispensa a la mano de obra llegada de países en vías de desarrollo. Y ha abundado en este argumento para denunciar la «doble moral» y la «hipocresía» de Occidente por intentar dar «lecciones» a las autoridades de este Estado del Golfo Pérsico sobre asuntos en los que su comportamiento ha sido indigno o cuando menos discutible.

Luego, en el turno de preguntas, tuvo que extender este sentimiento y añadir que también se sentía mujer.

Infantino condujo el argumento a través de su experiencia vital. «Soy hijo de trabajadores emigrantes, mis padres trabajaron muy duro en condiciones muy difíciles. No en Catar, sino en Suiza. Recuerdo perfectamente dónde estaban los emigrantes en Suiza, dónde vivían, los derechos que tenían», relató.

«Me acuerdo de que cuando era pequeño veía cómo trataban a los inmigrantes, lo que les pasaba con los pasaportes, con las comprobaciones médicas, con el alojamiento», continuó el presidente de la FIFA, quien aseguró que la primera vez que se trasladó a Doha y vio las condiciones de vida de los inmigrantes recordó su infancia, en la que destacó que además sufrió ‘bulling’ por ser pelirrojo, con pecas, ser italiano y no hablar alemán, y dijo a las autoridades locales que había «que hacer algo al respecto».

«Qatar también ha hecho progresos», aseveró Infantino, quien señaló que le parecía «triste» haber sido testigos de una «doble moral» desde Europa.

«Los europeos, occidentales, y yo soy europeo, nos dan muchas lecciones. Y en los últimos 3.000 años deberíamos disculparnos por los próximos 3.000 años antes de seguir dando lecciones a la gente», resaltó en su discurso, en el que denunció que ninguna de las empresas occidentales que hacen negocios en Qatar han abordado como la FIFA los derechos de los trabajadores inmigrantes, lo que podría implicar que tendrían mejores ingresos.

«No tengo que defender a Qatar. Ellos se pueden defender. Yo defiendo el fútbol y la injusticia. Muchos vienen y no les importan estos trabajadores. La FIFA sí que se preocupa, el fútbol se preocupa y también Catar lo hace», añadió Infantino, quien recordó estudios sobre inmigrantes que no son del organismo futbolístico en los que se recopilaron fallecimientos de trabajadores en otros sitios del mundo y nadie ha solicitado indemnizaciones para las familias.

Fundado hace 26 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba