Deportes

Qatar subió el telón de la fiesta del Mundial 2022

En la ceremonia inaugural del Mundial Qatar 2022, la tradición qatarí y la modernidad se mezclaron para recibir en el estadio Al Bayt de Al Khor, una de las joyas arquitectónicas erigidas para albergar la competición, a los fanáticos del fútbol.

El primer Mundial de la historia en Oriente Medio exhibió una ceremonia rápida, de media hora, por momentos muy sentida, en la que se mostraron las raíces del país, su vinculación al desierto, y se quiso mandar un mensaje de unidad y de modernidad.

Tras semanas de especulación y misterio sobre las celebridades que dirían presente en la cita del balompié más importante del mundo, el actor Morgan Freeman tuvo una inesperada aparición como orador del evento.

Durante su aparición, en compañía de Ghanim al Muftah –influencer qatarí que sufre síndrome de regresión caudal–, el actor aseveró que es «el fútbol da la vuelta al mundo, y el que une a las naciones une también a las comunidades».

Momentos después, Jung Kook, integrante del grupo surcoreano BTS y único artista que había sido oficialmente confirmado en días pasados, interpretó Dreamers, canción incluida en la banda sonora oficial del Mundial, junto al cantante qatarí Fahad Al Kubaisi.

El tema supone, según los organizadores, una llamada a la unidad de «toda la humanidad, salvando las diferencias a través del humanismo, el respeto y la inclusión».

Un llamado a la nostalgia

En la ceremonia hubo pequeños homenajes a las 32 selecciones, como breves fragmentos de canciones típicas con las que las aficiones las animan, y a ediciones precedentes de la Copa del Mundo, con la salida y despliegue de las mascotas, entre ellas Gauchito, Argentina 1978, y Naranjito, España 1982, así como con himnos de los últimos torneos, entre ellos el Waka Waka de Shakira.

Ese momento cargado de añoranza hizo recordar pasadas ediciones de la cita, habitualmente celebrada en verano, con la particularidad de que esta vez el evento sube su telón en pleno invierno.

Previamente el exjugador Marcel Desailly, campeón mundial con Francia, introdujo el trofeo de la Copa del Mundo que ganaron los ‘bleus’ hace cuatro años en el Luzhniki moscovita y durante más de tres horas varios miles de seguidores ecuatorianos se hicieron notar en uno de los fondos del coliseo de Al Khor.

Palabras de apertura

En el estadio cuyo nombre hace homenaje a las bayt al sha’ar, tiendas tradicionales que usaban los nómadas de Qatar y de la región del Golfo y su estructura se asemeja claramente a ellas, hizo presencia el emir Sheikh Tamim bin Hamad Al Thani.

«Al mundo entero le digo, bienvenidos a Doha. Hemos trabajado duro con mucha gente para que esta competición sea un éxito. Hemos invertido para trabajar por el bien de la humanidad. Las gentes se unen, sin importar su etnia, su religión, su orientación y su nacionalidad aquí en Qatar y tras las pantallas de todos los continentes del mundo», dijo en su breve discurso el emir.

Al evento asistieron máximos dirigentes del fútbol mundial, así como Gianni Infantino, presidente de la FIFA. También estuvieron presentes líderes diplomáticos como los presidentes de Turquía, Refecep Tayyip Erdogan, Egipto, Abdel Fattah al-Sissi, de la autoridad nacional Palestina, Mahmud Abás, el príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed bin Salman, y la vicepresidentea ejecutiva de Venezuela, Delcy Rodríguez.

Fundado hace 26 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba