Deportes

Tokio 2020 finalmente subió el telón con una gala que fusionó tradición y tecnología

Los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 finalmente levantaron el telón, todo ello bajo una inauguración en la que se fusionó la tradición de la nación nipona con la tecnología, en un estadio que se  mantuvo bajo un estricto resguardo de bioseguridad y a puertas cerradas, sin público y con algunos manifestantes y curiosos en las afueras del recinto. Sin duda alguna esto marcará el inicio de la justa olímpica, la más extraña que se haya llevado a cabo hasta ahora.

La magna cita deportiva vio luz un año y cuatro meses después de la fecha original, echando por tierra los múltiples rumores que se entretejían en torno a un nuevo posible aplazamiento a causa de la pandemia del coronavirus, sumado a diversos tropiezos en su organización.

El espectáculo que inició a las 7 de la noche (hora local) se extendió a lo largo de cuatro horas y al no contar con el público en las gradas y ante un silencio ensordecedor, terminó jugando algunas malas pasadas ya que podían oírse los gritos de algunos manifestantes que se concentraron en las afueras del Estadio Olímpico de Tokio para protestar en contra de los Juegos.

La gala inaugural comenzó con un gran homenaje a la soledad y al confinamiento que generó la crisis sanitaria del coronavirus, donde se pudo observar a algunos actores haciendo ejercicios en máquinas separadas y a una gran distancia entre sí sobre el terreno del estadio.

Poco después se dio paso a una amplia gama de exhibiciones de las artes escénicas y tradicionales contemporáneas niponas, haciendo un guiño a varias épocas y regiones, todo ello con un reparto que estuvo integrado por un gran elenco de celebridades japonesas.

La oportunidad fue propicia para viajar en el tiempo y así rendir tributo a los Juegos Olímpicos de Tokio 1964, con unos gigantescos anillos de madera hechos con árboles nacidos de semillas que plantaron atletas participantes en la anterior cita olímpica tokiota, y a los frecuentes desastres naturales que ha afrontado el país. Asimismo se homenajeó de una forma muy creativa el nacimiento en esa edición de los pictogramas. Con un gran ingenio, tres actores, fueron los encargados de dar vida y representar en vivo cada uno de los 50 pictogramas.

A lo largo del desfile de las diversas delegaciones de atletas se pudieron escuchar de fondo las bandas sonoras populares como por ejemplo
«Victory Fanfare» o el tema principal de la franquicia Final Fantasy, Sonic The Hedheog, NieR o Pro Evolution Soccer, mientras que en el tramo final hubo una actuación de kabuki a ritmo de jazz contemporáneo.

Así desfiló la delegación venezolana en la gala inaugural (Efe)

Uno de los momentos más emblemáticos de la inauguración vino dado por la puesta en marcha de más de 2 mil drones, los cuales dibujaron sobre el cielo del estadio olímpico el emblema de los Juegos de Tokio 2020, que a la postre se transformó en un globo terráqueo, mientras sonaba de fondo y podía percibirse en la pantalla gigante del recinto una versión de “Imagine” la cual fue interpretada por cantantes de los cinco continentes, entre ellos el español Alejandro Sanz.

En lo que las delegaciones de atletas se refiere, cada una hizo su entrada triunfal al estadio Olímpico de Tokio portando sus mascarillas, y en su mayoría respetando la distancia social de dos metros que fueron recomendados por los anfitriones en sus protocolos de prevención de contagios durante los Juegos.

Representantes de países como Kirguistán y Tayikistán pasearon por el estadio sin sus cubrebocas, lo que podría valerle una sanción por parte de los organizadores de Tokio 2020.

Uno de los hechos inéditos para esta gala, fue el que cada delegación contó con dos abanderados, un hombre y una mujer, todo ello bajo el principio de igualdad de género que se quiso implantar para esta cita. En total participaron unos 5.700 atletas de 207 países, en un desfile que a pesar de su sobriedad, estuvo colorido de principio a fin.

El momento más esperado de la noche, el encendido del pebetero, llegó de las manos de la tenista japonesa Naomi Osaka. La raqueta nipona subió una escalinata hasta una espectacular estructura metálica esférica inspirada en el sol y que se abrió como una flor. Con la flama olímpica encendida, se dieron inicio a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba