Economía

Chávez: Acuerdo Energético de Caracas es un paso a la integración

PALABRAS DEL SEÑOR PRESIDENTE

DE LA REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

HUGO RAFAEL CHAVEZ FRIAS

EN EL ACTO DE LA FIRMA DEL ACUERDO DE COOPERACIÓN ENERGETICO DE CARACAS

Excelentísimo Señor Miguel Angel Rodríguez, Presidente de Costa Rica; Excelentísimo señor Presidente de la República de El Salvador, Francisco Flores, Excelentísimo señor Presidente de la República de Haití, René Preval, Excelentísimo señor Presidente de la República de Honduras, Carlos Roberto Flores, Excelentísimo señor Primer Ministro de Jamaica, Percival Patteron, Excelentísima señora Presidenta de la República de Panamá, Mireya Moscoso; Excelentísimo señor Presidente de la República Dominicana, Hipólito Mejías; Excelentísimo señor Vicepresidente de la República de Guatemala, Juan Francisco Reyes; Excelentísimo señor Vicepresidente de la República de Nicaragua, Enrique Bolaños; Excelentísimo señor Ministro de Servicios Públicos, Energía, Comunicación e Inmigración de Belice, Mawel Samuels; Señor Vicepresidente de la República de El Salvador, Señor Canciller, señores Ministros, Viceministros, Señor Presidente del Tribunal Supremo de Justicia y demás representantes de los Poderes del Estado. Señor Presidente de Fedecámaras, demás representantes del sector privado nacional; señor gobernador del Estado Guárico. Queridos amigos y amigas.

Simón Bolívar hace ya casi dos siglos decía que el sueño era redondo, es decir, el sueño, sabemos, la Gran Colombia, él decía sí, la Gran Colombia es redonda, es plena. Y no se refería sólo al concepto político de la redondez política, la globalidad ni la visión política, y así pudiéramos tomarlo también con la visión económica, con la visión social y con la visión ética de la sociedad. La visión esa holística tan necesaria hoy, de reencontrar, invadidos como estamos y hemos estado en los últimos años por misiones fragmentarias que no aguantan el peso de una realidad aplastante. Bolívar se refería también a la visión geopolítica, a la visión geográfica y política; incluso llegó a tanto su visión porque no sólo era visionario Bolívar, era un hombre de mirar y de seguir la mirada haciendo caminos, haciendo caminos con su espada, haciendo caminos con su idea, con su verbo y con su pluma y haciendo Repúblicas. Bolívar incluso llegó a decirle en una carta al General Páez: «Prepare usted un cuerpo de caballería de agua porque vamos a ir a libertar a las islas del Caribe», entre otras definidas por él en un plan estratégico como objetivo de primer orden, la Isla de La Española donde hoy tienen su asiento estos dos pueblos hermanos de República Dominicana y de Haití y también miraba a Cuba. Necesario era, decía, liberarlas del yugo de los imperios para garantizar la redondez del sueño de la Gran Colombia.

Claro que, queridos hermanos, colegas, Presidentes, Vicepresidentes, Ministros, que nos honran profundamente con su visita a esta Caracas bolivariana, claro que todos sabemos que Simón Bolívar terminó su vida allí en las costas del Caribe cruzado por la amargura, lanzando entre muchas otras, una expresión que hoy sigue retumbando por todo este Caribe nuestro y por todas estas tierras nuestras. He arado en el mar dijo Bolívar ya frente a la tumba. Sin embargo, nosotros siempre hemos dicho aquí sus hijos, sus seguidores, que él estaba equivocado, estaba sobredimensionando su amargura porque en verdad no aró en el mar, nosotros somos una evidencia profunda de que no aró en el mar, nosotros que seguimos su huella, seguimos su ejemplo y estamos aquí terminando un siglo y comenzando el otro, rebuscando los caminos, rebuscando las señales. En el pasado están las señales para salir al futuro.

Este Encuentro de Caracas, esta reunión cumbre de Caracas a la que ustedes le dan brillo con su presencia delante de nuestro pueblo constituye esa búsqueda. Esta reunión de Caracas no podemos verla de entrada como una reunión para firmar un Acuerdo de Cooperación Energética con un contenido económico que lo tiene, por supuesto, pero no es eso lo más importante. No, esta Reunión de Caracas viene orientada por los impulsos del corazón, en primer lugar, y así se lo manifiesto a ustedes, queridos hermanos y hermanas, de parte de nuestro pueblo. Recojo del corazón del pueblo venezolano este sentimiento y a través de ustedes quiero transmitírselo a todos los hermanos y queridos pueblos por ustedes dignamente representados de esa Centroamérica, de esa Centroamérica de la cual Bolívar dijo: «He allí -Mireya- el Congreso Anfictiónico. Panamá debe ser -decía Bolívar- el corazón del universo, Panamá debe ser para nosotros lo que fue el Istmo de Corinto para los griegos», el punto de la anfictionía, esa era la visión bolivariana de la integración de todos nuestros pueblos, una entraña de su misma esencia, la bandera de Bolívar por eso les saluda desde el corazón, desde toda esta tierra sagrada de Venezuela que también es de ustedes y también es de los pueblos que ustedes representan. Sean bienvenidos, pues, a esta Venezuela en resurrección bolivariana.

El encuentro es, ya lo decíamos en un diálogo muy profundo y creativo que hemos tenido de varias horas, aquí mismo en La Viñeta. El acuerdo es apenas un paso dentro de ese esfuerzo de búsqueda de un mecanismo de integración plena, profunda, que necesario es, urgente es retomar e impulsar con toda nuestra fuerza. La globalización, nos hablan por todos lados de la globalización, y en algunas partes del mundo quieren presentarla como un dogma, como la salvación de nuestros pueblos. Ciertamente, la globalización está allí, es -como se dice- un dato incuestionable, pero para nosotros, países subdesarrollados, para nosotros países con grandes dificultades de todo orden, la globalizacion -en mi criterio- tiene más amenazas que ventajas; la globalización amenaza con arrasar nuestros débiles sistemas económicos, la globalización amenaza con arrasar y llevar a un abismo más profundo nuestras desequilibradas sociedades, nuestra sociedades inyectadas por profundas desigualdades, explosivas desigualdades. No nos queda otro camino a nosotros; pero es que no tenemos… ahí si es verdad que no hay más alternativa, no es aquella consigna del neoliberalismo: «There is not alternative», en eso no creemos, por supuesto. Claro que hay más alternativas, el neoliberalismo.

Ahora, creo que donde tiene validez aquella expresión de que no hay más alternativa, es cuando llegamos al necesario escenario de la unión plena entre nosotros. O nosotros, pero de verdad verdad nos unimos o nosotros nos vamos a hundir, mucho más de lo que hemos estado en las últimas décadas. Nosotros solos, nuestros pueblos solos no van a poder salir del abismo en que nos encontramos, Venezuela es un ejemplo muy malo, muy mal ejemplo. Un país rico, sin duda, pero es un país rico habitado por pobres; con grandes potencialidades, pero Venezuela sola no va a poder salir de este abismo, como ninguno de los países hermanos aquí representados va a poder salir solo de las grandes dificultades económicas, porque como algunos de nosotros decía en la reunión previa, nos colocan en la lista negra. Cada vez que a alguien se le ocurre en el mundo, que nosotros no cooperamos con políticas diseñadas en otros escenarios, que no nos alineamos pues por políticas que vienen a imponerse o a tratar de imponerse, entonces, «bueno, anótame a éste en la lista negra», y comienzan las presiones, las más inverosímiles de las presiones, presiones que no son conocidas por la mayoría, no son conocidas generalmente por la sociedad; presiones de todo tipo para tratar de imponernos políticas, acuerdos. Si no lo aceptamos, entonces nos amenazan, nos presionan, etcétera. Esa historia la conocemos.

Aquí cuando uno topa con estos nombres: Haití, por ejemplo, Haití, sabemos, Haití fue la Primera República libre de América Latina del Caribe, y sabemos Haití el drama que hoy transita, Haití donde fue Bolívar a buscar apoyo y consiguió apoyo de hombres y de armas, no fue apoyo de un pequeño chorrito de petróleo el que le dieron a Bolívar, fue la vida de hombres y de mujeres que con él se vinieron a combatir, fue sangre lo que aportaron esos pueblos a la libertad. Jamaica, Jamaica la de la carta aquella visionaria. ¿Qué hacía Bolívar en Jamaica, estaba de turista en 1815 y 16? No, Bolívar iba de las derrotas, una y otra derrota y dónde buscar apoyo en el Caribe: Haití, Jamaica, Santo Domingo. En Jamaica aquella carta como ya decíamos profética, soy el primer en soñar, decía, en que conformemos en esta inmensa región del mundo una sola nación, grande por sus riquezas naturales pero más grande por su libertad y por su gloria. Ese Bolívar de Jamaica, Percival, sigue gritándonos desde Jamaica y desde todo el Caribe y desde toda la América Latina, hoy más que ayer, si ayer era necesaria la integración, hoy no sólo es necesaria, es vital, no hay otro camino. Entonces el Salvador, Nicaragua, Guatemala, Panamá, Honduras, Belice; todos, todos formamos parte de este inmenso mundo, República Dominicana. ¿Cuántos jonrones largó Sosa este año? Cincuenta, cincuenta jonrones, no largó más porque no vino a pasar aquí por la fase de entrenamiento por la que pasó el año anterior, cuando le pitchamos aquí nos dio como 10 jonrones y llegó allá caliente, este año parece que llegó un poco frío, dile que pase este año de nuevo para pitcharle otra vez.

Bueno, países que suenan y retumban en los más profundo, Costa Rita, como anoche lo comentábamos con el Presidente Rodríguez, Costa Rica, un ir y venir durante siglos de sueños y de lucha.

Así que en resumen este encuentro de Caracas parte del corazón y del sueño bolivariano, es un paso, ya lo he dicho, en ese retomar necesario del camino que nos señaló Bolívar y que nos señalaron muchos otros hombres y mujeres del Continente, Bolívar quizás fue el que tuvo la mayor visión y la mayor proyección. Pero Bolívar lo que hacía era recoger la necesidad de su tiempo, la angustia de su tiempo cuando convocó a Panamá al Congreso Anfictiónico, lo decía y está escrito: reunirnos en una liga, ese era el nombre que le daba, una liga, una verdadera liga para poder negociar en condiciones de igualdad sobre la paz, sobre la economía y sobre la guerra decía también, con las otras partes poderosas del mundo. Claro, por una parte estaba naciendo la doctrina bolivariana y por otra parte casi al mismo tiempo estaba Monroe lanzando la suya desde el Norte, América para los americanos, y las dos ideas por supuesto que chocaban como chocaron y se impuso la de Monroe, América para los americanos; hoy no se trata de chocar de nuevo con nadie, pero sí se trata de rescatar la idea originaria de una integración que debe incluir la parte política queridos amigos, colegas y hermanos, Presidentes. Nosotros desde Caracas seguimos y seguiremos impulsando la idea bolivariana de lograr la unión política de nuestros estados y de nuestras repúblicas. Una confederación de estados de América Latina y del Caribe, ¿por qué no? ¿Por qué no hacemos un plan para una década? No tenemos un plan de mediano plazo, imperativo es que hagamos un plan, que marquemos un acimut en la brújula, que nos impongamos retos gigantescos, si no lo hacemos continuaremos dando pasos adelante y pasos atrás, pasos laterales, perdiendo el rumbo definitivo y definitorio; sí, nosotros creemos que es posible, que conformemos una unión o confederación de repúblicas de esta parte del mundo, Venezuela está a la orden y dispuesta a comenzar a conformar esta unión de repúblicas o esta confederación de repúblicas, para reunir lo que estuvo reunido o lo que estuvo unido en una época, se trata sólo de reunificar unión política, unión económica; en lo político incluso nosotros hemos lanzado una idea y a mí me parece que tiene, que apunta a la profundidad, tenemos dudas porque dudas hay muchísimas acerca de la viabilidad de la unión política, vamos a preguntarle a nuestros pueblos, vamos a consultar con nuestros pueblos que son en esencia los dueños de su propio destino.

¿Qué pasaría si le preguntamos a los pueblos centroamericanos y suramericanos y caribeños una pregunta? ¿Están ustedes de acuerdo con la integración de ésta, de ésta y de ésta manera? Sí o No. Y nosotros que no somos más que mandatarios, a quienes los pueblos nos han delegado la conducción de su destino pero la conducción que debe estar orientada según la voluntad popular y la soberanía popular, pues no nos queda otra alternativa que orientar el esfuerzo hacia donde digan los pueblos. Bolívar lo decía muy claramente. Bolívar una vez lo dijo, creo más en los consejos del pueblo que en los consejos de los sabios; el pueblo sabe por dónde va la salida o por dónde es la salida. Yo creo que es un clamor de nuestros pueblos y una necesidad orientar este proceso, la unión política, la unión económica; el encuentro de hoy tiene de todo, de lo político y una fuerte carga en lo económico, pero eso no podemos separarlo.

Ya han comenzado a surgir las críticas, bueno bienvenidas las críticas, pero toda Venezuela sabe que a nosotros nos alimenta la crítica y respondemos con contundencia a la crítica de sectores insensibles que no han entendido aquí en Venezuela y yo creo que no entenderán, no hay peor ciego que el que no quiere ver, cuál debe ser el rumbo, porque ellos lo perdieron hace mucho tiempo, hace mucho tiempo quienes gobernaron a Venezuela perdieron el rumbo; antenoche estábamos en Curazao ¿a cuántos kilómetros está Curazao de Falcón? ustedes que navegan por ahí cada rato ¿cuántas millas? ¿cuántos kilómetros? 30 aproximadamente, digamos 30, vamos a investigar más tarde cuántos tenemos exactamente pero eso es allí mismo. ¿Saben lo que me decía, un poco para que reflexionemos los venezolanos, el Primer Ministro de Curazao? Ellos importan alimento porque no tienen casi tierras para la siembra? De Japón. ¿Van a creer ustedes que eso es algo lógico? No es que nosotros vamos a decir que los alimentos del Japón no son sanos, son muy buenos, extraordinarios, de nuestros amigos los japoneses con quienes tenemos extraordinarias relaciones. Lo mismo me decían en Trinidad y Tobago el año pasado cuando tuve la suerte de ir a la reunión de CARICOM como invitado, me decían también en Trinidad y Tobago importan alimentos de Europa o de Norteamérica y uno, como ustedes saben, uno se pone de pie ahí en Macuro y ahí mismo están las costas de Trinidad.

Venezuela había abandonado toda visión de estado sobre nuestro entorno de hermanos. Lo mismo pasa con el Brasil, estábamos de espaldas al Brasil y de espaldas al Caribe y de espaldas a Centroamérica. Estamos retomando un concepto, una visión de integración y seguiremos tomándola cueste lo que cueste y digan lo que digan y aunque nos metan en las listas negras en todas las que tengan en el universo mundo. No nos importa eso para nada porque esta es una visión existencial.

Ayer a mí me dio tristeza, amigos periodistas, amigos de los medios de comunicación. Cuando, rindiéndole honores a nuestros hermanos, resulta que hubo, no tuvimos tiempo de atender a la prensa porque venían llegando de manera sucesiva, pero cuando llegó Hipólito, nuestro hermano que es pitcher zurdo ¿no? derecho, me está retando a un juego, lo acepto y que traigan a Sammy Sosa. Hipólito llegó y teníamos un pequeño paréntesis, teníamos un poquito de tiempo y le dije a Hipólito: «Hipólito, te invito a un café en la Academia Militar para que veas donde yo me forjé y me forjaron y atendemos a la prensa si tu quieres». Y vinieron los amigos periodistas que querían hacer preguntas. Entonces, casi todas las preguntas -reflexionen- aunque mañana me digan como me digan, no me importa, aunque la SIP me condene, no me importa nada de eso, díganle al mundo que no me importa nada. Las preguntas, Hipólito: «Presidente ¿y Venezuela cuánto va a obtener de ganancia en este acuerdo? ¿Presidente, esto no es regalar petróleo?» Me dio tristeza contigo, ahora ese no es el sentimiento del pueblo venezolano, te lo juro, Hipólito. Te lo juro. Ese no es el sentimiento del pueblo ni de la mayoría de los periodistas, a algunos los mandan. Sí, lo sabemos y si no hacen la pregunta a lo mejor los botan ¿o estoy diciendo mentiras?. Veamos la gran prensa de hoy pues, el tratamiento que le dan los dueños de los medios de comunicación de Venezuela, al menos de la prensa escrita, a la hermosa ocasión, histórica ocasión de la visita de estos hermanos de Centroamérica y del Caribe. Revisen ustedes la primera plana de los periódicos para que vean casi que como que aquí no está pasando nada en Venezuela. Esa es parte de nuestra verdad, esa es parte de nuestras luchas.

Claro, esto lo hacemos y lo aguantamos y no nos pesa, no nos pesa porque el esfuerzo tiene que ser respetando todo eso, respetando hasta el abuso para demostrar que creemos en la libertad, que creemos en la democracia verdadera. De todos modos, como yo le decía esta mañana a algunos de ustedes, esas son las cosas que día tras día me alejan de tu corazón querida mía, dice una canción. Esas son las cosas que entonces a mí me llevan, porque ya tomé la decisión. Hoy es jueves ¿no? Mañana, señor ministro Elías Jaua, de Secretaría de la Presidencia, me convoca usted, le pido, cadena nacional mañana, para yo hablarle al pueblo venezolano y decirle qué es lo que está pasando aquí y cuál es el significado profundo de lo que estamos haciendo y darles el saludo de ustedes, de cada uno de ustedes. Mañana a la hora estelar. ¿La hora estelar cuál es? ¿las 9:00 de la noche o las 8:00? Las 8:00.

Bueno, mañana no hay novela, a las 8:30 comenzamos una cadena para hablarle a todos los venezolanos de la importancia de este evento y para hablarle también de la importancia, que tampoco lo vimos casi en los medios, de nuestra visita a Houston y Atlanta y las reuniones que sostuvimos allá con empresarios del mundo, y la designación del general Oswaldo Contreras Maza, ingeniero nuclear, como presidente de la Citgo, una empresa venezolana 100%. Vieran ustedes la inmensidad de refinerías que vi yo con estos ojos, yo hacía tiempo quería ir, pero no había podido. Una refinería ¿cuántos barriles es que refinamos ahí, Marsicobetre? ¡Doscientos cincuenta mil barriles diarios de petróleo! Bueno, y es una empresa 100% venezolana y nunca había tenido un presidente venezolano. Por primera vez su presidente es venezolano.

Bueno, eso casi que pasa por debajo de la mesa, y la visita a Curazao y el intenso contacto con ese pueblo hermano de Curazao. Es un tratamiento salvaje. Yo lo que pasa es que lo denuncio libremente y ellos me responden allá por la SIP, porque hay organismos internacionales entonces donde ellos hacen lobby, y la SIP tiene ya tres años diciendo que aquí hay una amenaza de tiranía, como lo acaban de decir de nuevo, a instancias de los dueños de los grandes medios de comunciación en Venezuela; como también la OIT ha dicho que aquí estamos amenazando a la libertad sindical, cuando lo que estamos es haciendo lo contrario, estamos liberando a los trabajadores de la dictadura de los 50 años de los sindicalismos corruptos que traicionaron, engañaron y vejaron a la clase obrera venezolana. Así que no nos importa para nada lo que diga la famosa SIP, no nos importa para nada lo que diga la famosa OIT; nosotros somos un pueblo soberano, tenemos una Constitución soberana y estamos haciendo nuestra revolución y seguiremos haciendo nuestra revolución, no hay nada que nos pueda frenar. Yo hago esta reflexiones también con el ánimo, queridos hermanos, de compartir con ustedes las tragedias que son comunes, porque tal me decían ustedes, algunos de ustedes hace unas horas cuando yo comentaba algunas de estas cosas, e incluso pidiéndoles perdón a nombre de nuestro pueblo, por esas preguntas y por ese tratamiento. Me decían, bueno, Presidente pero es que usted habla y parece que estuviera hablando también de mi país, de ese manejo de los dueños del poder, tratando de perturbar, de confundir al mundo. Ahora, unidos nosotros lograremos decir nuestras verdades. Y para la unión plena hay que echar atrás temores, muchos temores que nos han sembrado, tenemos que ser indiferentes a las amenazas que nos lanzan de muchas partes, Bolívar también lo decía: «echemos el miedo a la espalda y salvemos la Patria, echemos miedos y temores a la espalda y vayamos, pues, a unir de verdad a nuestros pueblos que es la única forma que tenemos para salvarlos de las puertas del infierno.

Bien, el Acuerdo de Caracas, la presencia de ustedes, firmar este Acuerdo para nosotros es liberarnos de una de tantas angustias, porque sabemos, nos consta, el terrible peso que sobre los países hermanos que ustedes dirigen, gobiernan; ejerce el precio actual del petróleo, que para nosotros no es alto, y cuando digo alto me estoy refiriendo a la banda propuesta por nosotros, por Venezuela, entre 22 y 28 dólares, nosotros queremos que el petróleo se estabilice en torno o dentro de esa banda, pero hay muchos otros factores que influyen, no sólo es Venezuela, ni es ni siquiera la OPEP, la OPEP produce menos del 50% del petróleo que se produce en el mundo, y hay muchos otros factores que influyen en el precio de la materia prima, para no hablar del precio de los productos terminados; los especuladores, los intermediarios ganan más que nosotros en el negocio del petróleo, tenemos las cifras, las ponemos a la orden para que por favor también le digamos esas verdades a nuestros pueblos. No son los países productores los que causan el mayor impacto sobre el precio del crudo, ni sobre el precio del consumidor final. Ustedes, por ejemplo en Centroamérica han venido reduciendo los impuestos al combustible, a pesar de las dificultades que tienen. En cambio vean a Europa, bueno los impuestos, el peso de los impuestos en Europa impactan en más de 200 por ciento el precio del producto terminado relacionándolo con el impacto que tiene el precio del barril, los especuladores, los intermediarios, por otra parte condiciones naturales, condiciones climáticas también impactan de alguna manera los precios del petróleo, por otra parte las dificultades de refinación en grandes centros refinadores que se han incrementado en los últimos años también impacta los precios del petróleo; y por otra parte rumores, a veces con un simple rumor que la OPEP va a recortar producción, lanzan un rumor, se dispara en un día, por un rumor, un dólar, dos dólares el precio del barril y a veces ocurre lo contrario, que alguien declaró que la OPEP va a incrementar no sé cuántos miles de barriles diarios, baja el precio; fíjense lo volátil que es esto. Ni se diga del lamentable y doloroso conflicto del Medio Oriente que volvió a teñirse de sangre, disparó creo que fue tres dólares de un momento a otro los disparos y el enfrentamiento otra vez de Israel con los palestinos y apenas se medio firmó, se firmó un acuerdo, ojalá se cumpla, de paz, bajó de nuevo tres dólares el precio del barril de petróleo.

Ahora, sin embargo, a pesar de eso, nosotros hemos hecho todo lo posible y seguiremos haciéndolo y tengan ustedes la certeza queridos hermanos y hermanas que vamos a seguirlo haciendo, vamos a seguir insistiendo dentro de la OPEP y también más allá de la OPEP con países hermanos y productores como México, como Rusia y otros países, grandes productores del mundo para que busquemos el equilibrio en los precios y no sigamos sujetos, ustedes, afectados cuando el petróleo da esos saltos hacia arriba o nosotros al borde del desastre más grande cuando el petróleo llega como hace año y medio cuando ganamos las elecciones, estaba en 7 dólares el barril, siete dólares el barril, y el presupuesto del año éste, el primero de nuestro gobierno había sido hecho en base a 14 dólares, no había dinero ni para pagar sueldos empezando el Gobierno, con una pobreza de 80 por ciento, con una deuda externa que se lleva una pajada de casi treinta por ciento del presupuesto, el año pasado cuatro mil 500 millones de dólares pagamos en deuda externa y este año una cifra parecida, más de cuatro mil millones de dólares y una pobreza latiendo en las calles, millones de niños sin escuelas, sin viviendas, sin servicio médico, sin vacunas, sin comida; mujeres embarazadas desnutridas por todas partes, campesinos sin tierra. He allí el drama que no es nuestro sino de todos.

Entonces seguiremos haciendo los esfuerzos para que haya el equilibrio en los precios del petróleo en torno o dentro de esa banda, repito, de 22 y 28; pero eso es solo parte de nuestro aporte, desde nuestro primer encuentro, yo recuerdo el día que conocí a Percival Paterson que por cierto debo decir algo, cada vez que he oído hablar a Paterson, no hay ningún discurso que yo haya oído de Paterson, no hay algún discurso donde haya faltado la mención a Simón Bolívar. Desde que nos conocimos en Jamaica en la Cumbre del Grupo de los Quince, en Montago Bay, yo apenas tenía creo que apenas dos semanas de haber asumido gobierno y asistí, bueno, a mirar, prácticamente de observador porque estábamos enterándonos, pero sin embargo, allí, en marzo fue eso, de 1999, el barril de petróleo aún no llegaba a US$. 14 ¿a cómo estaba en marzo? Muy por debajo de 10, 11, pero había repuntado apenas de 7 a 10 entre enero y febrero, a pesar de que estaba por esos niveles, nosotros propusimos allá en Jamaica, lanzamos la idea de ampliar el Pacto de San José, firmado en 1980 en San José de Costa Rica, en un marco situacional más o menos parecido al actual, como bien lo explicaba esta mañana el Presidente Rodríguez, de Costa Rica, quien conoce a fondo los orígenes del Acuerdo de San José, porque en verdad el Acuerdo de San José se firmó y a lo largo de los años fueron modificándolo hasta hacerlo bastante rígido, por no decir otra cosa, bastante rígido. Claro que este Acuerdo, como todos sabemos está hecho entre México y Venezuela con los países centroamericanos y del Caribe. No pudimos modificar el Acuerdo de San José a pesar de que lo planteamos varias veces, no sólo modificar las bases del Acuerdo sino también ampliarlo a otros países.

Así que cuando vimos que por el lado del Acuerdo de San José, el asunto se torna dificultoso, desde el año pasado, entonces, comenzamos a plantearnos un acuerdo, nosotros lo llamamos complementario, no queremos que se interprete como un acuerdo para competir con el de San José o para liquidar el Acuerdo de San José. No, acabamos de firmar, de renovarlo con México en agosto por un año más porque eso se va renovando cada año, así tal el Acuerdo de Caracas, pero comenzamos, pues, a hacer cálculos, a ver hasta dónde podíamos llegar y a conversar, a hacer reuniones con los Ministros de Energía de nuestros hermanos países, a conversar con los presidente y hemos, felizmente, llegado a este Acuerdo que hoy hemos firmado: 19 de octubre del año 2000 para proveer, para vender petróleo, nosotros no es que estemos regalando petróleo, no, ni es lo que nos han pedido nuestros hermanos, es un acuerdo de cooperación como los tantos que hay en el mundo. En todas partes del mundo hay acuerdos como éste aunque el neoliberalismo los ha venido echando de lado en los últimos tiempos. Un porcentaje del precio de mercado se convierte en una deuda, la cual va a tener un tratamiento flexible, es una deuda que no puede ser mirada como la mira cualquier banco del mundo. No, es una deuda que va a ser cancelada, un año de gracia, quince años de plazo, 2% de intereses y además, se abre la posibilidad de que, de común acuerdo parte de esa deuda que se va a ir acumulando pueda ser cancelada con bienes y servicios de los tantos que ustedes producen en sus países. Estos son mecanismos de cooperación que van a abrir muchos otros caminos, en turismo, por ejemplo. ¿Qué potencial turístico tenemos nosotros? Perfectamente parte de esa deuda ustedes pueden comenzar y vamos a comenzar ya a articular esto, y así lo pido al señor vicepresidente, al ministro de Finanzas, al ministro de Energía y Minas, al presidente de Pdvsa, vamos a comenzar. No vamos a esperar que pase este año de gracia. No. A lo largo del año de gracia es imprescindible que vayamos definiendo los mecanismos país por país, los mecanismos de pago de la deuda, y veremos cómo ahí se van a ir abriendo mecanismos de cooperación en sectores como la agricultura, por ejemplo; en sectores como la ciencia y la tecnología, por ejemplo; en sectores -como ya dije- el turismo, el transporte. Seguramente se abre… por allí leí en prensa hoy que algunos sectores privados venezolanos critican el acuerdo porque no está amarrado, y esa es la palabra que utiliza de manera expresa, no es la que leí en prensa, sino la que yo utilizo para tratar de ser más claro, amarrado a un compromiso de que ustedes utilicen ¿cómo se llama? bienes y servicios de Venezuela. No, es que no, el acuerdo no es para eso, vamos a buscar mercados. Al sector privado venezolano le invito a la audacia y al trabajo conjunto con nosotros para buscar mercados, que hay bastantes en el mundo y colocar nuestra producción en la China, en Japón, en Estados Unidos, en la India, en Brasil, en el Mercosur. Vamos, a competir con el mundo, pero nosotros no podemos, no nos sale del corazón, no es ético estar entonces utilizando estos acuerdos para amarrar y obligarlos a ustedes para que firmen, pero entonces con esa condición de que esa deuda sea cancelada o que las inversiones que ustedes puedan hacer allá estén amarradas a bienes y servicios venezolanos. No, no es esa la intención, no es esa la intención.

Se los aclaro pues, a algunos representantes del sector privado que han hecho esa crítica. Lo hemos hecho expresamente, porque este tiene que ser un mecanismo liberador, no es un mecanismo de condicionamientos. Tenemos muchos otros ámbitos para nosotros conseguir mercados y vender nuestra producción o colocar nuestra producción, el mundo entero pues. Vamos por el mundo, pero no es este el escenario para esa meta o para ese objetivo, no sería ético desde nuestro punto de vista.

Bueno, un paso más hacia esa integración plena que anhelamos, por la cual hemos luchado y por la cual seguiremos luchando todos los días y todos los años que nos queden de vida. La República Bolivariana les abre el corazón, el pueblo venezolano a través del Gobierno revolucionario que me digno en presidir, ha firmado este Acuerdo como un aporte más a este esfuerzo liberador e integrador. Les rogamos, queridos hermanos, colegas, Presidentes, Vicepresidentes, Ministros; que le lleven ustedes de nuestra parte, desde el corazón y el alma del pueblo bolivariano de Venezuela, un caluroso abrazo sincero, fraterno y profundo a todos los pueblos de Centroamérica y a todos los pueblos del Caribe. Díganles que esta es su Patria, díganles que este es su pueblo y díganles que aquí ahora más que nunca seguiremos levantando las banderas de la confraternidad, de la unión verdadera que no son otras que las Banderas de Simón Bolívar, nuestro Libertador. Que Dios los bendiga hermanos a ustedes y a los pueblos hermanos de Centroamérica y el Caribe. Muchas gracias queridos amigos, muchas gracias queridas amigas.

PALABRAS DEL EXCELENTISIMO SEÑOR PRESIDENTE

DE LA REPUBLICA DEL SALVADOR

SEÑOR FRANCISCO FLORES

EN EL ACTO DE LA FIRMA DEL ACUERDO DE COOPERACION ENERGETICO DE CARACAS

Excelentísimo señor Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, señor Hugo Chávez; excelentísimos señores jefes de Estado y de Gobierno de Centroamérica y del Caribe; distinguidos miembros del Gabinete de Gobierno de Venezuela; honorables delegaciones participantes en esta reunión cumbre; señoras y señores. En el Protocolo de El Salvador siempre se reserva el último discurso como un gesto de importancia protocolaria, yo no sé cuál será el protocolo de Venezuela, pero en este caso dar un discurso después del discurso del presidente Chávez resulta sumamente difícil después de escuchar tan rico discurso lleno de solidaridad y de esperanza para los pueblos latinoamericanos. Así que con eso introduzco mis palabras, diciendo lo difícil que será aportar algo después de haberlo escuchado.

Vivimos obviamente tiempos de cambio, tiempos nublados, tiempos de incertidumbre, todos los países latinoamericanos, la velocidad del cambio es inmenso y con esa velocidad del cambio en el cual se nos dispara a quemarropa la historia todos los días a los pueblos latinoamericanos, es indudable que nuestros habitantes experimentan una profunda incertidumbre. ¿Qué siente el agricultor al ver los precios de sus productos desplomarse en los mercados? ¿Qué le sucede a los profesionales que en esta vertiginosidad de cambios en la cual las empresas buscan modernizarse y van cada vez más tallando sus cuerpos técnicos, le toca a un profesional tener que manejar un taxi para poder alimentar a su familia? ¿Qué le sucede al campesino que pasa en una ladera queriendo extraer el sustento para sí mismo y para su familia de esa actividad? Todas estas circunstancias se deben a tantos cambios que se están dando en el mundo.

De la II Guerra Mundial para acá hemos pasado de varias potencias militares como fuera Japón, Alemania, Estados Unidos, Rusia, a una sola potencia militar que es Estados Unidos. En los últimos tiempos hemos pasado de unas pocas potencias económicas a varias potencias económicas como puede ser Japón, los Tigres Asiáticos, Estados Unidos, la Comunidad Económica Europea y en todos estos cambios, los países como los nuestros vivimos un cambio mundial al cual debemos adaptarnos y quizás, lo principal de comprender en estos cambios es que vamos pasando de un mundo concentrado en el poder del músculo a un mundo concentrado en el poder del cerebro y del conocimiento.

Si antes la riqueza del mundo estaba en grandes extensiones de tierra, en grandes grupos de personas laborando con sus músculos para producir un bien, hoy son las empresas del cerebro, como las telecomunicaciones, la computación, la creatividad individual, la que le puede garantizar a nuestros pueblos una mejor forma de vida y si el mundo antes tuvo y construyó una estructura piramidal social, con una clara diferencia en sus elites y los que estaban abajo, hoy el mundo cada vez más aspira y construye un mundo que es un tejido social. En una estructura piramidal lo que le sucediera a una clase social no iba a ser que se cayera esa estructura piramidal, tenía la estabilidad de la pirámide, pero en un tejido social, la pobreza de unos es un hueco en ese tejido y por lo tanto, tiene la posibilidad de romper la tela entera.

Sucede, entonces, que para los países como los nuestros, la solidaridad entre nosotros, el comprender nuestras ventajas frente a bloques económicos fuertes y frente a una nueva geopolítica en el mundo, nuestra ventaja estriba en la solidaridad de nuestros pueblos y en comprender cuáles son nuestras ventajas. Mesoamérica, el centro de América, ubicada entre la intersección de los dos grandes océanos y en el entrecruce de los grandes mercados del Sur y de Norteamérica, representa para nuestros pueblos una inmensa oportunidad. El Caribe, Venezuela, México, Centroamérica, componemos esto llamado Mesoamérica y tendremos la posibilidad de derivar ventajas de esa posición estratégica en la medida en que vamos construyendo una conciencia mesoamericana que nos permita aprovechar las ventajas del mundo y enfrentarnos a los efectos menos deseados de esta modernidad que mencionaba, conjuntamente.

El Pacto de Caracas, el Pacto Petrolero de Caracas es eso, es aun avance en ese sentido. Puede leerse como una respuesta de un pueblo solidario al resto de sus hermanos latinoamericanos por la crisis del petróleo, pero sería una equivocación leer únicamente eso. Este pacto petrolero es la puerta de entrada o un bloque en ese edificio de la construcción de una mesoAmérica unida. Como dijera el presidente Chávez, este es el inicio de una serie de estructuras que podemos montar en todo tipo de actividades, económicas, de la cultura, de educación, de bienestar social para nuestros pueblos que nos va a permitir tener una voz que se oiga en el mundo, porque al final de cuentas -como decía en su discurso y subrayaba el ideal de Bolívar- todos queremos al fin ser libres, queremos ser libres de la marginación, queremos ser libres de la ignorancia, queremos ser libres de la violencia, queremos ser libres de la pobreza. Si nosotros logramos esa tipo de libertad, tal vez no suceda lo que dijera el poeta salvadoreño: «…y entonces fuimos libres, más libres que los ríos, eternamente encadenados a su lecho, más libres que el mar bajado en su carrera por la costa, más libres que el viento, más libres que las aves, entonces fuimos libres». Muchísimas gracias.

RUEDA DE PRENSA CONJUNTA DE LOS PRESIDENTES DE LOS PAISES SIGNATARIOS DEL ACUERDO ENERGETICO DE CARACAS

Caracas, Círculo Militar19 de octubre de 2000

Representante del periódico Hoy, de la República Dominicana, el licenciado Manuel Jiménez: Buenas tardes presidentes. Mi pregunta va dirigida al presidente de República Dominicana. Señor Presidente, el presidente Chávez mostraba preocupación porque la prensa venezolana concretizaba a veces su pregunta en torno a los beneficios que Venezuela tendría por la venta de petróleo bajo estas condiciones a los países firmantes de este acuerdo. Yo iría prácticamente la misma línea, pero colocándome como un consumidor de combustible dominicano, sobre todo porque prácticamente los últimos, en el último año hemos tenido tres aumentos en los precios de los derivados del petróleo de manera interna; si usted podría decirnos, colocándose como si estuviera hablándole a los dominicanos, ¿en qué beneficios concretos tiene la República Dominicana de este acuerdo que acaba de suscribirse? En términos concretos y prácticos para el país.

Presidente de República Dominicana, señor Hipólito Mejía: Bueno si no hubiese, digo muchísimas gracias y, si no hubiese beneficios para ambos países no hubiésemos firmado, está claro eso. En segundo lugar, hay una banda, una escala de precios que pienso que le vamos a entregar la copia a ustedes, en un ratito, tan pronto lleguemos al hotel le vamos a dar a ustedes los detalles de ese acuerdo. A mi modo de ver ha sido una condescencia y el presidente Chávez ha entendido la problemática de nuestros países y nosotros en la reunión privada y yo en particular le di las gracias por comprender y entender nuestra situación y es un respiro en este momento. Bueno lo ideal sería comprarlo a siete dólares, pero está a 30; dependiendo de cómo aumenten los precios en el mercado internacional y lo importante que es un gran paso. Yo creo que eso como bien dijo el Presidente, todavía nos dieron la libertad de que los fondos que generaría eso, no lo tengo yo en blanco y negro pero lo vamos a analizar y ustedes con nuestros economistas que andan por aquí, el Secretario de Industria y Comercio, les dirán los detalles cómo se puede, en términos generales. Yo estoy muy contento y muy satisfecho, además, el Presidente ha hablado a nivel de sentimiento, como ustedes me critican a mí a veces cuando yo hablo también a nivel de sentimiento, pero bueno, a palabras necias oídos sordos.

Alfredo Carqués, Diario El Nacional, Venezuela: Buenas tardes. Tengo una pregunta para el Presidente Chávez y otra para la Presidenta Moscoso. Primero las damas. Presidenta, yo quisiera saber si Panamá está dispuesta a apoyar una iniciativa regional alterna al Plan Colombia. Y al Presidente Chávez, me gustaría saber si usted tiene prevista una reunión con el presidente mexicano, Fox, para buscarle una salida a esta dicotomía entre los dos Pactos, es decir, si se va a unificar el Pacto de San José con los términos del Acuerdo de Caracas o se van a mantener los dos en paralelo. Entiendo que el Pacto de San José poco se está utilizando y tiene términos totalmente, bueno, no totalmente distintos pero que se oponen un poco al Acuerdo de Caracas.

Presidenta Mireya Moscoso, Panamá: Nosotros mantenemos que el Plan Colombia es de Colombia. Colombia y Estados Unidos, nosotros no tenemos nada que ver con el Plan Colombia, sí nos sentimos muy preocupados porque estamos en la frontera y todos los días tenemos desplazados de Colombia hacia Panamá. El domingo en la madrugada pasaron de 40 a 60 hombres a una comunidad panameña donde mataron a una niña de 11 años e hirieron a 13 indígenas, nunca antes habíamos tenido este enfrentamiento. No sabemos si fue la guerrilla o fueron los paramilitares pero sí nos sentimos sumamente preocupados tanto que hemos pedido una reunión con el Presidente Pastrana en la cual vamos a estar el fin de semana en Colombia conversando con él pero siempre diciéndole que el Plan Colombia es de Colombia, nosotros no nos vamos a meter en este plan. Repito, es de Colombia y Estados Unidos.

Presidente Chávez: Aunque la pregunta de Colombia no vino para mí, yo voy también a manifestar y a ratificar la preocupación de Venezuela, como lo hemos dicho en diversos escenarios, en relación con el componente militar del Plan Colombia. Creemos que esto va a tensionar aún más el conflicto y va a profundizar los enfrentamientos armados. Ya hemos visto algunos resultados que nos afectan en alguna medida a todos los países fronterizos con la hermana y querida República de Colombia, por eso nosotros preferimos buscar otras vías y proponemos otras vías, la paz. La paz no se logra con más armas, es una gran contradicción; la paz no se logra con más helicópteros artillados, la paz no se logra con asesores y entrenadores, en este caso de los Estados Unidos, formando batallones antisubversivos y antinarcóticos, etcétera. La paz se logra conversando. y qué bueno este escenario con los hermanos de Centroamérica y el Caribe para recordar, por ejemplo, el esfuerzo de Contadora, en el cual Centroamérica jugó un papel determinante después, o para salir de las guerras que azotaron también a los hermanos de Centroamérica.

El caso de Guatemala, quizás el más reciente, una guerra también de muchos años, un plan de paz, muchos países cooperando, pero no mandando armas, sino hablando, buscando el consenso, ese es el camino. Nosotros seguimos proponiendo que se conformen grupos de países amigos de Colombia, de la paz en Colombia y qué mejor que nosotros los vecinos de Colombia para ayudar, pero en todo caso la decisión pues está en manos de Colombia. Pedimos a Dios por la paz de Colombia.

En cuanto a la pregunta que me dirigió el periodista, en verdad el Acuerdo Energético de Caracas, hoy firmado, no pretende sustituir al Acuerdo de San José, sino más bien ser un factor complementario. Nosotros con México, pues mantenemos una extraordinaria relación de cooperación energética también, todo el mundo lo sabe y vamos a mantenerla, estoy seguro, con el nuevo presidente mexicano Vicente Fox.

Yo he recibido la invitación para la transmisión de mando presidencial en México, es el primero de diciembre, Dios mediante debo ir a Ciudad de México y es posible, hasta ahora no hay agenda, pero es posible que podamos conversar el Presidente Fox y mi persona, y allí es posible que evaluemos, yo debo informarle, por supuesto a México de los detalles de este Acuerdo de Caracas para someterlo a su sabia y soberana consideración. Pero el Acuerdo de Caracas pues no tiene relación directa con la hermana República de México. El Acuerdo de San José lo hemos renovado hace apenas 2 meses y seguimos ofreciendo ese mecanismo a todos nuestros países de Centroamérica y del Caribe. Pero no tiene relación directa este Acuerdo con el de San José, si alguna relación tienes es de complemento para ampliar los caminos y los mecanismos de la cooperación

Fred Pal (Dow Jones) Buenas tardes señor Presidente, buenas tardes los demás Jefes de Estado. Mi pregunta es lo siguiente, en su discurso usted habló de las ambiciones, las esperanzas de Venezuela de lograr la unidad política económica en América Latina y del Caribe, que sea necesario para sobrevivir en un mundo que es cada vez, cada día más globalizado. Mi pregunta es lo siguiente, ¿cuáles son, en su opinión, los principales obstáculos para lograr esta unidad? Lo pregunto porque, por ejemplo, en la Comunidad Europea se ha necesitado más de 40 años para lograr una unidad que ni siquiera es completa. Y la otra pregunta es, usted tocó un poco el asunto del conflicto en el Medio Oriente en este momento entre el mundo árabe e isarelí. Me gustaría saber cuál es la posición de Venezuela en ese conflicto. Muchas gracias.

Hugo Chávez Frías: Brevemente para no salirnos del tema, ¿verdad? El conflicto entre Isarel y Palestina, pues la posición nuestra es, primero, nos sumamos a quienes queremos la paz y la solución definitiva de ese conflicto que tiene tanto tiempo. Y en segundo lugar, para agregar algo más, mucho más concreto, no quedarnos sólo en esa declaración que ya conoce el mundo, nosotros apoyamos la creación del Estado Palestino. Y en cuanto a las dificultades para la integración son muchísimas, pero creo que en la medida que pongamos la voluntad por encima de las dificultades, podremos ir venciéndolas unas tras otras. Una de ellas, dificultades, quizás la cultura o los paradigmas que se fueron consolidando en nuestro continente, en América Latina, que nos llevaron a la división, a la balcanización de lo que fue unitario hace dos siglos. Creo que tenemos que pasar por encima de esos viejos paradigmas y ese es un reto cultural, es un reto pedagógico incluso, impulsar con mucha fuerza esa integración y romper con esos paradigmas de la división que todavía nos circunda.

Por otra parte, los modelos económicos. La corriente neoliberal, por ejemplo, es un obstáculo y la tenemos presente en América hoy. La pretensión de dominio que tiene el centro de poder hegemónico es un obstáculo. Ahora, pudiéramos seguir enumerando aquí obstáculos y pudiéramos pasar un buen rato: culturales, económicos, políticos, pero bien vale la pena dada la magnitud y la necesidad de la integración que desde ahora mismo, comenzando el nuevo siglo, nos fijemos esas metas a cinco años, a diez años y hagamos, en conjunto, un diagnóstico profundo de esas dificultades y un plan para vencerla. De eso se trata el reto de la vida y en este caso, el reto de la conducción política de pueblos enteros: identificar dificultades y con mucha voluntad política, con mucho tesón, sin temores de ningún tipo, avanzar y vencer las dificultades. Qué raro que no preguntaste por el precio de la cosa aquella, el precio justo es que tu preguntas ¿no?

Julio Rang, El Noticiero, El Salvador: Buenos días, señor Presidente Chávez. Usted, en diferentes ocasiones ha expresado el interés que durante su gobierno se desarrolle el agro venezolano, ha manifestado que podrían desarrollarse programas de inmigración para mano de obra calificada para ayudar a este desarrollo. En el caso que los desarrollara, los países que han firmado este día este Acuerdo ¿podrían entrar a participar en esto que usted dijo que era una puerta para otros programas de cooperación?

Presidente Chávez: OK. Pudiéramos entrar todos en esos mecanismos y yo diría que es necesario que entremos en esos mecanismos; por ejemplo, yo lo comentaba esta mañana a los colegas que estábamos hablando y ellos exponiendo también sus posibilidades, que todos la tienen, potencialidades en diversas formas; yo comentaba que nosotros hemos inaugurado hace pocos meses la Universidad Marítima del Caribe, aquí mismo en nuestro litoral y estamos acondicionándola, ampliándola, etc. Y aspiramos para el primer trimestre del año 2001 que la Universidad Marítima del Caribe abra sus puertas a jóvenes de toda la cuenca del Caribe, esos serían mecanismos ya concretos de intercambio e igualmente nosotros desde Venezuela perfectamente podemos enviar técnicos nuestros a prepararse por ejemplo, nos estaba explicando la presidenta Moscoso y permíteme que haga esta consideración, de las aldeas rurales que en Panamá están incentivando y creando, dándole una cantidad de hectáreas a familias pobres; bueno aquí tenemos una experiencia parecida con los saraos y las aldeas rurales y todos estos programas, perfectamente podemos y yo creo que debemos hacer intercambio de apoyo, de preparación, de educación, técnicas para construir viviendas con esa tecnología popular, esa inventiva popular; en todos nuestros países existen, en resumen creo que no sólo es posible sino es necesario, absolutamente necesario.

Presidente Hipólito Mejía: Presidente Chávez, a usted le voy a reformular la pregunta: Permitirían estos programas que para ponerle el caso, campesinos calificados centroamericanos pudieran emigrar a Venezuela para ayudar al desarrollo del agro.

Presidente Chávez: Sí, todo eso es posible, tal como lo hemos dicho y no es un dicho, Venezuela está abierta a nuestros hermanos pueblos de Centroamérica y el Caribe, si aquí basándonos en estos convenios de cooperación pudiéramos en las sabanas de Apure, allá al sur de Venezuela, donde hay tanta agua y tanta tierra establecer aldeas o núcleos de desarrollo y dentro de estos convenios puedan venir familias centroamericanas, técnicos centroamericanos a instalarse en nuestro territorio, a trabajar conjuntamente con nuestro pueblo, pero qué hermoso sería. Y aquí en Venezuela hay algunos ejemplos, algunos ejemplos de años, de décadas anteriores, que ahí perviven. Hay una población muy turística, muy hermosa por acá cerca llamada la Colonia Tovar. Inmigrantes alemanes vinieron y ahí se asentaron y ahí están y formaron una comunidad agrícola, turística, muy cerca de Caracas. En el Estado Portuguesa, allá en los llanos del sur está la colonia agrícola de Turén, abierta y construida pues hace ya más de 40 años, y allí vino parte de lo que aquí se llamó un programa de inmigración selectiva, técnicos.

Esto nosotros lo hemos estado hablando incluso con los chinos, con los técnicos de Malasia. Tenemos un proyecto de palma africana y hemos estado conversando con Malasia. Ellos están dispuestos, incluso, a enviar técnicos, pero estamos comenzando a hacer las evaluaciones de la tierra disponible, las evaluaciones de los recursos necesarios, pero concluyo diciendo que esa es una factibilidad allí, inmediata para buscar acuerdos de cooperación en ese sentido. Si hablamos de la necesidad y la importancia de inyectarnos recursos financieros mutuamente, bueno, qué otro recurso más importante, más allá que el petróleo, más allá que un dólar o un millón de dólares, la gente es el recurso más importante que tenemos, y ese sería un fuerte elemento unitario, un fuerte elemento que profundizaría y garantizaría la unión para los años que vienen.

Periodista: Presidente Flores, ¿cuáles son los beneficios que ha analizado su gobierno que dará la firma del Acuerdo Energético de Caracas?

Presidente Flores: Bueno, en el caso de El Salvador usted recordará que lo que sucediera en nuestras negociaciones con las empresas petroleras, recordará que hubo una preocupación muy grande de parte de la población que si esas negociaciones podrían terminar en que se le cortara el suministro de petróleo al país; y si bien esa es una cosa que no sucedió ni fue una, dijéramos, amenaza pública de ninguna de las petroleras, el tener un convenio que le asegura a El Salvador el suministro petrolero, eso es una enorme ventaja para el país.

En segundo lugar, quisiera recordarle también las dificultades que hemos tenido con estas empresas que importaban gas propano, siendo éste un producto de una enorme vulnerabilidad para la mayor parte de familias salvadoreñas que cocinan con gas propano. Y recordarás que en el transcurso de año y medio hemos tenido varios momentos en los cuales la empresa no llevaba el suministro y hemos pasado escaseces de 2, 3 y hasta 5 días de gas propano en el cual se disparaba el precio. Hoy este convenio amplía no sólo al petróleo crudo sino que a sus derivados incluyendo el gas propano, y nos asegura que no vamos a tener de nuevo esa escasez. En tercer lugar este convenio le permite a El Salvador financiar parte de la factura petrolera, y esto es una parte importante en una banda de precios arriba de los 28 dólares por el barril, le permite a El Salvador un financiamiento del 25% de la factura petrolera, a 15 años plazo al 2%, eso es en efecto para los 8.000 barriles que podría importar El Salvador un crédito inmediato de 25 millones de dólares, y por lo tanto es un aporte verdaderamente significativo a las necesidades energéticas del país. Así es que yo hago mención de estas cosas muy puntuales en el caso de El Salvador, porque creo que ha quedado la impresión de que había, dijéramos, beneficios muy vagos alrededor del convenio. No hay nada de eso, es un convenio que en el caso de nuestro país y estoy seguro que todos los Presidentes centroamericanos y Primeros Ministros del Caribe y Vicepresidentes le podrán citar a los miembros de la prensa uno por uno de los beneficios muy concretos de este convenio. Perdón, sólo quiero señalar uno más. Nosotros tenemos una planta de refinado en El Salvador. Los recursos que se nos dan en estos momentos podría convertirse en recursos para que le ofrezcamos a un nuevo importador una planta que no sea una nueva refinería, pero una nueva planta de productos terminados, eso perfeccionaría el mercado salvadoreño y terminaría redundando en beneficios para los consumidores. Ahora, una vez más debo ser muy claro que esto no va a significar que mañana va a bajar el precio de la gasolina en El Salvador, eso no es lo que va a suceder. Muchas gracias.

Jane Liendo, diario Tal Cual, Venezuela: Buenas tardes, Presidente, buenas tardes a todos los Jefes de Estado. Mi primera pregunta es para el Presidente Chávez. Entiendo que para los países de Honduras y Nicaragua se le flexibilizó un poco lo que fue el período de gracia de un año a año y medio. Quería saber si otros países habían solicitado modificaciones de algunas de las condiciones del Acuerdo y si esto es así ¿qué países fueron y cuáles fueron las condiciones que se solicitaron para modificarse?

Mi segunda pregunta es si con motivo de la visita del Presidente Fidel Castro para la próxima semana está previsto que se firme este Acuerdo Energético de Caracas con la República de Cuba y si está previsto firmar otro acuerdo bilateral adicional a este petrolero con la República de Cuba.

Presidente Chávez: Lo de Fidel dejémoslo para después para no adelantarnos a los acontecimientos. Estamos trabajando en la agenda, vamos a jugar pelota, esa es una de las cosas que vamos a hacer, estamos entrenando David Concepción, Víctor Davalillo, Pompeyo Davalillo, el más joven soy yo y le hemos dicho a Fidel que no vale lo que nos hizo en Cuba de disfrazar a Quindelán de anciano, de disfrazar al equipo casi todos que fue a las Olímpiadas, el pitcher Contreras que lanza a 90 millas lo disfrazó de viejito y nos lo puso en la lomita. Ya informaremos los detalles de la visita de Fidel.

En cuanto a la solicitud, no tengo en este momento las tablas como para hablar con los detalles necesarios de algunos acuerdos o bases del acuerdo que fueron modificados a solicitud de algunos de nuestros hermanos países. Sí el caso, usted preguntaba por Nicaragua, Nicaragua por consideraciones y acuerdos que ya tiene este hermano país, un tratamiento especial que le están dando justo y ojalá se lo dieran a muchos otros países, nos alegramos muchísimo que Nicaragua reciba este tratamiento, creo que también Guatemala y Honduras, es en torno a la deuda externa, son países con una deuda externa que es un peso gigantesco, así que por acuerdos que ellos han firmado dentro de ese tratamiento especial de su deuda externa, si nosotros no hubiésemos modificado uno o dos puntos del acuerdo, ellos no hubiesen podido firmar hoy el Acuerdo de Caracas. Así que con mucho gusto lo hicimos para que hoy esto se hiciera posible. De todos modos, yo no sé si el señor vicepresidente de Nicaragua pudiera agregarnos algo al respecto. Yo hasta allí lo dejo, pero yo les prometo que le haremos llegar a la prensa los detalles ya, las tablas y los aspectos técnicos, que fueron pequeños movimientos allí y que está en el espíritu del acuerdo; y precisamente por eso que nosotros hicimos un acuerdo global, pero cada uno de los convenios fueron firmados de manera bilateral, como ustedes bien lo han apreciado, para no amarrarnos a una sola condición, a un patrón, sino para ser flexibles en cuanto a la maniobra y abarcar la mayor cantidad de países posibles hasta donde nosotros podamos.

También me preguntaba usted… sí, está previsto firmar otros acuerdos no sólo con Cuba, hay otros países que nos han solicitado integrarse a este acuerdo y cada una de esas solicitudes nosotros pues la evaluaremos en su momento, pero no sé si el vicepresidente de Nicaragua pudiera decirnos algo.

Vicepresidente de Nicaragua: Gracias, Presidente.

Presidente Chávez: Adelante, hermano.

Vicepresidente de Nicaragua: Bien ha dicho el presidente Chávez, que las condicionalidades que hemos suscrito con organismos internacionales para la condonación del 80% de la deuda externa en la iniciativa de deudas de países pobres altamente endeudados, no nos permite firmar en las condiciones originales. Se hicieron dos pequeñitas modificaciones, una en vez de un año de gracia, se extendió a año y medio; y la otra hasta 15 años de plazo, que quede especificado y claro que son 15 años de plazo. Con esa modificación si no violamos lo acuerdos que tenemos para que nos puedan condonar el 80% de la deuda externa, y agradecemos esta iniciativa del presidente Chávez y a Venezuela, el pueblo venezolano, porque alivia grandemente la balanza de pagos que tenemos ahorita en Nicaragua. Muchas gracias.

Jesús Alonzo, agencia española ITEX: Buenas tardes a todos, en primer lugar una pregunta doble para el señor René Preval y el presidente de la República Dominicana. Al señor presidente Preval para preguntarle si su país realmente corría un riesgo por las últimas manifestaciones de policías, y al señor Hipólito Mejía en relación a los cinco policías haitianos que se han refugiado en República Dominicana, si se le van a conceder el asilo.

También una pregunta doble para el Presidente Chávez y la Presidenta de Panamá, es que si en la próxima Cumbre Iberoamericana de mediados de noviembre, (falla de audio) el Presidente Chávez ha planteado aquí como común a casi todos los pueblos de América Latina van a ser planteadas a los dos países europeos que van a asistir, a Portugal y España, para que puedan hacer cuentas a la Unión Europea de sus iniciativas o reivindicaciones a nivel de economía y de política.

(Traducción del presidente Préval) Haití es un país (falla de audio) desde hace tres años, pero conquistó la independencia y dejó marginalizados más o menos al 99% de su población El 1% de la población solamente poseen hoy más del 50% de las riquezas del país, 1% digo, 1% de la gente que podía comprender lo que se les decía, porque en Haití saben ustedes hay 10 lenguas oficiales, el francés y el criollo, pero uno por ciento es la mente de toda la gente comprende el francés. En Francia, decimos que uno por ciento solamente, uno por ciento del resto de la población no hablaba nuestro idioma el francés, por ejemplo los discursos de los presidentes, los discursos parlamentarios, incluso en la justicia la gente, la justicia sin entender nada de lo que se les decía porque todo se decía en francés y como lo repito, solamente uno por ciento de la población comprende el francés. Hoy 200 años después de haber conquistado nuestra independencia, ese 99 por ciento de personas marginalizadas desde el punto de vista económico, cultural y político están entrando en el escenario político. A partir de 1986 en la nueva Constitución se hizo entrar por artículo la reforma agraria y se hizo entrar también el criollo como idioma oficial también del país. Hoy, después de 30 años del poder presidencialista vitalicio el pueblo haitiano puede dar su voto para elegir al que quiere poner en el poder. Entonces ese uno por ciento que por siempre había poseído el poder se defiende hoy en día frente a ese 99 por ciento de gente marginalizada. Ese uno por ciento tiene el dinero, tiene los conocimientos, tienen los medios de comunicación y tenían las Fuerzas Armadas que disolvimos hace unos años. Entonces todo lo que pasa hoy en día en Haití es esa contradicción que existe entre la lucha contra ese Apartheid que existía en Haití.

René Preval: En 1990 tuvimos las primeras elecciones libres en Haití, esas elecciones dieron como resultado al Presidente Aristide que subió al poder pero pocos años después sufrió de un golpe de Estado que precisamente aquí en Venezuela, el Presidente Aristide vino a refugiarse después del golpe de Estado. El pueblo haitiano resistió y con la ayuda de países, después de unos años la democracia de «yo Haití». Esta lucha entre el 1% y el 99% sigue todavía. Aunque hemos organizado una nueva policía, pero esta policía está reclutada todavía dentro de 1%. Hubo un proyecto de golpe de Estado. Ese proyecto de golpe de Estado fomentado por unos 6 ó 7 comisarios de policías de la región de la capital. Afortunadamente tomamos las medidas necesarias y ellos atravesaron la frontera para dirigirse hacia la República Dominicana. Le agradezco al Presidente dominicano por habernos ayudado en la recuperación, ya se encuentran arrestados 7 de esos en la República Dominicana. Yo espero que nos los van a enviárnoslo lo más pronto posible.

Presidente Hipólito Mejías: Hasta ayer a las doce de la noche habíamos recibido siete comisarios o ex comisarios, están allá en los Organismos de Seguridad del Estado, hoy lo tienen interno ustedes aquí sin comer todavía, y no sé qué ha pasado incluso en la mañana pero tampoco regresaremos a República Dominicana mañana donde veremos qué hacemos y analizara como obviamente lo habrán analizado en la Cancillería y en todas las instancias para ver cuál va a ser nuestra decisión.

Presidente Chávez: En verdad, precisamente la Cumbre Iberoamericana nos da precisamente a los países de América Latina y el Caribe, la oportunidad de contar en esa reunión con países europeos e ibéricos,el caso España y Portugal. Esa es una de las oportunidades, insisto, de esa Cumbre.Nuestros hermanos españoles y portugueses que bastante nos han ayudado y estoy seguro que siempre vienen a oírnos, a aportar sus experiencias y por qué no decirlo, a servir de enlace, de puente con Europa. De todos modos, esperemos la Cumbre de Panamá para pronunciarnos al respecto de tantos puntos importantes que nos afectan a todos. Pero especialmente ahí vamos a hablar, el tema Central es sobre la Niñez, un tema que nos afecta a todos nosotros y estamos seguros de contar con la cooperación, la comprensión y la solidaridad de nuestros hermanos de la Península Ibérica.

Blanca Moreno, Diario La Tribuna de Honduras: Después de este Acuerdo Energético ¿qué posibilidades de que se firmen otros similares y ampliados con Honduras? Esta para el presidente Carlos Flores, de Honduras, ¿y para cuándo está programada una visita a Honduras del presidente Chávez?

Presidente Flores: Primero expresarle que claro, éste es el inicio de una serie de otros elementos que pueden configurar parte de nuestra vinculación y de nuestros propósitos de cooperación aquí entre Venezuela, Centroamérica y el Caribe; pero si me permite muy brevemente expresar o por lo menos establecer un criterio sobre un concepto que para nosotros nos parece un tanto peregrino, que anda flotando por ahí por el ambiente, cuando se expresa que esto que hoy estamos nosotros suscribiendo no tiene una contraparte, que es una especie de regalo que se entrega y que carentes de elementos de reciprocidad en relación a lo que se está conviniendo.

Lo primero es establecer que se trata de un financiamiento, un fondo que se establece a través del cual podemos interrelacionarnos más y vincularnos más, podemos utilizar esa parte del fondo para complementarnos en relación a nuestras distintas posibilidades y oportunidades; y lo segundo es que nosotros entendemos que la vecindad, que la hermandad, que la proximidad es algo que va mucho más allá de la pura cercanía geográfica; que tenemos derecho como latinoamericanos a soñar juntos y a soñar grandes sueños sin temor que lo podamos hacer consolidados dentro de nuestras aspiraciones comunes. Yo quisiera agregar a esto que imaginémonos solamente por un momento lo que significa para alguna de nuestras pequeñas naciones, algunas golpeadas profundamente por huracanes recientemente y la angustia, el sufrimiento, el daño que esto ha ocasionado en nuestras economías, en las situaciones actuales con gran parte de los precios internacionales de nuestras exportaciones deprimidas, con todo el esfuerzo y toda la voluntad volcada a la reconstrucción, a la rehabilitación de nuestros países con los problemas ancestrales que nos agobian antes de todo esto; imaginémonos por un momento que todos esos sacrificios y toda esa voluntad depositada en la recuperación y en la posibilidad y en la oportunidad de ponernos de pie nuevamente; sería contrarrestada por una bolsa imaginable para nosotros de precios altísimos del petróleo en el … por eso decimos que … el financiamiento, de reciprocidad que nos permiten vincularnos más, que nos permite aprovechar oportunidades conjuntas que se nos abren a nuestros países conjuntamente con Venezuela. Enfoca aquello que va más allá de lo puramente material y que debe de ir más allá de lo puramente material, aún existiendo contraparte, basadas en las puras cifras; a una contraparte de lo más alto y más valioso que no tiene precio y que tiene un valor inconmensurable y en ese sentido esto aproxima más a muchos pueblos y nuestros afanes por batallar y luchar constantemente en nuestras metas, en nuestros propósitos, en nuestras aspiraciones, en nuestros anhelos democráticos y es lo que debemos hacer. Es correcto que lo hagamos y es justo que se haga.

Presidente Chávez, yo creo que tiene buenas noticias sobre su visita a Centroamérica y el Caribe.

Presidente Chávez: Gracias, Presidente y yo suscribo todo lo que ha dicho nuestro amigo, el presidente de Honduras, la significación y proyección de estos acuerdos y en verdad hemos estado trabajando en agenda para durante el mes de noviembre, en el marco de la Cumbre Iberoamericana que se va a desarrollar en la ciudad de Panamá y esto tiene para nosotros, además, un elemento adicional por lo que decíamos ahora del planteamiento anfictiónico de Panamá y debo decirles que nos ha honrado muchísimo que la Presidenta Mireya Moscoso se haya dirigido a nosotros para solicitar la presencia de la Espada Libertadora de América en Panamá, la espada que el Perú le regaló a Bolívar y que está en nuestro Banco Central y debo decir también que será un gran honor para el pueblo venezolano que esa espada esté allá en lugar de honor en la sala donde se desarrolló el Congreso Anfictiónico de Panamá en 1826, en junio del año 26, creo que ahí van a ser las deliberaciones de la Cumbre Iberoamericana y la Presidenta Moscoso le ha querido dar y el pueblo panameño, ese significado bolivariano y esa espada, Dios mediante, ya nosotros hemos aprobado el viaje, digámoslo así, de esa espada, porque las espadas especialmente para nosotros tienen vida propia, esa espada la hizo un indígena llamado Chingapón, allá en el Perú de 1826 y es de oro puro y tiene una gran riqueza, no material sino histórica. Oro del Perú para la libertad y coronada por la figura de Atahualpa, el último emperador inca. Así que ahí estaremos y yo voy a aprovechar pues para visitar… hasta ahora no sé si todos, dependerá del tiempo que tengamos disponible, pero voy a tratar de visitar, si no todos, la mayor parte de los países de Centroamérica en esa oportunidad. Será para nosotros un gusto y es un viaje que hemos pospuesto ya en dos ocasiones en este año por razón de nuestra situación interna de las elecciones, la repetición, mejor, el diferimiento de las elecciones y nos llevó a suspender el viaje. Ojalá, yo dada la pregunta y dada la amistad y el deseo, vamos a darle mucha importancia al viaje a Honduras, igual que a todos los demás países. Ojalá nos dé tiempo de ir por todos los países de Centroamérica, y de profundizar aún más este nexo y hablar con los pueblos de Centroamérica e invitarnos todos de nuevo a continuar este que hoy hemos comenzado. Bueno, si no hay más preguntas ¿no? Quedan dos preguntas, adelante pues.

Edgar Delgado, La Nación de Costa Rica: Buenas tardes, dos preguntas presidente Chávez. Presidente, ¿no considera usted que al lado de ese tipo de convenios como el que se firmó hoy, de parte de Venezuela como presidente de la OPEP deberían de haber esfuerzos para tratar de aumentar la producción de crudo y así bajar el precio, lo cual repercutiría obviamente en un alivio para los consumidores centroamericanos y del Caribe a más corto plazo que un convenio de esta naturaleza? Y segundo, en su discurso usted mencionó que van a realizar esfuerzos para que el precio del barril se mantenga entre 22 y 28 dólares, como lo había propuesto usted mismo, me gustaría saber ¿qué medidas concretas está pensando usted aplicar para que esto suceda a nivel de la OPEP?

Presidente Chávez: Brevemente, creo que hablé un poco de eso en mis palabras ¿no? La OPEP, de la OPEP, no solamente de la OPEP depende el precio del petróleo, y Venezuela ha estado haciendo esfuerzos conjuntamente con nuestros países de OPEP para buscar esa banda y buscar un equilibrio. El último esfuerzo concreto que hicimos por acuerdo después de intensos debates, fue incrementar la producción a partir del primero de octubre en 800.000 barriles diarios, de lo cual a Venezuela le corresponde casi un 10%, y eso ya comenzó a cumplirse. Pero este año, todo este año 2000, la OPEP ha incrementado en más, creo que en 3 millones, aproximadamente 3 millones de barriles de manera sucesiva, para evitar que el precio siga incrementándose, y estamos siempre, porque ustedes saben, Venezuela tiene la presidencia de la OPEP, y estamos evaluando diariamente la evolución de los precios. Pero como ustedes lo saben, lo vuelvo a repetir ante tu pregunta, hay muchos otros factores que influyen en los precios del barril de petróleo. Seguiremos incrementando nuestros contactos, fortaleciendo la OPEP, unificándola para contribuir con ese equilibrio. Y yo creo que el Acuerdo de hoy es un Acuerdo de cortísimo plazo, y es un Acuerdo en el cual nosotros sí tenemos realmente mayor capacidad de acción, tenemos mayor capacidad de incidencia que en el seno de la OPEP, o del mercado mundial del petróleo. De todos modos, te repito, estaremos atentos para seguirle la pista a la evolución del mercado petrolero y lograr un sólido equilibrio en el mercado, la oferta, la demanda y por tanto el precio del barril de petróleo.

Yudit Marcoleri (Diario El Globo): Buenas tardes, me gustaría conocer la opinión de los mandatarios asistentes de ustedes, sobre la propuesta que hizo el Presidente Chávez en relación con avanzar hacia la integración política continental. Y me gustaría saber también la evaluación que ustedes hacen de este encuentro, en qué medida este encuentro contribuye o si se puede considerar que es un paso concreto hacia la integración, hacia esa integración política.

Miguel Angel Rodríguez, presidente de Costa Rica: Esta reunión y el Acuerdo Energético de Caracas es un paso importante en la integración latinoamericana. Somos un continente muy grande, con grandes distancias geográficas, físicas, con historias muy comunes y con una cultura muy común pero con diferencias y el proceso de formación de la unidad política no se va a dar, creo yo, de una sola vez para todos sino que será un proceso en que distintos grupos irán con distintas velocidades como está ocurriendo en la parte de la integración económica: Mercosur, Mercado Común Centroamericano, Grupo Andino, grupo del Mercado del Caribe, el CARICOM, distintos procesos, distintas velocidades que vayan convergiendo hacia una integración, en el caso económico el ALCA, Integración Económica de todos los países y creo que de una manera similar en el campo político el establecimiento de estas relaciones, de estos ligámenes económicos que van juntando empresarios, trabajadores, a las organizaciones de la sociedad civil, a los gobiernos en distintos grupos de trabajo conjunto, van dando origen a un proceso de movimiento hacia subgrupos de integración política primero y aspiro y creo, hacia una integración latinoamericana cultural y política hacia adelante. Así es como veo el proceso.

Presidente Chávez: Bueno, colorín colorado. Buenas tardes y buen provecho a todos. Perdón, el Primer Ministro Patterson,

Percival Patterson, Primer Ministro de Jamaica: Voy a volver a empezar entonces. Quisiera simplemente contestar también la pregunta final con la perspectiva de la comunidad del Caribe, porque cuatro de los países que somos signatarios de este acuerdo histórico en Caracas también son miembros de la Asociación de los Estados del Caribe. En esta asociación nos hemos comprometido a fomentar a cooperación práctica a través de comercio, turismo y transporte. Así que los recursos que ahora tendremos a disposición, gracias a este acuerdo histórico firmado hoy, nos hará posible el adelantar en otros campos también, explorar nuevos campos tales como la energía, como el desarrollo de nuestros recursos naturales, como el turismo que si estaba incluido anteriormente y, sobre todo, el campo de la educación al cual se refirió esta mañana el presidente Chávez en su discurso.

Nosotros ahora somos los signatarios iniciales de este nuevo acuerdo, y nos sentimos sumamente esperanzados ante la declaración muy clara del presidente Chávez de que este acuerdo estará abierto también a otros Estados del Caribe que cumplan con los requisitos para ello, y también tomamos nota con satisfacción particular de que este acuerdo coexistirá con el Acuerdo de San José, lo cual permite a México seguir contribuyendo al desarrollo de nuestra región. Así que lo vemos como una plataforma para el futuro.

Fuente: Prensa Cancillería

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba