Deportes

Yulimar Rojas, una campeona mundial con un talento que se pierde de vista

La criolla compartió diversas anécdotas y experiencias con los medios de comunicación, tras regresar al país luego de coronarse como la mejor del Mundial de Doha

Alegre, entusiasta, orgullosa y convertida en toda una tetracampeona mundial, así regresó al país la triplista venezolana Yulimar Rojas, quien viene de conquistar su segundo título al aire libre, luego de brillar en Doha con un imponente salto de 15.37 metros.

Tras ser recibida con los máximos honores ayer en Maiquetía, la actual reina del salto triple compartió un sinnúmero de anécdotas y experiencias con los diversos medios de comunicación del país. Incluso ofreció detalles de lo que está por venir en su carrera y de las metas que tiene previstas cumplir.

“Todo este éxito se ha logrado en base a mucho trabajo y esfuerzo. Eso es lo me motiva, que las personas estén pendiente de mí, porque sé que esperan lo mejor de mí y trabajo para ello, para que estén orgullosos”, indicó con una gran satisfacción la criolla.

Rojas asegura que luego de haber tenido un 2018 sacrificado, en el que no pudo ver a su familia y en el que además sufrió una lesión que la alejó de los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla, ella se planteó que el 2019 sería un año diametralmente opuesto. Y lo logró de qué manera.

Nada más en sus últimas tres competiciones ha logrado superar en igual número de presentaciones la barrera de los 15 metros, tanto así que ya posee la cuarta y segunda mejor marca de la historia con los 15,37 de Doha y los 15,41 alcanzados en el Meeting de Andújar.

“Toda esta situación me hizo aprender ver las cosas mejor de otra manera y ser mejor más profesional, tener más valor para exigirme a mí misma. Ha sido un año de buena energía y sin lesiones. Ahora somos campeones del mundo y la verdad agradezco el creer en mí”, destacó la oriunda de Pozuelos (estado Anzoátegui), quien invitó a todos los venezolanos a disfrutar tanto como ella de la medalla dorada alcanzada en la cita qatarí.

“Sigan acompañándome en mi carrera, porque ahora es que hay Yulimar pa’rato”.

Por un 2020 de récords y grandes retos

Una de las circunstancias que ha caracterizado a Yulimar Rojas en los últimos años es la tenacidad con la que ha ido en busca de sus sueños. Y es que cuando se ha trazado una meta, a pesar de las adversidades, ha luchado y perseverado hasta lograrlo. Tanto es así que hoy en día solo nueve centímetros la separan de la marca mundial que ostenta desde 1995 la ucraniana Inessa Kravents, un registro que tiene entre ceja y ceja batir.

De mantener su buena racha también podría continuar escribiendo su nombre en los libros dorados de la historia del atletismo en el país, dado que podría superar los 15,52 metros que le dieron a Venezuela su primera medalla olímpica en la cita de Helsinki 1952, con el bronce que conquistó Asnoldo Devonish.

“Asnoldo se mantiene vivo en mí y todos queremos ser como él y ser recordados como él. Estoy muy cerca de su marca y de saltar mucho más de lo que él saltó en aquellos tiempos. Esos récords están en mis piernas. Ahorita se me escapó porque se terminaron las competencias, pero en la primera del próximo año buscaré lograrlas”, aseveró con la sencillez que rara vez manifiesta una monarca de su nivel.

Además de soñar con convertirse en la primera mujer en adueñarse de un oro olímpico para la cita de Tokio 2020, Yulimar apuesta a imponer una marca que perdure por muchos años más. Apunta a saltar el próximo año unos 16 metros.

“Voy a continuar preparándome para Tokio. La idea para poder lograr todos estos desafíos, es aprender de los pequeños errores técnicos que cometimos este año. Eso también me ayudará a imponer un nuevo récord en pista cubierta, el cual se encuentra en manos de la rusa Tatiana Lebedeva que es de 15,36 metros”.

Rivalidad y respeto

Al ser consultada sobre las impresiones que tuvo la plusmarca mundial Caterin Ibragüen sobre su desempeño en Doha, Yulimar no dudó en asegurar que tuvo palabras de elogios para ella.

“Cuando nos vimos nos saludamos y se expresó muy bien de mí. Me dijo ‘felicitaciones, eres grande y vas a seguir trascendiendo. Vas a ser la sucesora del salto triple por muchos años’. Ella es un digno ejemplo de corazón y garra de Colombia y yo de la juventud y ejemplo de Venezuela. Hay una mezcla chévere, de allí saldría sin duda una super atleta”, dijo entre risas.

Yulimar reconoció el esfuerzo que realizó la neogranadina para volver a lo grande a competir, luego de la lesión que la dejó fuera de los Juegos Panamericanos de Lima 2019.  “No llegó en su mejor momento y con todo ello logró una medalla de bronce. Hizo un gran esfuerzo para conseguirla”.

Sobre la Liga Diamante, confesó que haber cedido en la final ante la jamaiquina la jamaicana Shanieka Ricketts, le generó una sensación de frustración. “Perdí una batalla pero no la guerra. Eso me sirvió de envión anímico para esforzarme más y así lo hice. En la siguiente competencia que fue Andújar fue donde logré la marca de 15.41 metros”, precisó.

Fundado hace 23 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar