EconomíaEspecial País

Ahorro en oro y petro, una propuesta irreal para los trabajadores

En Venezuela, un país en el que el índice de inflación se ubica en casi 2.000.000%, siendo la más alta de Latinoamérica y el mundo, la capacidad de ahorro de sus ciudadanos se encuentra extinta.

El mandatario Nicolás Maduro hizo el lanzamiento del Plan de Ahorro el 27 de agosto del 2018 como “base” del Plan de Recuperación, Crecimiento y Prosperidad Económica del país, pero cuatro meses después, aun pareciera no contar con el entusiasmo de la población.

Desde el primer momento, los expertos en el área se mostraron capciosos ante la medida. De hecho, el economista Luis Oliveros ha sostenido que este plan “estaría condenado al fracaso, pues si una persona se decide por esta opción, no tendrá ese oro porque está en las bóvedas del BCV”.

Este nuevo instrumento de ahorro, que de nuevo no tiene nada, supuestamente enfocado en que el venezolano vuelva a ahorrar, está condenado al fracaso, porque el gobierno parece asesorarse con sus peores enemigos en materia económica, puntualizó

Y es que los venezolanos viven al día; aun con el salario mínimo, el bono de alimentación y los bonos especiales que otorga el Gobierno a los ciudadanos que poseen Carnet de la Patria, el ciudadano común debe reinventarse cada día para cubrir sus necesidades básicas. Por ello, la idea de depositar el producto de su esfuerzo en una moneda virtual sin respaldo, como el petro, o en un «lingotico» de oro, no representa la opción más confiable para algunos, y es imposible para otros.

«El venezolano desde hace años que no tiene capacidad de ahorro, lo poco que cobramos es para alimentar a nuestros hijos y nietos, los únicos que tienen para ahorrar son los del alto gobierno«, aseguró Diana Fernández, de 61 años, mientras se encontraba en las afueras de una entidad bancaria esperando para cobrar la pensión del Seguro Social.

No hay confianza

La hiperinflación se ha encargado de erosionar los salarios, como consecuencia de una mala gestión en el ámbito económico por parte del Gobierno Nacional, por lo que aunque el plan de ahorro en oro sea parte de un Plan de Recuperación Económica planteado para «proteger el sueldo de los trabajadores», muy pocos de estos han decidido confiar en esta alternativa.

De acuerdo con la agencia Reuters, diversos empleados y trabajadores públicos niegan tener confianza en los anuncios económicos acerca de la inversión en las cajas de ahorro en los certificados de los «lingoticos de oro» realizados por el presidente Nicolás Maduro.

Reuters señala que de más de mil cajas de ahorro pertenecientes a 60% de entes públicos, solo 23 han invertido en los «certificados» en oro.

“Ya me quitaron beneficios y no tengo confianza en ese plan”, expresó un empleado, de 56 años, que al igual que otros trabajadores consultados en entes oficiales se rehúsan a adquirir los certificados emitidos por el Banco Central de Venezuela (BCV), que están respaldados por “lingoticos” de oro.

El economista Luis Vicente León, asegura que la oferta del gobierno para el ahorro en Oro y Petro (atados al precio del petróleo) tiene un componente racional (invertir respaldado en bienes con precio internacional), «pero en la práctica, esa inversión está garantizada por la desconfianza en que el gobierno responderá por su valor», dijo.

Por su parte, el economista Luis Laguado, catedrático de la Universidad Católica Andrés Bello (Ucab) dijo a la agencia italiana Ansa que la “única forma que justifique esa decisión, es que se pretenda lavar dinero y competir con los garimpeiros, colombianos y brasileros, que manejan el Arco Minero” en el estado Bolívar, al sur del país.

A su juicio, “el gobierno trata de bajar el interés por el dólar y diversificar las fuentes de divisas pero lo está tratando de hacer sin capital, sin tecnología y sin mano de obra”.

Ahorro en Petro, otra fantasía del gobierno

Al Plan de Ahorro en Oro se unió el esquema de ahorro en la criptomoneda oficial Petro, el cual, según la versión oficial, apuntaba a generar ingresos superiores a 5 mil millones de dólares para el país, enmarcado en los primeros 90 días del Programa de Recuperación, Crecimiento y Prosperidad Económica.

La primera convocatoria de ahorro en la criptomoneda nacional, se inició el 5 de noviembre a través de la plataforma Patria, donde más de 18 millones de carnetizados tienen, a partir de ese momento, acceso al Plan de Ahorro con una inversión en bolívares soberanos.

Para el economista Luis Oliveros, el criptoactivo oficial solo existe en la imaginación del gobierno, mas no existe en el mundo real.

Para el economista y diputado a la Asamblea Nacional (AN), José Guerra, este plan no tiene futuro. “Para poder ahorrar, las personas deben tener ingresos que superen sus gastos. Si la gente no tiene un ingreso suficiente para comer, menos va a tener para ahorrar”, expresó.

Guerra aseguró que la gente no va a ahorrar en una criptomoneda que no tiene ningún valor comercial, y resaltó que el petro no es aceptado en los centros mundiales de finanzas y comercio, porque no es convertible. “Poner ahorrar a la gente en petro es condenarlo a perder su dinero”, indicó.

Por su parte, el economista José Toro Hardy, aseveró que la propuesta del Petro «es una entelequia”. En ese sentido, sostuvo que es imposible sustentar la moneda nacional –el Bolívar- en un activo que ha sido declarado ilegal por la Asamblea Nacional y por el Gobierno de los Estados Unidos.

Asimismo, Toro Hardy expresó que el Petro no es una criptomoneda, porque fue emitida por el Estado y no posee confianza ni valor comercial, y aseguró que el petro no existe, porque no se puede decir que darán yacimientos de petróleo como garantía para emitir una moneda, puesto que, esto va en contra de lo que establece la Constitución.

El equipo de Analítica.com, pudo constatar durante los meses de noviembre y diciembre, que ante esta medida los ciudadanos han manifestado que ni sus ingresos, ni sus ahorros, ni sus aguinaldos por venir lo invertirán en estos planes de ahorro incentivados por el Gobierno.

Mercedes Valenzuela, de 67 años, calificó esta medida como “una sinvergüenzura» por parte de Maduro. «Este plan ahorro en oro es una canallada para el pueblo, ¿qué más nos van a robar si apenas la pensión nos alcanza para medio comer. Ni medicinas se pueden comprar porque están muy caras” expresó.

Domingo Afonzo, de 51 años, señaló que estas estrategias económicas lo que hacen es dispersar la atención de la población. «Esta estrategia del Gobierno es clara, ataca el bolsillo del venezolano, mientras estos están más pendiente en la cantidad que cobro, en lo que puede comprar y lo que no, Maduro y su gente seguirán haciendo de las suyas hasta enriquecerse mientras el venezolanos se muere de hambre” denunció.

Tanto los analistas como ciudadanos en general coinciden en que optar por un plan de ahorro es imposible para los venezolanos, quienes hasta el día de hoy hacen magia para poder cubrir sus necesidades con un salario mínimo de 4.500 bolívares soberanos, que alcanzan solo para adquirir algunos productos de la cesta básica, que actualmente alcanza los 200.000 bolívares soberanos.

Es por ello que, teniendo en cuenta el escenario en el que vive el venezolano, en el que incluso alimentarse, además de ser una prioridad representa una hazaña debido al fenómenos de la hiperinflación y la escasez de productos, pensar en someterse a un plan de ahorro, propuesto por un gobierno que no ha podido solventar la crisis económica, es una propuesta que no se ajusta a la realidad del ciudadano común.

 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba