Economía

Advierten que habrá “escasez inimaginable” en diciembre

Víctor Maldonado, secretario ejecutivo de la Cámara de Comercio de Caracas, sostuvo, en entrevista con Analítica, que las principales razones de la escasez en el país son las políticas del Gobierno para acabar con los inventarios y las deficientes estrategias de abastecimiento e importación, establecidas básicamente por el control cambiario y de precios.

Señala que el movimiento económico de la capital, como en muchos estados del país, se “apaga, apenas anochece”.

-¿Cuál es el estado del comercio en Caracas?
-Está en una situación muy precaria, no hay inventarios porque el Gobierno ha combatido el mantenerlos altos y no pueden ser repuestos el régimen de divisas, de control de precios y costos no lo permiten. Lo que vamos a ver en diciembre es una pobreza e insatisfacción inimaginable tanto en la oferta como en la demanda.

-¿Qué sucede con los emprendedores en la ciudad?
– Son muchos los negocios pequeños y medianos que están cerrando, se está perdiendo la dinámica emprendedora. Esto lo único que favorece es una economía informal, de baja calidad, con pocas expectativas, y muchas de ellas asociadas al mercado negro, que pueden convertirse en el signo de los próximos tiempos económicos en Caracas y en el país.

-¿Qué necesita el comercio para operar?
-Tiene que haber dos cosas: seguridad ciudadana y libertades económicas, condiciones que están negadas en el país.

-¿Qué consecuencias trae esto?
– Hasta hace muy poco Caracas era una ciudad atractiva, cosmopolita, que ofrecía una oferta gastronómica envidiable pero en la actualidad, después de cierta hora de la noche, casi al caer el sol, se comienza a apagar hasta quedar tempranamente sus calles vacías. Además de lo desolador, la escena, desde el punto de vista económico es demoledora. Sucede que se resigna el comercio a una transacción de día, pero se pierde todas las oportunidades y lo empleos que se producen de noche. Algún analista decía que podían ser 2 millones de personas que dejan de trabajar, directa o indirectamente porque nuestras ciudades se apagan demasiado temprano por razones de inseguridad.

-¿Cómo está el comercio en la frontera?
-No hay posibilidad de intercambio comercial con las garantías suspendidas. Hay un estado generalizado de sospecha. Todo aquel que tenga un bien que ofrecer, puede ser tachado inmediatamente de contrabandista. Me dicen que han tomado las “carroceras”, que son las industrias de Ureña que se dedican a fabricar la carrocería de los autobuses de servicio público. Si eso es así, es una pésima noticia porque, utilizando indebidamente el estado de excepción, se están violando los derechos de propiedad y se está acabando con empresas privadas de muchísimos años, que ha venido prestando muy importante al país. En manos del gobierno, eso simplemente se va a venir a menos hasta quebrar.

-¿Cómo se soluciona esta situación?
-Con sensatez. Vivimos una época turbulenta de insensatez y de falta de sentido de la realidad. La frontera, la única forma de verla y aprovecharla, es que sigan abiertas y pujante. Que el gobierno cambie su visión y vea las oportunidades comerciales. En esos venimos trabajando. Esta mala relación con la frontera tiene que ver más, con lo que el gobierno venezolano ha dejado de hacer para armonizar la economía binacional, por el abandono de la relación bilateral, por la exacerbación de lo político en desmedro de la agenda económica. Lamentablemente por haber convertido a Venezuela en un país de ficción, con costos de ficción, con precios de ficción. Tiene tales niveles de desbalances en términos de oportunidades de negocios, que se armoniza los precios y los costos, o vamos a padecer de hemofilia económica.

-¿Qué es la hemofilia económica?
-Nuestras fronteras van a ser desaguaderos de productos y vamos a tener balanzas comerciales que no nos van a favorecer.

-¿Lo que ocurre en la frontera tiene que ver con los saldos en el país?
-Absolutamente no. Los saldos del país en términos de inflación y escasez tiene que ver con una mala política económica que viola los derechos de propiedad, que niega el libre mercado, que persigue a la empresa privada, y que por lo tanto ha creado una condición cuasi terminal, porque ni se puede producir, ni se puede importar, ni se reconoce el componente importado de la capacidad productiva venezolana, no se paga la deuda privada, ni se permite que vengan nuevas inversiones. Eso no tiene que ver con el contrabando. Esa es una excusa del gobierno para negar la posibilidad de revisar su política económica. Algunos analistas dicen que el gobierno no entiende de economía, y no tiene el pensamiento complejo suficiente, como para abarcar todo el daño que esta política económica e ideología están provocando al país.

-¿Es irreversible este daño?
-Depende de cuanto tiempo sigamos nosotros con esta inflación creciente y con esta escasez desoladora.

Twitter: @ermartinezd

Fundado hace 26 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba