EconomíaPulso Regional

Alertan en Mérida que crisis del transporte es provocada para mantener control social

Nora Sánchez / Mérida
@norasan16

«La crisis del transporte en Mérida y en todo el país es provocada por el gobierno de Nicolás Maduro para mantener el control social sobre el pueblo, que cada día padece más las consecuencias de no poderse movilizar libremente porque no hay unidades de transporte que faciliten su traslado», así lo señaló Martha Hernández, coordinadora en Mérida del movimiento político Vente Venezuela.

Martha Hernández, coordinadora de Vente Venezuela en Mérida, aseguró que la crisis del transporte forma parte del control social
Martha Hernández, coordinadora de Vente Venezuela en Mérida, aseguró que la crisis del transporte forma parte del control social

La dirigente aseguró que lo que sucede con el sector transporte en el país es la pérdida de la libertad de circulación de los ciudadanos y tal situación “es provocada por el régimen que quiere controlar la movilización de los ciudadanos y el sector transporte”.

Hernández recordó que son varias las acciones del gobierno que han llevado a la crisis del transporte las cuales inciden directamente sobre el pueblo.

Entre ellas mencionó la colocación de chip para poder surtir de combustible, la destrucción del aparato productivo de partes automotrices que conlleva a la escasez de insumos y repuestos, el control cambiario que impide la importación de los repuestos que requieren los vehículos, la inseguridad que viven los conductores en las calles merideñas, la destrucción de la vialidad urbana y rural, el desempleo que se genera cuando se paralizan las unidades y la hiperinflación que mantiene al país en una severa crisis económica y más recientemente la falta de efectivo para cancelar el precio del pasaje.

La solución a esta crisis, manifestó Martha Hernández, pasa por entender que el socialismo no funciona pues resaltó que “un Estado que decide por ti no funciona”.

Modificaron horarios laborales

En Mérida la crisis del sector transporte ha paralizado el 80% de la flota de unidades, ha obligado a que instituciones como la Universidad de Los Andes (ULA) y la Gobernación del estado reformulen los horarios de trabajos y al comercio a cerrar sus puertas a las 5:00 de la tarde.

Hasta los trabajadores de la economía informal recogen sus tarantines entre las 4:30 y 5:00 de la tarde, producto de la falta de transporte para trasladarse hasta sus hogares.

Los usuarios se siguen quejando del pésimo servicio que ofrece el transporte público, pues deben esperar horas por una unidad y los transportistas aseguran que del 20% del parque automotor operativo en realidad presta servicio sólo un 10% de las unidades, toda vez que la mayoría de los buses son llevados a otros municipios o estados donde el pasaje es más costoso.

El Trolebús no da para tanto

El sistema de transporte masivo, Trolebús, ha mostrado una evidente deficiencia para cubrir la demanda del transporte.

En ese servicio el pasaje tiene un precio de 50 bolívares por viaje entre las ciudades de Mérida y Ejido, mientras que en transporte convencional el precio del pasaje es de 4 mil bolívares por cada viaje.

Lo económico del pasaje hace que los usuarios esperen una unidad del Trolebús de Mérida que en su mayoría están atiborradas de personas quienes entran a empujones para conseguir su único objetivo, transportarse casi de manera gratuita.

Son tantas las personas que utilizan el trolebús de Mérida que la ventilación dentro de las unidades es prácticamente nula, lo que genera que muchas personas se mareen o desmayen dentro de las unidades.

Las colas en las paradas del trolebús son interminables a cualquier hora del día, los ciudadanos prefieren esperar un trole a una unidad de transporte convencional, porque es más barato y porque no tienen efectivo, según los manifestó Raiza Contreras, usuaria del trolebús quien siempre viaja de pie y tarda más de una hora en movilizarse hasta su destino.

En otrora el Trolebús de Mérida era un atractivo turístico que los visitantes frecuentaban y experimentaban un viaje placentero desde Mérida a Ejido o viceversa en asientos cómodos y unidades con aire acondicionado.

Hoy día ante tanta demanda la estampa que se hizo común en las vías exclusivas del trolebús son unidades llenas de personas quienes viajan hasta recostadas en las puertas, sin importar la incomodidad que eso les pueda generar.

Para algunos usuarios de este sistema de transporte como Laura Vielma, el mismo dejó de ser hermoso y grato, para convertirse en una muestra del deterioro del país.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar