Deportes

Tigres regresan a una final cuatro años después a punta de palo

Con una tórrida ofensiva, Tigres de Aragua rompió su corta racha de cuatro años sin acceder a las instancias finales del béisbol venezolano la noche de este miércoles, al derrotar a uno de los favoritos para llevarse el torneo, como Tiburones, extendiéndoles así un calendario más su histórica sequía sin títulos en la LVBP.

Y todo esto a base de batazos.

Los bengalíes vencieron 10 carreras por 3 a los escualos en el estadio Universitario para avanzar a la Gran Final de la Liga por décima ocasión desde la temporada 2001-2002, y la decimoséptima en toda su historia, lo que deja algo claro: los felinos son sinónimo de protagonismo desde hace rato en la pelota criolla.

Lo que en la campaña regular fue una herramienta poco explotada, en la postemporada se convirtió en la punta lanza para la cueva que dirige Eduardo Pérez, quien se estrenará en esta instancia decisiva por primera vez en su carrera en el puesto de estratega, y lo hace avanzando con un equipo acostumbrado a estar entre los dos mejores desde hace más de una década.

Aragua culminó la temporada regular con un preocupante bateo colectivo, que los dejaba penúltimos en el departamento (.263) solo por delante de las Águilas, el peor equipo del campeonato. Esto los colocaba a la par en favoritismo con los sorpresivos Bravos de Margarita en la primera llave de playoffs. Culminando la serie en siete choques, los felinos emergieron de su slump ofensivo y subieron su nivel con el madero frente al pitcheo insular, terminando esta fase como el tercer mejor equipo en ese departamento (.292) y el segundo con más hombres traídos al plato (37) solo por detrás de La Guaira (45).

Y en la semifinal ante los salados, el madero tigrero simplemente explotó. Con Eduardo Escobar en plan estelar (.464 AVG, 13 Hits, 9 remolques) más la contribución de hombres como Jorge Vázquez (.429 AVG, 12 hits) y Alfredo Marte (.333 AVG, 8 Hits) la tropa maracayera se encargó de aplastar el pitcheo del litoral, que no encontró como detener una ofensiva que demostró que la pelota se gana con hombres en el terreno y no con nombres, hundiendo así el favoritismo guairista.

La pandilla de Maracay llega a la Serie Final como líder indiscutible en el rubro ofensivo a nivel colectivo (.307) y siendo el equipo con más incogibles entre los cuatro semifinalistas con 75 cohetes y, entre otras cosas, siendo el conjunto menos abanicado en esta fase con 34 y el segundo con más paciencia en el home con 28 pasaportes.

Ahora los felinos se verán las caras con un conocido rival en estas instancias como son los Navegantes, su escolta en el departamento de batazos, lo que promete será una final con batazos de largo alcance. Será la tercera final entre ambos equipos (2001 – 2002, 2006 – 2007).

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba