Economía

Banco Mundial: Hay un riesgo de guerra de divisas

La economía global no enfrenta «una guerra de divisas», pero sí se han visto «las primeras escaramuzas», con la inesperada decisión de China de devaluar el yuan como parte de un «panorama lleno de riesgos» debido a la «extremada diversidad» de políticas monetarias, aseguró Kaushik Basu, economista jefe del Banco Mundial (BM).

«Hay un riesgo de guerra de divisas, eso no puede ser menospreciado. Por ahora hemos visto escaramuzas, más que guerras de divisas», indicó Basu, prestigioso economista y profesor en excedencia de la Universidad de Cornell (EEUU).

A su juicio, no se trata solo de China, cuya decisión de devaluar el yuan sorprendió a todo el mundo esta semana. «Hay grandes economías que están todavía inyectando liquidez. La zona euro lo está haciendo, también Japón y Suecia, mientras que EEUU está tratando de restar liquidez».

«Es como si tenemos un montón de material inflamable por el suelo, y te das cuenta de que un pequeño fuego podría hacer arder todo. China ha sido un buen recordatorio de que estamos en un mundo de riesgos», afirmó el economista.

La entrevista se realiza cerca de la Casa Blanca y del Tesoro estadounidense, que han insistido en los últimos años en la necesidad de que Pekín avance hacia un modelo cambiario marcado por el mercado y han criticado al yuan como una divisa «manipulada» por las autoridades chinas.

Los economistas han alertado sobre los problemas que generaría una dinámica de devaluaciones competitivas, como se vio en la década de 1930, una espiral que tendría efectos desastrosos para la economía global.

Además de sacudir fuertemente los mercados financieros mundiales esta semana, la reforma del sistema cambiario de China motivó grandes dudas sobre la marcha de la segunda potencia económica del planeta.

«Mi gran preocupación es que tras un alza de tipos demasiado pronto la Fed fortalezca el dólar aún más. Lo que seguido de la devaluación de China puede tener un impacto negativo severo en las exportaciones estadounidenses y, como resultado, en el crecimiento de EEUU», argumentó Basu.

Una de las regiones más afectadas por esta desaceleración es Latinoamérica, afirmó Basu, para la que prevé «graves dificultades» en el corto plazo.

«Nuestros estudios muestran que un punto porcentual anual de ralentización en China frena el crecimiento en Latinoamérica en 0,6 puntos porcentuales», agregó el economista.

Es este descenso en la demanda china, además, el principal motivo de la caída de los precios de las materias primas a nivel mundial, lo que a su vez ha deprimido las perspectivas económicas en países como Chile, Perú, Brasil o Colombia.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba