Economía

Descartan nuevas devaluaciones

El presidente de la Comisión de Administración de Divisas (CADIVI) de Venezuela, Manuel Barroso, asegura que el Gobierno no tiene prevista ninguna otra devaluación en el corto plazo tras unificar la tasa de cambio del dólar en 4,30 bolívares.

Barroso señaló en una entrevista con Efe que las autoridades venezolanas van a revisar el impacto de la medida que acaba de entrar en vigor para determinar si hay que ajustar los precios topes fijados por el Gobierno en algunos productos, aunque subrayó que esa decisión sólo se producirá tras hacer el estudio pertinente.

«La decisión (de devaluar) se está tomando en este momento que es el momento adecuado para tomarla y no estamos pensando que en un plazo breve se vaya a tomar una medida distinta», indicó Barroso, en referencia a la reciente eliminación de la tasa preferencial de 2,60 para productos como medicamentos o alimentos.

No obstante, el presidente del ente encargado de gestionar y controlar el uso de las divisas que necesita el país, dependiente del Ministerio de Finanzas, recordó que «en economía permanentemente hay que ir revisando las situaciones que se van presentando y todo Gobierno responsable debe hacerlo».

Barroso explicó que la decisión, anunciada el 30 de diciembre y efectiva desde este mes, busca «simplificar los procesos, atacar el fenómeno de la especulación y maximizar los mecanismos de transparencia».

Defendió la medida y aseguró que el sistema dual de 2010 significó una «suerte de transitoriedad» y que, cumplida esa etapa, el Gobierno vio la necesidad de unificar el tipo con el 4,30 que rige para el resto de productos y servicios.

«Esa decisión, que se tomó en su momento, era la adecuada para aquel momento, hoy, al revisarla un año más tarde, la adecuada (…) es la que se está tomando», dijo.

Barroso culpó a la especulación de influir en la inflación del país, que en 2010 llegó al 26,9%, y negó que la unificación del tipo de cambio vaya a impactar de manera importante en ese indicador este año.

«Eso va a tener un impacto sin duda, pero un impacto que ha sido medido por el Banco Central y por el Ministerio de Finanzas y que esperamos, desagregando el peso que tiene la especulación, no sea algo realmente importante», dijo, sin precisar cifras.

Indicó que el Gobierno realiza reuniones para revisar el impacto de la medida en los precios, y señaló que el Ministerio de Alimentos, por ejemplo, ya está haciendo esa evaluación.

«El Ministerio de Alimentación, junto con el Ministerio de Comercio, revisará si hay necesidad de hacer algún ajuste de precios», dijo.

Con relación a las necesidades de divisas que puedan tener los productores e importadores, que tienen que solicitarlas al organismo a través de diferentes procedimientos debido control de cambios vigente desde 2003, Barroso defendió la agilización en la tramitación de esas solicitudes.

«La simplificación tiene que conllevar una agilización, mecanismos que hagan mucho más expedito el proceso de obtención de divisas en el caso en que sea requerido», dijo.

«Es posible que en algunos sectores se requieran mayor cantidad de divisas para atender esos requerimientos, eso será sin duda alguna atendido, el Banco Central realiza esos estudios económicos y determinan cada mes cuál es la necesidad de divisas de la economía nacional», dijo.

Con relación al desajuste del precio del dólar en el mercado negro frente al precio oficial (más de 8 bolívares contra 4,3), Barroso aseguró que tiene un impacto marginal en la economía real desde que el Estado intervino a mediados del año pasado las casas de bolsa, como se denominaban los negocios privados de cambio.

«Ningún importador va a realizar una importación saliendo a comprar divisas a la calle», indicó.

Con relación a las alrededor de 200 peticiones de empresas trasnacionales para obtener divisas y repatriar sus ganancias, Barroso indicó que está cerca de concluir la evaluación de la comisión presidencial encargada de dictaminar sobre el asunto.

«Ese proceso de evaluación debe estar próximo a concluir, y a partir de ese momento entonces nosotros comenzaremos a través de un cronograma a atender esas solicitudes», señaló.

Puntualizó que se trata de establecer cuál es el punto de equilibrio entre la inversión y las «ganancias razonables», concepto que, aclaró, trata de determinar esa comisión.

Barroso no precisó el monto al que ascienden esas peticiones pero subrayó que lo solicitado no necesariamente se corresponderá «con lo que finalmente se vaya a autorizar», ya que de los análisis y la legislación vigente se determinará cuál es «el dividendo o la ganancia producto de las operaciones en el país».

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba