Economía

Cuando el dólar se fortalece y el petróleo vale menos

La economía mundial está afectada simultáneamente por dos condiciones de mercado desde junio del 2014. El dólar se ha fortalecido 10% (con respecto a otras monedas); a la vez que el precio del barril de petróleo ha caído 50%.

En el caso de los Estados Unidos, este doble juego ha mantenido estable los índices del S&P 500. Esto debido a que ha habido una recesión en los beneficios de las empresas en el primer trimestre del año. Lo que no ocurría desde el 2009.

Esta caída de las ganancias no hace presagiar que Estados Unidos se vea amenazada por una recesión económica en un futuro cercano.

Señales ambiguas

El asesor de inversiones Chris Puplava no cree que, esa caída en las ganancias, vaya a ocasionar una recesión.
Recordó que desde 1960 ha habido trimestres de ganancias negativas, en años no recesivos, en 31 ocasiones con mercado en alza en el 60% de las veces.

Sin embargo, llamó la atención que para marzo hubo un sombrío reporte de empleo, “como evidencia de que EEUU estaría deslizándose hacia una recesión. Pero una caída de un punto, no señala una tendencia”.

También el asesor de inversiones recordó que las recuperaciones de los negocios terminan “típicamente debido a varios tipos de excesos, tales como las burbujas de activos, gastos excesivos en sectores cíclicos de la economía o alta inflación. Hoy, ninguno de esos excesos están presentes, lo que me lleva a pensar que los riesgos de recesión están lejos del horizonte”.

Esta mezcla de situaciones, lleva a Puplava a estimar que en el segundo trimestre el dólar se “enfriará” luego de su alza, dejando espacio para una recuperación en los “commodities”.

Asimismo, consideró que la gran incógnita será este año si el Federal Reserve de EEUU procederá a elevar las tasas de interés.

El dólar

La fortaleza del dólar, que en alguna medida debilitó los precios del petróleo, ha sido aprovechada por otros países. Tal es el caso de Japón, que ha logrado impulsar sus exportaciones con el objetivo de salir de la recesión, inducida por el desastre nuclear de Fukushima.

Luego de tres años, Japón tuvo en marzo su primer superávit en su comercio exterior (que a pesar de haber sido estimado) fue cinco veces superior al cálculo más optimista.

Las exportaciones de Japón aumentaron 8,5%, el octavo incremento consecutivo, y las importaciones de petróleo disminuyeron en un 14,6%.
En cuanto a las exportaciones: a Asia, que para Japón contabilizan el 50% del total, en marzo aumentaron en 6,7%; a China, que en febrero cayeron en 17,8%, en marzo aumentaron en 3,9%; a EEUU (su mayor socio comercial) aumentaron en 21,3%.

Es significativo el aumento de las exportaciones hacia los EEUU. En febrero, ya se había incrementado 14,5%.

El petróleo

Para Roger Aliaga-Díaz, economista senior de Vanguard, la caída de los precios del petróleo se debe parcialmente al fortalecimiento del dólar. Estima que de ese 50% de la caída del precio del petróleo, una quinta parte puede deberse al fortalecimiento del dólar.

Otra causa que encontró Aliaga-Díaz, es el debilitamiento de la demanda mundial del crudo. La cual estimó haya causado otro quinto de la pérdida de valor.

En tanto el 30% restante (tres quintos), se debería al incremento de la oferta de petróleo en el mundo.

En esta última consideración, el economista distribuye el incremento de la oferta al aumento de producción en Canadá, y en el propio EEUU, la normalización de la producción de Libia y la decisión de los países de la OPEP de no reajustar sus cuotas de producción ante el aumento de la oferta.

Aliaga-Díaz considera que no es negativo para EEUU el efecto de petróleo barato debido al abundante suministro. Explicó que una disminución en el precio, es tomado como una rebaja de los impuestos. El dinero ahorrado, es gastado en otro sector de la economía, “lo que impulsa otras compras, fuera del sector energético”.

“Algunos cálculos gruesos que hemos hecho en el pasado y ,otros estudios académicos, han mostrado que por cada 10% de caída en el precio del petróleo, se impulsa el PIB en cerca de 10 a 20 puntos básicos.

En cuanto a cómo afectaría la caída de los precios a las economías petroleras, el economista senior de Vangurad estima que no afectará a China, India e Indonesia, por ser importadores netos de petróleo.

Lo que no ocurriría con exportadores netos de petróleo, como Rusia, Nigeria y Venezuela, para los cuales “el riesgo de default no está fuera de las posibilidades”, concluyó en su análisis Roger Aliaga-Díaz.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar