Economía

Amigos del alma

Paolo Rocca quedó sin su empresa en Venezuela: su amigo Hugo Chávez cumplió con su amenaza y la reestatizó. Rocca creyó estar a salvo del estatismo bolivariano; después de todo, su amigo Néstor Kirchner había viajado a Caracas para interceder por él. Ayer esas amistades probaron no ser tan profundas: los llamó por teléfono y les mandó cartas. Pero ni lo atendieron.

«¿Para qué se tiene una supuesta relación de amistad con un país si a la primera de cambio confisca (aún pagando) la principal empresa argentina en su territorio?» La pregunta, lejos de ser retórica, es la que se hacen por estas horas los más altos ejecutivos del Grupo Techint, tras conocerse la decisión del «amigo» Hugo Chávez de reestatizar Sidor.

La sorpresa no debería ser tal: la ola estatista y pseudosocialista que cubre el territorio venezolano barrió ya con empresas que nacieron privadas, como las cementeras y las petroleras extranjeras. Sidor, en sentido inverso, fue la única empresa privatizada en la historia de Venezuela, por lo que era esperable el zarpazo. Más que un objetivo estratégico a nivel económico, recuperar la única privatizada por la última administración previa al chavismo se había convertido en una bandera política, a la que contribuyó a tejer el sindicato de los empleados de Sidor.

Amenaza

Paolo Rocca pareció creer que el espanto había sido aventado cuando albergó en su casa de Puerto Ordaz -cerca de la planta de Sidor, en la Guayana venezolana-a Chávez y a Néstor Kirchner en mayo del año pasado, luego de que el bolivariano amenazara: «Le voy a decir a Rocca: ‘Vamos a hacer una ley y te vamos a obligar a suministrar primero que nada el acero venezolano al mercado nacional antes de que te lo lleves para otros países. Si no estás de acuerdo, se acabó; si no estás de acuerdo, dame que yo agarro la empresa. Dámela y te pago lo que cueste, porque yo no te voy a robar’».

El enojo de Chávez -real o no; hoy parece lo segundo se originaba en un supuesto desabastecimiento de aceros al mercado interno, un mercado que demanda muy poco de lo que fabrica Sidor porque en Venezuela no hay casi fábricas de electrodomésticos ni de automóviles.

Rocca aceptó, en cambio, suministrar «a precios favorecidos» los caños para petróleo que fabrica la pequeña unidad venezolana de Tenaris, llamada TAVSA. Eso y la foto de los tres presidentes (Rocca, Kirchner y Chávez) pareció aventar el peligro. Hasta ayer, al menos…

Ayer Rocca debió volver a levantar los teléfonos para tratar de aventar un problema que, a esta altura, parece insoluble. Y el gobierno argentino parece entenderlo: la Presidente no respondió el llamado.

Carta abierta

A Chávez, en cambio, le mandó una carta abierta en la que le recuerda las mejoras introducidas en Sidor desde su privatización y le pide que intervenga para solucionar el conflicto con sus empleados. Después de recordar mejoras a jubilados e incorporación de 600 nuevos trabajadores, de insistir en su oferta de aumento salarial de 130% y de recordar los excelentes vínculos entre Venezuela y la Argentina, Rocca le pide a Chávez que participe «con el mayor sentido de responsabilidad a fin de que se mantengan los contactos entre Ternium y el gobierno nacional, a fin de superar la coyuntura existente desde hace más de un año.

Es dable pensar que por estas horas el principal empresario de la Argentina debe estar preguntándose de qué le vale ser uno de los hombres de negocios que menos problemas le trajo al matrimonio presidencial. Rocca, junto con el azucarero Carlos Pedro Blaquier, es el artífice desde las sombras del ilimitado y permanente apoyo de la Unión Industrial Argentina al gobierno de los Kirchner. No es un absurdo suponer que el heredero de Roberto Rocca se plantee la utilidad de pactar con gente tan poco confiable como el bolivariano, pero también sobre la real influencia que -más allá de pingües negocios para ambas partes en la negociación de bonos de la deuda argentina-tienen los Kirchner sobre las decisiones de Chávez. Aun cuando éstas afecten de manera directa intereses argentinos.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba