Economía

Calderón Berti: “Lo que el Acuerdo Energético de Caracas busca es que Cuba se beneficie”

(%=Image(9002134 ,»L»)%) Para Humberto Calderón Berti, ex ministro de Energía y Minas y ex presidente de Pdvsa el Acuerdo Energético de Caracas no se fundamenta en la necesidad de ayudar a los países centroamericanos, eso es una mampara. La verdadera intención está centrada en incluir a Cuba en este nuevo pacto.

A su juicio antes de concebir el Acuerdo Energético de Caracas se ha debido mantener el Pacto de San José, pero ajustado a las condiciones actuales del mercado petrolero internacional. En este sentido, enfatizó Calderón Berti: “Lo más conveniente para Venezuela hubiese sido mantener la simetría que teníamos con México. Porque este país daba la mitad del petróleo y financiaba en condiciones muy parecidas a Venezuela”.

Calderón Berti conversó con Venezuela Analítica a próposito de la firma, el próximo jueves 19 de octubre, del Acuerdo Energético de Caracas, mediante el cual Venezuela venderá petróleo a los países de Centroamérica y el Caribe con favorables condiciones de pago y bajos intereses, con la particularidad de que en esta oportunidad entra Cuba a beneficiarse.

– El Acuerdo de Cooperación Energética de Caracas que está planteando actualmente el Gobierno de Venezuela, sin México, ¿nos estaría separando del Pacto de San José?

Venezuela tiene una larga tradición de cooperación internacional en el plano energético-financiero. Se inició en el año 1975, durante el primer gobierno del presidente Pérez, con el acuerdo de Puerto Ordaz. Posteriormente, cuando se aumentaron los precios del crudo en 1979, hubo necesidad de desarrollar un esquema distinto. Por lo tanto, surgió la posibilidad de realizar, lo que se llamó luego, el acuerdo de San José. Incorporar a México en este pacto era importante y, además, de mucho provecho, tanto para Venezuela como para la región. Era beneficioso porque se incorporaba así un nuevo proveedor regional, y porque de esa manera Venezuela no tenía que soportar toda la carga. Funcionó durante mucho tiempo de manera exitosa. Cuando el mercado petrolero cambió, después de 1986, – que los precios se derrumbaron – el gobierno modificó las condiciones del pacto que, en realidad, ha sufrido cambios en distintas oportunidades.

Actualmente, con el nuevo aumento de los precios de petróleo los países están exigiendo que se haga algo adicional. En mi opinión, lo más conveniente para Venezuela hubiese sido mantener la simetría que teníamos con México. Porque México daba la mitad del petróleo y financiaba en condiciones muy parecidas a Venezuela. Creo que se ha debido mantener el Pacto de San José, pero ajustado a las condiciones actuales del mercado petrolero internacional. Creo que lo que está detrás de todo esto no es ayudar a los países centroamericanos, eso es una mampara. Realmente la intención es incluir a Cuba.

– Con lo cual México nunca ha estado de acuerdo.

México nunca ha estado de acuerdo en incluir a Cuba. En distintas oportunidades ha emitido declaraciones en las cuales ha dicho, de una u otra forma, que en Cuba no estaban dadas las condiciones para ingresar al Pacto de San José.

En realidad, yo no pongo ninguna objeción en que Venezuela le venda petróleo a cualquier país, siempre y cuando este le pague. En el nuevo esquema, según lo que se ha dicho – porque no se ha publicado todavía – Venezuela va a aceptar como contraprestación a ese pago bienes y servicios, provenientes de esos países. De esta manera se está abriendo una caja de Pandora extremadamente peligrosa. Porque entonces vamos a caer en la dificultad de precisar el valor de lo que esos países van a exportar al país. ¿Qué exporta Cuba? Azúcar, tabaco, niquel y medicinas generales. Si de esos 80 mil barriles vamos a suponer que treinta mil barriles vayan a Cuba, a un precio de 20 dólares por barril – bien barato – estamos hablando de un millón de dólares al día, 360 millones de dólares al año que se traducirían en cuántas toneladas de azúcar y en cuántas medicinas. Además, si se le da a Cuba esa facilidad, se le debe dar a todos los demás. Yo creo que esto hay que verlo con mucho detenimiento. No se trata de un afán de criticar, sino que creo realmente que se puede establecer un precedente de consecuencias negativas para las finanzas venezolanas.

(%=Image(2235517,»R»)%) VA – Guyana no figura entre las naciones favorecidas por este Acuerdo Energético de Caracas, ¿qué le parece la exclusión de este país vecino? y ¿qué opina sobre las declaraciones que, en ese sentido, dio recientemente el canciller Rangel en las que señala que se puede utilizar el petróleo como un arma política?

Con respecto a lo de Guyana creo que Venezuela tiene el derecho a utilizar el petróleo como instrumento de su política energética nacional, hago la diferencia entre instrumento y arma política. El petróleo constituye un material estratégico y creo que Venezuela tiene pleno derecho a utilizarlo. En el caso concreto de Guyana, entiendo las razones por las cuales no la han incluido en el programa. Guyana ha manifestado una reticencia para hablar con Venezuela, para sentarse de una vez a negociar y llegar a un acuerdo con respecto a la zona en reclamación. Asimismo, Guyana ha otorgado concesiones madereras, auríferas, para lanzar satélites en esa zona. Creo que la actitud del gobierno venezolano es comprensible.

VA – Usted cree que tenga eco el llamado de Guyana al resto de países de la Comunidad del Caribe (Caricom), para que no acepten este acuerdo energético, ¿qué pasaría en ese sentido?

Yo no creo que eso le haría ningún daño a Venezuela. Si los países no lo aceptan bueno, entonces, pagarían el petróleo más caro. Y de hecho, los países centroamericanos y del Caribe, actualmente, están en manos de las transnacionales. Estas compañías le cargan demasiado al crudo.

VA – La estabilidad del mercado petrolero pasa por la conversación entre productores y consumidores y tenemos en puerta la reunión del Ryad, ¿cuál cree usted que debe ser la agenda de esa reunión para que tenga resultados creeíbles?, ¿llegaremos a conversar realmente con los consumidores?, ¿la OPEP se quitará ese estilo tercermundista que en alguna medida todavía apareció en la II Cumbre de la OPEP?

Creo que la reunión de Ryad fue diseñada para otros propósitos, pero que bien puede ser aprovechada – en la reuniones informales – para que puedan dialogar tanto los países de la OPEP, como los no-OPEP, con los consumidores. Sin embargo, yo creo que el éxito va a depender de varios factores, como por ejemplo: la agenda de discusión debe estar básicamente sujeta a los temas energéticos, no debe ser extremadamente amplia; la agenda debe plantearse objetivos a corto plazo y un tiempo determinado para que no se enfríe el momento adecuado para realizar las negociaciones.

Asimismo, los temas tratados podrían ser: garantía de suministro- eso la OPEP en cierta forma lo puede garantizar – ; estabilidad en el mercado , lo cual conlleva a la estabilidad en el suministro y estabilidad en los precios; la importancia que tiene un precio razonable – distinto al precio justo que no tiene sentido económicamente hablando – el cual permite el crecimiento de la economía mundial, permite mantener un nivel de precios competitivos con otras fuentes de energías, no estimula exageradamente el desarrollo de petróleo caro en otras partes del mundo y permite recuperar de la inversión; el problema de los impuestos que aunque ellos lo consideran un asunto de soberanía nacional, es importante que se discuta porque si los países de la OPEP pueden moderar sus aspiraciones en cuanto a los precios los países industrializados no deberían mantener los mismos impuestos cuando los precios caigan y también debe incluir el tema del impacto ambiental.

VA – Al finalizar la II de Cumbre Venezuela fungió de mediador entre Irak e Irán, ¿cree que estos es conveniente para Venezuela?

Venezuela como miembro de la OPEP tiene la ventaja de contar con una gran distancia geográfica que nos separa de las conflictividades del Medio Oriente. No existe la desconfianza ni el recelo natural que produce un interés geopolítico inmediato. Creo que Venezuela tiene que aprovecharse de eso, privilegiarse, y no involucrarse en las conflictividades de esa zona. Proponerse de mediador en esos conflictos me parece que es involucrares en cuestiones que no son de nuestra incumbencia directa y que pueden, al final de cuentas, redundar en perjuicios para el interés nacional.

VA – Y no le conviene a la unidad de la OPEP

El futuro de la OPEP va a depender, en altísimo grado, de que nosotros mantengamos sus límites dentro del interés petrolero. El petróleo es el denominador común e incluye la defensa del mercado, la defensa de los precios, etc. Eso es lo que a nosotros nos conviene. Sería tremendamente perjudicial que tratáramos de darle a la OPEP una connotación distinta a la que se le atribuyó, desde sus inicios, para tratar temas relacionados con el crudo o colaterales a éste. Los problemas de otra naturaleza deben ser tocados en otros foros e instancias internacionales.

VA. – Quiero tocar un punto que creo es importante, con respecto al desarrollo del mercado petrolero, me refiero al problema de la refinación. Tengo entendido que en los Estados Unidos ya está copada toda la capacidad de refinación. Creo que de hecho las compañías transnacionales están dispuestas a adquirir el petróleo de las reservas estratégicas que ofreció liberar los Estados Unidos, ¿qué se puede hacer para crear nuevas refinerías?

Lo que ha pasado en los Estados Unidos es que, por el problema ambiental, bajo la presión de los grupos ecologistas, muchas refinerías se han visto en serias dificultades para mantenerse en operación. Las restricciones ambientales son muy fuertes, y esas restricciones han requerido de cuantiosas inversiones. Entonces han cerrado muchas refinerías y no se han hecho otras nuevas, porque de hecho hay mucha presión para que no se abran. Entonces, allí hay un cuello de botella que va a tener que enfrentar el gobierno americano con mucha decisión. Probablemente va a tener que levantar algunas restricciones ambientales, para poder repotenciar el negocio de la refinación.

Vea el (%=Link(«http://analitica.com/va/economia/dossier/9499265.asp»,»Acuerdo de Cooperación Energética de Caracas»)%)

Fundado hace 23 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar