Economía

¿Cuál es nuestra verdadera producción de hidrocarburos?

(%=Image(4899387,»C»)%)

Vengo de leer el «Country Report and Forecast – up-date august 2007 -Venezuela at a glance: 2007-2008». Se trata de un informe detallado con proyecciones muy interesantes, elaborado por expertos de The Economist Intelligence Unit que el Embajador Ignacio Arcaya tuvo la cortesía de enviarme. En él, descubrí una contradicción en la cual incurrió también, hasta prueba en contrario, el apreciado amigo y economista (Ph.D) Ramón Espinasa, en sus recientes estudios titulados «Perspectivas económicas 2007 – 2008 – Escenario petrolero nacional e internacional», publicado en noviembre 2006, así como su «Actualización para el IIº semestre 2007», del 26 de julio pasado, ambos presentados a Conindustrias.

Me refiero a lo que varios economistas y «expertos petroleros» han venido aseverando, una y otra vez últimamente, al referirse a nuestra producción de hidrocarburos líquidos para el año 2006. Tanto ellos como The Economist, dan por sentado que lo que reporta la OPEP como «SUPPLY», al referirse a Venezuela, es decir, aprox. 2.400.000 b/d, representa, en promedio, el 100% de nuestra producción diaria de crudo. Al deducir de esa cifra nuestro consumo doméstico, para el 2006, de productos refinados – gasolina, gas-oil, fuel-oil, kerosene…- se desprendería un volumen diario exportado no superior a 1.900.000 b/d de crudo y derivados.

No obstante, es mayormente aceptado que a nuestro país ingresaron, en 2006, por concepto de exportación de hidrocarburos, entre US$58.5 y US$ 60.4 millardos. Si adoptamos entonces el promedio resultante entre ambas cifras, es decir US$ 59.45 millardos y lo dividimos entre 365 días/año y luego entre un precio CIF promedio de 58 US$/b, también aceptado por todos los analistas antes mencionados y aludidos, obtenemos un volumen exportado de 2.784.000 b/d. Si finalmente a esta cantidad se le suma nuestro consumo diario, interno o doméstico (exceptuando los residuos asfálticos y LPG) antes citado, de aprox. 450.000 b/d, obtenemos una producción diaria, promedio, total, de 3.234.000 b/d que coincidiría ciertamente con lo que ha venido sosteniendo insistentemente PDVSA.

Por otra parte, al promediar lo percibido por impuestos, royalties y dividendos, sobre la producción propia de PDVSA, con lo proveniente de la asociación de ésta, en diferentes proporciones, con los 4 consorcios que explotaban las concesiones de la «Faja», podemos calcular, «grosso modo», que la participación fiscal del Estado en 2006 fue cercana al 65% del valor FOB de todos los hidrocarburos exportados y realmente cobrados. De esa manera, logramos definir un ingreso fiscal, para ese año, cercano a los US$ 30 millardos. Esta cifra corresponde también, en términos generales, con la que admiten las diferentes partes y analistas – BCV, gobierno, expertos independientes y líderes de la oposición.

En cuanto a la Agencia y no, por cierto, Asociación Internacional de Energía, como a muchos les ha dado por llamarla, me he ocupado de visitar su sede en París hace pocas semanas. Después de haberme entrevistado con algunos de sus calificados voceros, obtuve la confirmación acerca de la información que se encuentra publicada desde hace meses. Me refiero a que, contrariamente a lo se que repite constantemente, a través de varios medios de comunicación, para 2005 la AIE reportó, oficialmente, que la producción venezolana de hidrocarburos había sido de 170 millones de toneladas. Al multiplicar esa cantidad por 7 b/ton obtenemos aproximadamente 1.19 millardos de barriles para todo ese año. Al dividir esa producción entre 365 días, se obtiene nuevamente un promedio de 3.260.000 b/d.

En resumen, éstas son las cuentas elementales que se desprenden de las cifras oficiales de ingresos fiscales que la República ha obtenido, en 2006, por concepto de exportación de hidrocarburos, así como del precio promedio por barril exportado. Estos valores han sido aceptados por los diferentes analistas, por la AIE y por el Economist Intelligence Unit. En cuanto al volumen de producción que, según la interpretación que se le dé, la OPEP le atribuye a nuestro país, habría que indagar acerca de su fuente de información, así como sobre el significado exacto que dicha organización le otorga al término «Supply», es decir «Suministro», el cual suena evidentemente ambiguo o cuando menos confuso.

En ese sentido, el Ministro-presidente de PDVSA declaró enfáticamente, en días pasados, que el origen de la discrepancia existente entre las distintas cifras de producción, estribaría simplemente en la renuencia, de algunos organismos internacionales, a incluir los 600.000 barriles/día de petróleo sintético – up-graded -producido en la faja del Orinoco, al totalizar nuestra producción.

Esta información tampoco suena muy convincente, ya que el Ministerio a su cargo ha podido y debido lograr la necesaria corrección desde hace ya mucho tiempo. Eso es, a menos que nuestras autoridades, ante las reducciones de producción, «acordadas» últimamente en el seno de la OPEP, con el fin de mitigar la baja del precio del crudo, ocurrida entre agosto 2006 y febrero 2007, hayan decidido hacerles trampa a nuestros socios. No sería la primera vez que eso suceda en el seno de dicha organización.

En todo caso, lo más sano y fructífero, en mi opinión, es hablarle claro a nuestra sociedad. El tratar de alimentar falsas esperanzas de «cambio» en el campo político-institucional, únicamente basadas en una supuesta caída drástica de nuestros ingresos, eventualmente causada, a su vez, por una todavía improbable reducción considerable de nuestra actual producción de petróleo, así como de sus precios internacionales, no parecería corresponder a una realidad que se ajuste al presente y ni siquiera al futuro cercano de nuestro país. Las situaciones graves y serias deben ser enfrentadas con la máxima seriedad, junto con el necesario arrojo, siempre institucional, democrático y con el mayor apego a nuestra Constitución que una tal gravedad requiere y merece.

*Ing. Químico – University of Oklahoma (1958)
PhD. en Ciencias Económicas – Université Paris IX-Dauphine (2000)
Investigador Asociado a la Escuela Doctoral – Université Paris IX-Dauphine
Investigador asociado al Eurisco

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba