DeportesDestacado

Una Serie del Caribe en la que no ganó el mejor

Es tradicional que en cualquier deporte, al inicio de cualquier competencia se termine con la frase: “y que gane el mejor”.
Creo que ese deseo, que revela la intención que lo contendientes hagan su mejor esfuerzo para lograr la victoria, no se hizo patente en la recién terminada Serie del Caribe, en la cual el máximo lauro, se lo llevó el equipo Vegueros de Pinar del Río, representante de la liga cubana de beisbol.
Aseverar que Cuba tiene el mejor beisbol de la región por haber ganado la Serie del Caribe es como asentir que el mejor beisbol del mundo es el dominicano porque los de su equipo ganó el Clásico Mundial de Beisbol. Los seguidores del deporte de la cuatro bases deben saber que eso es no es verdad. Los de Quisqueya jugaron mejor el torneo de 2013, y por ello alzaron la copa. Así de sencillo. Las estadísticas demuestran que en la pelota cualquier equipo puede ganar un juego.
Pinar del Río terminó con un récord de tres ganados y tres perdidos con 3-3 y Caribes con cuatro victorias y un revés, ergo, el mejor equipo de la competencia fue el bando de Anzoátegui, pero el campeón fue la representación cubana.
De esa manera y sobre la base de esa situación es como debemos analizar. Sobre todo si compiten cinco equipos, y solo queda eliminada una para las ahora llamadas “semifinales”. Absurdo desde todo punto de vista, pero esa fue la regla que se aceptó.
No es cierto, como algunos han dicho, que los cubanos están años luz de las ligas del Caribe, pero no podemos equiparar ese beisbol con el nuestro, solo porque Pinar del Río ganó el certamen y que lo ganó porque derrotó a Caribes en sólo un juego.

Un reglamento y sus controversias
Desde que se ideó una «postemporada» de vida o muerte hace dos años en, en la reunión de la Confederación del Caribe en Hermosillo, surgieron controversias sobre lo justo o injusto que puede ser premiarle la «clasificación» a un equipo con récord algo menos que discreto y llevarlo a competir en un partido de “muerte súbita” contra los mejores conjuntos de la primera ronda.
Ese elemento se vio más destacado que nunca cuando el equipo Vegueros de Pinar del Río, con su marca de uno ganado y tres perdidos en la fase eliminatorios, sacó de la competencia en la semifinal a Caribes que terminó la ronda inicial en el primer lugar invicto con cuatro triunfos.
El manager de Pinar del Río, Alfonso Urquiola hizo un comentario, que pareció en la página de la MLB, que es señero de lo ocurrido.
«Es muy sencillo: Antes de llegar, todo el mundo sabe el formato; no cambia cuando llegamos. Se puede quejar Venezuela que se quedó 4-0, y nosotros también podemos quejarnos. Pero no, todo el mundo sabe cómo es el sistema. ¿Qué sea el mejor? No sé. Hay opiniones y hay diferente gente que lo ve de distintas maneras».
En la isla de Margarita en 2014, la representación dominicana se quedó en la ronda semifinal, cuando los Naranjeros de Hermosillo vencieron a los Tigres del Licey, el mejor conjunto en ese momento y que parecía enfilado al título.

Es el negocio
Acaso resultaría más justo que, cuando participen cinco equipos y para que no se prolongue mucho la competencia caribeña, que sea un todos contra todos y el que resulte con mejor récord sea el campeón y en el caso de un empate, esos dos equipos que exhiban idéntica cantidad de ganados y perdidos, sean quien decidan todo en un partido, a manera de finalísima.
Sin embargo, la transmisión de mayor cantidad de partidos, el darle un tono de competencia entre países y no entre clubes o equipos (como en realidad es) aumentan las ganancias, aunque sea en detrimento de la calidad de juego.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba