Economía

De cómo el estatus quo puso de rodillas al presidente de Pdvsa, por Blanca Vera Azaf

La semana pasada el estatus quo del alto gobierno decidió dinamitar al gabinete económico de Nicolás Maduro. En medio de la peor crisis económica de los últimos 100 años, con niveles de inflación superior a 500% y una escasez de productos esenciales -que en algunos casos llega al 95%- los grupos de poder rechazaron las reformas económicas y se impusieron por encima del interés nacional.

La destitución del vicepresidente del área económica, Miguel Pérez Abad, fue sólo un detalle si se compara con el ataque que el sector radical del chavismo hizo en contra del presidente de Petróleos de Venezuela, Eulogio Del Pino. La razón tiene que ver con la postura mucho más racional asumida por el presidente de la petrolera estatal, en cuanto al manejo del negocio petrolero en momentos en los que la producción ha caído y el precio del crudo pareciera enfrentar tiempos peores.

¿Qué sucedió? Muy sencillo de explicar: Los egoísmos y retaliaciones políticas sacaron toda su fiereza dentro de los radicales del Partico Socialista Unido de Venezuela, que si bien no representa a la mayoría del chavismo, si es de los que hace mucho ruido y siembra temores en el presidente Nicolás Maduro. Su salvación personal es lo más importante y utilizar el discurso de defensa del legado de Chávez y o del Plan de la Patria suena muy bonito pero no es realmente lo que impulsa sus más profundos deseos.

Maduro no fue capaz o no quiso defender a los moderados y pragmáticos de su gabinete económico y prefirió darles la espalda, aun cuando los reformas económicas le prometían un respiro si éstas llegaban a tener éxito.

Aquí hubo todo un plan orquestado en horas para cambiar el rumbo de ciertos acercamientos con la empresa privada y con inversionistas extranjeros que podían levantar la capacidad de producción del deteriorado y casi muerto Lago de Maracaibo; así como de la promesa falsa que ha resultado ser la Faja Petrolífera del Orinoco.

La gota que derramó el vaso fueron las declaraciones que diera Eulogio Del Pino el 26 de julio en el marco de la Asamblea de la Cámara Petrolera de Venezuela. Allí señaló “Debemos ir a nuevo modelo con mayoría del sector privado y eso pasa por un reconocimiento de errores: Creo que lo que se hizo en el lago de Maracaibo tuvo muchos errores, debemos reconocerlo y hemos ido a un esquema en el cual a todos aquellos empresarios, que aún quieran continuar, vamos a devolverle sus actividades”. Según reporta la nota escrita por el periodista especialista en el área petrolera, Andrés Rojas Jiménez, para el portal Petroguia, los asistentes comenzaron a aplaudir a rabiar.

Pero Del Pino -un ingeniero de carrera dentro de Pdvsa, con postgrado en la Universidad de Stanford y muy respetado por su experticia técnica- fue mucho más allá y señaló: “En la Faja del Orinoco, tenemos firmados acuerdos con 20 empresas mixtas con una modalidad que rige esta nueva estrategia que estamos llevando adelante porque son compañías en la cual la parte privada tiene 80% y PDVSA 20%. ¿Qué significa ese 20%? Primero, permite una lista prioritaria de pagos; y segundo, le da seguridad desde el punto de vista de impuestos y permisología. Nuestra participación accionaria es para dar confianza”. Luego de esto se desataron los demonios y fue imposible detenerlos.

El nuevo Diario El Universal, que no disimula su simpatía hacia el gobierno, salió a la calle el 28 de julio con un titular que dejó a todos asombrados: “Del Pino reconoce error en estatizaciones en el Zulia”.

Para una periodista del área económica como yo, el hecho de que aparezca en ese periódico un titular de este calibre despierta suspicacia. Mucho más si se toma en cuenta que -por órdenes de sus desconocidos dueños y del propio director- se decidió acabar con el mejor equipo de periodistas del área económica del país. Si lo sabré yo que por años competí con ellos.

Esa publicación no había sido fortuita. En realidad fue un plagio a la nota a la nota del periodista Andrés Rojas Jiménez en Petroguia, lo que motivó una disculpa por parte de El Universal por este desliz poco ético. Pero también reveló que la influencia que sigue teniendo el ex presidente de Pdvsa, Rafael Ramírez, en lugares donde Del Pino no los tiene.

Tres tweets del ex presidente de Pdvsa radicado en Nueva York, fueron la clave para entender todo: @RramirezVe: La Política Petrolera del Cmdt Chávez es correcta La nacionalización le devolvió el petróleo al Pueblo Es su legado! @RramirezVe: El Chavismo siempre estará unido en defensa de PDVSA y contra su privatización. @PDVSA es del Pueblo. Viva Chávez!; @RramirezVe: La Soberanía y el control del Pueblo sobre el Petróleo es fundamental para Construir el Socialismo. Palabra de Chávez.

Sin embargo, la reacción más contundentes vinieron por parte de Diosdado Cabello, vicepresidente del PSUV, quien en su programa “Con el Mazo Dando” señaló: “Van a debatir sobre la situación de la industria petrolera, la empresa que ellos quisieron acabar cuando la pararon y entregaban la Faja Petrolífera del Orinoco a precio de Carbón (…) no van a privatizar Pdvsa porque aquí va a gobernar la revolución hasta que se acabe el petróleo”.

Por su parte, Elías Jaua, respondió a Del Pino a través de su cuenta de Twitter al señalar: @jauamiranda: “Será que olvida que hay un Plan de la Patria aprobado por el voto popular y hecho ley de la República? Viva Chávez!”.

Más adelante el alcalde Jorge Rodríguez no se quedó callado y destacó la firmeza e integridad de las petroleras y los petroleros, y los exhortó a mantenerse en combate a través de su labor y compromiso patrio. “Acabaremos con los bachaqueros corporativos que toda la vida han vivido de las manos callosas de los trabajadores petroleros. Estamos en las calles y de aquí no nos vamos”, dijo.

Todos estos personajes no son más que parte el estatus quo que ha estado gobernando este país por 17  largos años.

No sabemos qué sucedió después de esto, pero sí pudimos darnos cuenta que el 5 de agosto en un acto el PSUV con obreros petroleros el presidente de Pdvsa, en compañía de Diosdado Cabello y Elías Jaua -y no de Nicolás Maduro- cambió radicalmente su discurso y dijo: “Han tomado unas declaraciones en un medio escuálido, la han armado y han tratado de hacer ver de que ahora estamos tratando de privatizar la industria. ¿Cómo es posible que lleguen a esos extremos? Es parte de la estrategia de división y de generar dudas entre nuestros trabajadores petroleros, que han sido reivindicados por esta revolución como nunca antes”.

Como si esto no fuera suficiente en su cuenta de Twitter pudimos leer: @delpinoeulogio En @PDVSA afianzamos la política nacionalista, es un logro de Hugo Chávez. ¡Soberanía Petrolera! Y un segundo tweet que rezaba: @delpinoeulogio Estamos rodilla en tierra con la Revolución y nuestra fuerza trabajadora. ¡PDVSA SOCIALISTA!. Finalmente escribió ese 5 de agosto: @delpinoeulogio Hoy junto a @dcabellor @jorgerpsuv y@jauamiranda enviamos un contundente mensaje de fuerza revolucionaria!!

Ahora bien, conocemos los serios problemas para poder levantar la producción en la Faja, también de las preocupaciones para poder cumplir con la entrega de dólares a la nación dada la caída del precio del petróleo. Sabemos que el modelo de distribución de las empresas mixtas no les permite a los socios de Pdvsa tener garantías sobre su operación. Es así como hay pleno entendimiento de que para poder aumentar la producción se requiere capital extranjero. Todo esto son criterios que comparten chavistas y opositores en líneas generales: No hay duda de que hasta ahora el modelo de estatizaciones ha traído ruina y hambre.

Si Eulogio Del Pino y Miguel Pérez Abad se atrevieron a sentarse con el sector privado y plantear alternativas distintas a las que hasta ahora no han funcionado fue con el permiso del Presidente Nicolás Maduro. Entonces, ¿Por qué los ataques desde el sector radical a Del Pino? ¿Por qué Maduro no salió en su defensa y sacrificó a Pérez Abad? ¿Por qué no solicitó la renuncia del presidente de Pdvsa?

Ante tantas interrogantes solo hay respuesta para la última: Pdvsa prepara un canje de bonos y una titularización de la deuda con proveedores. Los inversionistas internacionales sólo confían en Del Pino. No hay ninguna otra figura dentro del alto gobierno que pueda sentarse con las empresas internacionales, con los tenedores de bonos, con los deudores. Sólo Eulogio.

No es difícil concluir entonces que luego del mes de noviembre -y si de hecho se llevan a cabo las operaciones financieras de Pdvsa- la figura de Del Pino pueda ser sustituida.

Quizá lo que más decepción causa es el hecho de que el ministro más importante del gabinete y presidente de Pdvsa fue atacado sin piedad y él no tuvo el coraje para mantener su postura, aun sabiendo que los cambios que impulsaban eran los correctos en beneficio de cada una de las arruinadas familias venezolanas.

Estoy clara que para la oposición venezolana el referendo revocatorio es una salida constitucional y necesaria. Podría decir que para los más pobres es hasta de supervivencia. De allí que creer en que el gobierno de Maduro pueda lograr un milagro económico resulta hasta inocente

Sin embargo, no puedo dejar de pensar en cuál será el interés oculto de los radicales para boicotear las labores el gabinete económico, en momentos en los que el Plan de la Patria deberías ser letra muerte ante tantos venezolanos buscando comida dentro de la basura y niños con serios problemas de atención por falta de alimentos.

Si usted se está preguntando ¿Quién manda en este país? A mí no me pida respuesta. No lo sé.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba