Economía

China: Una lección contundente

China puede convertirse muy pronto en la punta de lanza de la economía mundial y para lograrlo viene moviendo desde hace algún tiempo las piezas del ajedrez al más puro estilo del maestro de todos los tiempos, Garri Kasparov.

El pasado 5 de marzo 2799 de los 2888 legisladores que integran la Asamblea Popular de China sorprendieron al mundo con el acuerdo prácticamente unánime que reconoce y protege a la propiedad privada, a través de una Ley en estudio desde hace 13 años. Sin duda alguna fue un recio golpe para los escasos reductos del centralismo de Estado que aún subsisten en el planeta con un accionar trasnochado y navegando contra la corriente.

El reconocimiento a la propiedad privada responde a la presencia ascendente de capitales que han contribuido con el liderazgo de la economía china. Según la Comisión de Economía y Comercio de Beijing, en el primer trimestre del 2007 la inversión extranjera en diversos sectores de la economía registró un notorio crecimiento. Se aprobó el establecimiento de 329 empresas de capital foráneo, elevando en 700 millones de dólares la inversión, un aumento de casi 70% en comparación con el mismo lapso del año pasado.

El 60% de la economía china está en manos de empresas privadas con capacidad para aportar anualmente 74 mil millones de dólares al gigante asiático. Ahora se iniciará el proceso para privatizar unas cien mil empresas públicas, que tengan como estrategia la competitividad para reducir la pobreza, herramienta que estimula a la libre empresa y a los mercados globales.

De reciente data, el sector inmobiliario se apresta para convertirse en uno de los pilares de la economía. Hasta hace tres años, las viviendas eran asignadas por el Estado o arrendadas por una tasa fija. Este mercado se ha reformado y entraron al ruedo empresas profesionales a partir de la aceleración de la urbanización en el 2001 y al aumento de la inversión en infraestructura. Ahora, con el apoyo del Estado –que estima construir 700 millones de metros cuadrados al año- el sector inmobiliario tiene un futuro esplendoroso.

Según las autoridades, en el 2020 los habitantes urbanos ocuparán 30 metros cuadrados de vivienda per cápita, cifra que representa un aumento de ocho metros cuadrados respecto a la actual. En Beijing más del 60% de las familias no tienen capacidad para adquirir inmuebles, situación que supone el esfuerzo conjunto de estado y empresarios para promover desarrollos urbanísticos accesibles, y alternativas de financiamiento.

Pero más allá de la vivienda de interés social existe un amplio escenario para la promoción inmobiliaria de lujo, monumentales centros comerciales y para el desarrollo inmobiliario turístico. En el año 2005 el ingreso del turismo internacional de China alcanzó a 29,296 millones de dólares. Y según la Organización Mundial de Turismo, en 2020 ese país se convertirá en el primer destino de turismo mundial, atractivo que crece con las 27 maravilllas del mundo proclamadas por la UNESCO, ostentadas por la milenaria cultura china.

El Estado chino considera que el impulso al mercado de bienes raíces ayudará a estimular el consumo, promoverá la demanda doméstica, impulsará la inversión y reforzará el desarrollo acelerado y sano de la economía nacional, además de la generación de empleos. En el 2003 Shen Jianzhong, subdirector del Departamento de Propiedad Inmobiliaria del Ministerio de Construcción, y posteriormente el Consejo de Estado hicieron público el apoyo a la actividad inmobiliaria que hoy adquiere mayores fortalezas con la ley que promueve y protege la propiedad privada. Sin duda alguna se trata de una lección ejemplar y contundente frente a paradigmas basados en el control, la intervención y la asfixia del sector inmobiliario.

Director General del Centro Inmobiliario Profesional (CEINPRO).

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba