Deportes

La Planche des Belles Filles, el primer termómetro del Tour

En siete años, La Planche des Belles Filles se ha abierto un hueco en la leyenda del Tour de Francia. El macizo de los Vosgos, que se subirá por cuarta vez, volverá a ser el primer termómetro para conocer las fuerzas de los ciclistas.

A diferencia de las tres ediciones anteriores, en la que la estación de esquí era la única dificultad montañosa de la jornada, en esta ocasión los organizadores le han colocado como aperitivo otros seis puertos, dos de primera, dos de segunda y dos de tercera categoría.

En total, 4.000 metros de desnivel de una jornada de 160,5 kilómetros que apenas tiene un llano, un lugar de reposo, lo que da como resultado un terreno de permanente amenaza.

Por si fuera poco, el Tour ha querido llevar su meta un poco más arriba. El ya duro repecho final ha sido prolongado un kilómetro, una auténtica pared con un tramo final al 20 % de desnivel, pero con porcentajes que alcanzan el 28 %.

Para ello se ha asfaltado un camino que servía para caminatas y una parte de terreno que, en invierno, ocupan las pistas de esquí.

«Ya era una etapa dura, pero ahora lo será aun más», explica el director del Movistar, Chente García Acosta.

El director del Tour, Christian Prudhomme, que luce en su solapa el mérito de haber descubierto esta joya para el Tour, asegura que de sus pendientes «salen los diez primeros de la general final», aunque no necesariamente en el orden.

En su asfalto están inscritos grandes nombres. En 2012 se impuso el británico Chris Froome, dos años más tarde sirvió para afianzar la victoria del italiano Vincenzo Nibali, que acabó imponiéndose en París, y hace dos años fue su compatriota Fabio Aru quien ganó.

El director de este último en las filas del Emirates, Joxean Fernández «Matxín», no cree que vaya a ser tan definitivo el ascenso a La Planche des Belles Filles, aunque sí que dará una primera respuesta del estado general de forma.

«Como siempre habrá un par de favoritos que cederán tiempo, pero este Tour se decidirá en las tres últimas jornadas, que son muy duras», asegura el estratega español.

Antes de ascender sus 7 kilómetros, los ciclistas habrán tenido que superar una jornada llena de sobresaltos. De entrada subirán el Markstein, de primera categoría, el Grand Ballon, de tercera, con un descenso sinuoso, que incluye un tramo adoquinado, una bajada donde en 2014 se cayó el español Alberto Contador, lo que le obligó a abandonar con una fisura de fémur.

Siguen el Hundsruck, de segunda, el Ballon de Alsacia, el primer col que se subió en la historia del Tour, de primera, el Thillot, de tercera y el Chevreres, de segunda, cuya cima está a 19 kilómetros para la meta.

De ellos, la mitad serán de bajada y el resto al 8,7 % de media hasta llegar a la meta.

El primer contacto con la alta montaña no suele llegar tan pronto en el Tour. En lo que va de siglo, solo en 2017 hubo una meta en alto tan temprana, también en La Planche des Belles Filles.

«Si alguno pierde tiempo puede ser porque todavía no se ha habituado a la alta montaña», avisa «Matxín».

Para algunos reputados escaladores, el macizo de los Vosgos, a poco más de 1.000 metros de altitud, no reúne las condiciones de dureza para sacar grandes distancias.

Es el caso del colombiano Nairo Quintana, según resume García Acosta, que considera que prefiere puertos más largos y exigentes desde el punto de vista del aguante.

Tanto La Planche des Belles Filles como el resto de los puertos de este macizo del este del país son más cortos y explosivos.

Muchos consideran, sin embargo, que de esa etapa pueden salir respuestas sobre algunas de las incógnitas de este Tour.

Por ejemplo, quién es el verdadero líder del equipo Ineos, el británico Geraint Thomas, defensor del título, o el colombiano Egan Bernal.

«Sería idiota por nuestra parte hacer correr al uno contra el otro», analiza el director, Nicolas Portal, que cree que tienen todavía fuerza suficiente para aguantar a dos líderes.

«Nadie conoce nuestra estrategia. Tenemos dos líderes y es muy pronto para descartar uno. Somos un equipo y lo importante es el equipo», agrega.

El jefe del Ineos esconde sus cartas, como el resto del pelotón. Nadie quiere desvelar su estado. La carretera que lleva al legendario puerto les obligará a mostrar su jugada.

Fundado hace 23 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar