EconomíaPulso Regional

Caída del 90% de las ventas y locales cerrados es el panorama comercial de Mérida

Nora Sánchez / Mérida
@norasan16

A pocos días de celebrarse la Navidad, el comercio en Mérida muestra su peor cara y es que en el centro de la ciudad andina los locales están vacíos y sus dueños aseguran que no hay quien compre, por lo que el sector registra una caída en las ventas de entre 70% y 90%.

Así lo hizo saber Jonathan Mazzola, propietario de Almacén Palermo, una tienda con 32 años de tradición en ventas de jeans, chemise, franelas, entre otros artículos de vestido, quien comparó esta temporada con la del año 2016 y dijo que “ha sido la peor de todas”.

Mazzola aseguró que sus ventas cayeron 90%, su local comercial está vacío, con dos empleadas y poca mercancía cuando en años anteriores contrataba entre 15 y 20 empleados para que atendieran la afluencia de clientes que abarrotaban la tienda, la cual redujo a la mitad ante la poca mercancía que tiene y aún así luce espaciosa, pero muy vacía.

 Jonathan Mazzola calificó esta temporada decembrina como la peor de todas para el comercio
Jonathan Mazzola calificó esta temporada decembrina como la peor de todas para el comercio

El comerciante explicó que en años anteriores compraba 6 mil piezas en mercancía, de las cuales 3 mil eran jeans y hoy día se le hace difícil y casi imposible comprar 120 o 60 pantalones, por las pocas ventas y por la subida constante de los precios.

Así las cosas, manifestó que la devaluación, los precios de todas las cosas, tanto de consumo como de mantenimiento y de materia prima que suben diariamente de manera indetenible y la restricción de precios que impone el gobierno, “hace que todo se vaya a la quiebra”.

Acotó que el comerciante no puede mantener ni cambiar precios, pero “los proveedores y los insumos cambian de precio y hasta aumentan los salarios”, dijo para ilustrar la situación de los comerciantes quienes hoy día dicen que trabajan a pérdidas porque sus inventarios se reducen considerablemente.

La falta de compradores obedece, según Mazzola a que “la preocupación mayor de la gente es comprar comida”.

En Mérida desde el pasado viernes 15 de diciembre muchos comercios de diferentes ramos cerraron sus puertas, ya sea por vacaciones colectivas o por falta de mercancía, pues ante lo poco que tienen para vender y el constante aumento de los precios, los comerciantes prefieren cerrar para conservar inventarios, reducir gastos y esperar que la economía se estabilice un poco, ya que de esa manera ahorran capital, el cual no es otro que el inventario que poseen.

Fiscalizaciones acabaron con los inventarios

A decir del presidente de la Cámara de Comercio del estado Mérida (Cacoime), Gustavo Valecillos, la caída de las ventas en el comercio de Mérida se ubica entre 70% y 90%, dependiendo del ramo.

Valecillo señaló que en el caso de zapaterías y tiendas de ropa las ventas cayeron en alto porcentaje, más cuando fueron fiscalizadas por la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundde) y obligadas a vender con el 50% de descuento, lo que hizo que “la gente se quedara sin inventarios y cerraron hasta el mes de enero porque no tienen que vender”.

Al igual que en el resto del país, en Mérida hace semanas atrás fiscales de la Sundde fiscalizaron el comercio y obligaron a los dueños a bajar los precios y a vender de acuerdo a lo fijado por los fiscales, lo que ha traído como consecuencia que a la fecha no haya ni mucha variedad ni mucha mercancía y muchos locales tengan la santamaría abajo hasta el año que viene.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba