Economía

A los jóvenes cada vez les cuesta más insertarse en el mercado laboral

“Egresé de la universidad hace cuatro años y no he conseguido empleo en mi carrera. Gracias a mis habilidades en computación es que estoy trabajando en una empresa desde hace tres años, pero gano un poco más que salario mínimo”, contó Oswaldo Yépez de 28 años de edad. Agregó que con ese ingreso más el de su novia, también egresada universitaria, no puede fundar un hogar porque las viviendas están muy caras.

Víctor Martínez, de 25 años y técnico superior en Informática, recordó que hace cinco meses perdió el empleo en su área, cuando la pollera donde laboraba cerró porque la Superintendencia de Precios justos le confiscó las aves y la empresa tuvo que liquidar el personal: “Desde entonces trabajo como taxista mientras encuentro un empleo estable”.

Rubén Contreras tiene 21 años y sus estudios de bachillerato están incompletos. Se le ha hecho difícil conseguir trabajo en el sector construcción. “Esta es la tercera obra a la que acudo en esta semana y nada”, dijo a la entrada del portón de un centro de locales comerciales que se edifica en Caracas.

Ambos jóvenes forman parte de la población económicamente activa con edades entre 15 y 29 años que sufren con mayor fuerza el desempleo. Números del Instituto Nacional de Estadística reflejan que la tasa de desocupación en enero pasado (último dato disponible) llegó a 7,9%, pero el índice en la juventud estuvo por encima de 15%.

Froilán Barrios, dirigente del Frente Autónomo de Defensa del Empleo, el Salario y el Sindicato, indicó que, según cifras extraoficiales recogidas por los sindicatos en zonas de mayor actividad industrial, el desempleo abierto es de 10% y el juvenil alcanza 20%, demasiado alto debido a la contracción del aparato productivo nacional. “En 2014 la situación fue muy grave, pero en el presente año es peor”, afirmó.

Maryolga Girán, asesora de la Confederación Venezolana de Industriales, manifestó que las cifras del INE no muestran la realidad laboral en Venezuela: “El mercado de trabajo está muy cerrado con un efecto pinza como consecuencia de la inamovilidad decretada por el gobierno y la caída de la producción por las malas políticas gubernamentales”.

A quienes más se les cierran las puertas del empleo es a la juventud, que cada año aporta al mercado entre 150.000 y 200.000 nuevos trabajadores. “Es muy difícil que haya más empleo productivo con la caída de la producción de 56% en las industrias y la poca salida de trabajadores de las empresas”, añadió Girán.

Explicó que el porcentaje anterior lo incrementa Polar, la única industria que trabaja a cien por ciento porque hay sectores tan deprimidos como el de las bicicletas y el automotor con índices de actividad de 8%.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba