Economía

Democracia participativa: les participo que…

…“ustedes, dueños del petróleo, no participarán del negocio petrolero. Así lo hemos decidido sus representantes. Se trata de un asunto de Estado no discutible, y quien lo ponga en duda será considerado enemigo del pueblo”…

Tal era la concepción puntofijista de la participación. Tras una fachada de democracia formal, el cogollo que manejaba la economía logró así esfumar 25 años de renta petrolera sin dejar rastros en el bolsillo popular. Sencillos estudios actuariales demuestran que de haber cedido a los ciudadanos apenas un tercio del negocio petrolero a través de fondos de pensiones, habría desaparecido la pobreza en este país.

El reto de la revolución postcapitalista en ciernes es virar el patrón de conducta de los políticos, del festín del poder hacia el altruismo y la solidaridad, empresa peliaguda porque interesa las más primitivas motivaciones del ser humano.

El cambur corruptor

La experiencia referida por Julio Borges en su artículo “El petróleo y los simios”
(El Universal, 12-9-00 y en nuestra página web) ayuda a dilucidar el origen de la conducta puntofijista. Se trata de un programa de investigación científica llevado a cabo por un grupo de antropólogos en Africa Central con una comunidad de simios, con el objeto de estudiar su reacción ante fenómenos de abundancia que desequilibraran las condiciones normales de la naturaleza. El experimento consistía en colocar diariamente una montaña de cambures en el centro de vida de la comunidad, monitoreando su comportamiento ante el evento. Ocurrió que prestamente un grupo de simios se apoderó de los cambures, adjudicándolos discrecionalmente a determinados miembros de la comunidad a cambio de culto a la personalidad, favores sexuales u otros actos de sumisión, desatándose un proceso de lucha por el poder que potenció la arbitrariedad. La abundancia se trocó en escasez y hambre para la mayoría de los simios, muchos de los cuales emigraron. Hasta aquí, del artículo de Borges.

Del Estado Camburero al Estado Petrolero

Si los científicos proyectaran tal experiencia en la máquina del tiempo, descubrirían que a continuación un equipo de intelectuales al servicio de la élite simia diseñaría una ideología destinada a lograr la aceptación gustosa de las injusticias por parte de los miembros de la comunidad, y a crear la necesidad del Estado Camburero. Quien la objetara, proponiendo la simple entrega a cada quien de su cambur sin pagar el peaje oficial, sería declarado traidor a la causa simia. Aunque la distribución equitativa fuera lo óptimo moral y económicamente, los manejadores del Estado adjudicarían los bienes comunes en función de sus propios intereses. Este es el fenómeno que obsesionó a Marx, quien entendía la ideología como falsa conciencia, a sea un instrumento de sometimiento de la sociedad inventado por los poderosos para enmascarar la injusticia y nublar la percepción de la realidad. Es así como el Estado Petrolero puntofijista crea su ideología en función del poder de la élite, logrando el récord de 25 años de despojo a los dueños del petróleo.

¿La cuarta vía?

Avanzando en la máquina del tiempo, hoy asoma tímidamente una nueva visión, liberada de la carga ideológica del poder y oxigenada con un fresco concepto de revolución distributiva asociada a la reivindicación del altruismo. Los doctores en economía Francisco Rodríguez (Jefe de la Oficina Asesora de la Asamblea Nacional) y Felipe Pérez (Investigador del IESA) han lanzado sendas propuestas de alta significación por su capacidad fecundadora del proceso bolivariano (El Universal 18-7-00 y 21-9-00, y en Punto de Encuentro de nuestra (%=Link(«http//www.fmonaldi.com»,»página web)»)%). Rodríguez propone asociar al pueblo a la economía, capitalizándolo mediante la cesión de acciones de compañías productivas privadas o estatales. Por su parte, Pérez plantea la revolución capitalista mediante la redistribución en un momento inicial de las tierras productivas. A la hora de cuantificar, ambas propuestas se orientarán necesariamente a los vastos activos estatales, por lo que requerirán de una buena dosis de altruismo por parte de los políticos para superar el ancestral apego al poder, o quizá de sabiduría para conservarlo.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba