DeportesEspecial País

Willians Astudillo, único en su clase

Willians Astudillo, el eminentemente pelotero que causa curiosidad de los Mellizos de Minnesota y los Caribes de Anzoátegui, despachó un poderoso jonrón el martes en la octava entrada de un juego de postemporada en su natal Venezuela. Aquí está la secuencia completa:

No es exagerado sugerir que ese swing se ubicará entre las mejores cosas que sucederán en un diamante de béisbol en 2019, ni es particularmente sorprendente que Astudillo haya sido el responsable. Después de todo, es el jugador más increíble del que nunca has oído hablar.

Astudillo no es simplemente un parecido a Bartolo Colón con un desprecio demostrable por las reglas no escritas del béisbol. No es solo 1,75 metros y 102 kilos, sino que también es capaz de jugar virtualmente cada posición en el diamante. Además es una completa anomalía ofensiva: un jugador tan anacrónico en el plato que es difícil no imaginar asistir con aprobación cada vez que se mencionen su nombre en el estadio.

Aunque ha demostrado su poder ofensivo en los últimos años, todavía necesita hacer contacto con la pelota. A lo largo de su lento ascenso por la escalera de las ligas menores, Astudillo, quien firmó con los Filis de Filadelfia antes de la campaña de 2009 y rebotó a los Bravos de Atlanta y los Diamondbacks de Arizona antes de alcanzar a Minnesota el invierno pasado, nunca se desvió de su enfoque. Continuó poniendo la pelota en juego a un ritmo casi fetichista incluso cuando los clubes de las ligas mayores claramente comenzaron a valorar la calidad de contacto sobre la frecuencia de contacto.

Finalmente, el año pasado el pelotero menos esperado en Minnesota, fue capaz de poner su habilidad única en exhibición a nivel de grandes ligas. Los Mellizos llamaron a Astudillo por un tiempo caliente en junio, y se reincorporó definitivamente al club a fines de agosto. A lo largo de sus dos períodos en Minnesota, fue sensacional, bateando un promedio de .355 porcentaje de embasado de .371 y un porcentaje de sluggin de .516 en 29 partidos mientras se mantuvo fiel a su estilo.

Y lo que distingue a Astudillo, a menudo interpretado como un acto de novedad, de esos jugadores de pocos contactos locos de antaño, es que realmente puede conducir la pelota con autoridad. De los cuatro jugadores de posición desde 1920 que pusieron la pelota en juego con la misma frecuencia que Astudillo el año pasado, solo él logró una producción superior a la media.

A pesar de su impresionante audición, el papel del criollo con los Mellizos para la próxima temporada sigue sin estar claro. Después de un silencioso invierno de maniobras en la oficina principal de Minnesota, ni siquiera es una garantía de que vaya a la lista del Opening Day. En este momento, Jason Castro está listo para ser su receptor cotidiano, y Astudillo, que fue el careta en 16 juegos en la recta final dela campaña mientras también registraba el tiempo en la tercera base, la segunda base, el jardín central y el jardín izquierdo.

Sin embargo, es de esperar que el super utility venezolano tenga 600 apariciones en el plato en 2019 y muestre su rareza entrañable para tantos fanáticos como sea posible. Él es realmente único en su clase, y juega el juego con alegría desenfadada, como lo demuestra el clip de arriba. Los tipos así no se ven muy a menudo.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar