Economía

Desde PDVSA hasta PSUVSA

Paradójicamente, mientras se hace más factible imaginar una nueva economía y un nuevo orden energético mundial y, por tanto, prever que las naciones deberán fijar, como un objetivo primordial, mantener el acceso ininterrumpido a unas existencias de energía constantes, en Venezuela, el teniente coronel Chávez Frías se empeña en desmantelar la Industria Venezolana de los Hidrocarburos, para lo cual, ya destruyó a su principal empresa, la cual conocimos, en el pasado reciente, como Petróleos de Venezuela, S.A.(PDVSA).

Ciertamente, observamos, en todo el planeta un despliegue de actividades operativas en busca de hidrocarburos ya que, la demanda de energía no podrá hacer otra cosa que aumentar aun a pesar de importantes mejoras en la eficiencia energética para reducir el consumo y porque, desafortunadamente, todavía el mundo no puede, contar con fuentes de energía alternativas confiables, accesibles y económicas con base continua, a pesar del gran énfasis en investigación e inversiones que actualmente se dedican a ese fin.

Como consecuencia de lo expuesto, vemos cuantiosas inversiones en diversos lugares del globo terráqueo como Arabia Saudita, Qatar, Emiratos Árabes, Trinidad, India, Liberia, Argelia, Libia, Guinea Ecuatorial, Australia, Turkmenistán, Kazakstán, Angola, China, Mauritania, Nigeria, Filipinas, Australia, Noruega, Reino Unido, Estados Unidos y tantos otros, donde compañías energéticas, de servicios y gobiernos están invirtiendo cientos de miles de millones de dólares en infraestructura para el desarrollo campos de petróleo y gas.

Vemos también, los extraordinarios esfuerzos que hace Canadá para desarrollar e industrializar sus arenas bituminosas a cielo abierto que demandan grandes inversiones, tecnología de avanzada y estrictos controles ambientales.

De igual modo, cerca de nosotros Brasil busca, su independencia energética y trata de convertirse en un exportador neto de crudo a los Estados Unidos. Para ello, ha estado explorando con gran éxito, en las aguas profundas de su plataforma continental, en la Costa Oeste de África, en el Golfo de México y adquiriendo refinerías dentro de los Estados Unidos.

Mientras todo esto y mucho más, sucede alrededor del mundo, en Venezuela, una desgracia de atraso y destrucción se mantiene desde hace una década, empeñada en destruir todo lo existente, las instituciones, organizaciones y hasta la lógica social del venezolano incluyendo, como ya lo acotamos, nuestra Industria de los Hidrocarburos.

Estamos claros que esta soldadesca ya sepultó a PDVSA, transformada ahora en brazo ejecutor de un proyecto político, oficializado y legalizado. Para comprobar esta nefasta pero cierta afirmación, basta con recordar que en la Gaceta Oficial del 6 de agosto de 2008, se incluyo la reforma parcial del Decreto 3.299, contentivo del Acta Constitutiva de PDVSA, donde se modificó la cláusula trigésima, que preveía «el Presidente y los demás miembros de la Junta Directiva de la sociedad (PDVSA) no podrán desarrollar actividades como directores de organizaciones políticas mientras estén en el ejercicio de sus funciones».

La reforma publicada en Gaceta consistió en la incorporación de la nefasta frase siguiente: «salvo autorización del Presidente de la República». Obviamente, directamente enfocada a legalizar el rol sumiso y vergonzoso de Rafael Ramírez, Ministro de Energía y Petróleo y Presidente de PDVSA desde el año 2004 y Vicepresidente del PSUV, nombrado hace seis meses. De esta manera y por decisión del Teniente Coronel Chávez Frías, amo absoluto de todo, el que manda en Venezuela, Rafael Ramírez, sí puede ejercer funciones directivas en cualquier organización política, aun siendo Presidente de la empresa estatal petrolera. Valdría preguntarse que hubiese opinado, en su momento, Hugo Chávez, Alí Rodríguez, la Asamblea Nacional (Congreso Nacional), Contraloría General y Tribunal Supremo (Corte), si por ejemplo, alguno de los presidentes de PDVSA antes de 1999, hubiese sido, además, Presidente de AD, Vicepresidente de COPEI o Secretario General del MAS.

No conformes con esta funesta inclusión, también se modificó, de acuerdo con la Gaceta Oficial, el Decreto 3.299, en la cláusula segunda de los estatutos para ampliar la razón social de PDVSA, incorporando funciones no relacionadas con la actividad de hidrocarburos, entre ellas «fomentar el desarrollo integral, orgánico y sostenido del país» a través de sociedades de carácter agrícola, industrial, de elaboración o transformación de bienes y su comercialización, y prestación de servicios». También PDVSA puede ahora fusionar, reestructurar o liquidar empresas de su propiedad, otorgar créditos, financiamientos, fianzas, avales y garantías, y realizar las operaciones, contratos y actos comerciales que sean necesarios o convenientes para sus objetivos. Esto por supuesto, para legalizar lo ya ocurrido, violando normas, en 2007, cuando PDVSA agregó a su estructura siete nuevas filiales no petroleras que iniciaron formalmente funciones en enero de 2008: Agrícola, Industrial, Servicios, Gas Comunal, Naval, Desarrollo Urbano, Ingeniería y Construcción.

Estos cambios decididos en Palacio, anunciados subrepticiamente por el Amo con la mayor socarronería posible, forman parte, sin duda, del proyecto de transformación que incluye el trueque como mecanismo comercial de los hidrocarburos y el regalo, la dadiva y la donación como práctica de mercadeo. Todo en función de usar, la patrimonialidad nacional para preservar y potenciar los intereses del partido político del cual es Amo, el teniente coronel Chávez Frías y es Vice-Presidente, el Presidente de ex PDVSA, Rafael Ramírez.

Pronto veremos y quizás muchos con naturalidad, las cuentas de PSUVSA, reflejando sus exportaciones de un millón de barriles y sus ingresos de 20 mil toneladas de bananas, 100 mil toneladas de nuez moscada, 100 mil quintales de hojas de coca, 5 mil cabezas de “vaquillas”, 200 mil frascos de picante caribeño, 10 mil cubanos y 5 mil bolivianos, 5 mil kilos de queso, 20 mil reservaciones de facilidades vacacionales, jirafas, caimanes, culebras, para el zoológico, etc., etc., etc. Que no nos extrañe.

Bajo la visión política e ideológica de Hugo Chávez, la seccional petrolera del partido de gobierno (ex PDVSA), comandada por el Vice-Presidente del PSUV, estará dedicando prácticamente todo el dinero a financiar los programas “sociales de la revolución bolivariana» y a cumplir las órdenes de suministro de dinero, crudo y/o productos a cuanta organización, ente o país Hugo Chávez ofrezca alguna donación, dádiva o regalo a cambio de apoyo o de un conveniente silencio.

Si todavía hay alguna duda, debe bastar con recordar algunas cosas importantes, solo como ejemplo, ya que seguramente con un pequeñísimo esfuerzo ustedes podrán añadir páginas enteras de ejemplos.

1. Hugo Chávez, asumió el poder hace ya casi 10 años, desde el principio ofreció, la construcción de varias refinerías en el país, basadas en el eje Orinoco-Apure. “Refinación Nacional”, para ir contra la red de refinación internacional que mantenía PDVSA en el Caribe, Estados Unidos y Europa. Con el paso del tiempo, 1999-2008, la soldadesca que desgobierna el país no ha construido ni una sola refinería en Venezuela. Esto es obvio y no necesita demostración, no están a la vista. Por lo contrario, ha destruido más del 40% de la capacidad de refinación nacional.

2. Estamos vendiendo nuestra participación en refinerías y estaciones de servicio en los Estados Unidos, vale decir estamos vendiendo a Citgo, pero no para invertir en Venezuela, lo hacemos para comprar redes de estaciones de servicio en Argentina y Brasil no rentables, entregar diesel ruso en Argentina pagado a precio de mercado y vendido en condiciones lesivas al patrimonio nacional, operar y ampliar en Bolivia la industria del gas, mientras, en Venezuela, el gas es deficitario y no existe una verdadera industria de gas, comprar y/o invertir en refinerías en Brasil, Uruguay, Ecuador, Nicaragua, Vietnam, Bielorrusia, Paraguay y otros tantos destinos y en Venezuela tenemos una infraestructura nacional en crisis, ampliar la refinería de Kingston en Jamaica, asfaltar carreteras y aeropuertos en República Dominicana.

3. Además, gastamos cantidades de dinero no precisadas, para reactivar en Cuba una refinería que debe ser calificada como una chatarra tecnológica y operativa y ofrecimos construir una nueva Refinería en Panamá, solo para avivar el fuego de la disputa con Guatemala, sobre la sede de la nueva refinería de Centro América.

Por supuesto que todo lo anteriormente descrito, va en detrimento del Patrimonio Nacional y nos permite asegurar la falsedad y pronósticar el fracaso del anunciado plan estratégico: Plan Siembra Petrolera, supuestamente destinado a aumentar la producción de Venezuela de los aproximadamente 2,4 millones de barriles diarios (MBD) de hoy, según cálculos independientes, entre ellos la OPEP, hasta 5,8 MBD en 2012, con unas inversiones que teóricamente ascenderán a un total de 56.000 millones de dólares, bajo el supuesto que el 30% de esta suma deberá obtenerse de las compañías extranjeras que trabajan en Venezuela, muchas de las cuales, por cierto, han reducido sus inversiones en los últimos tres años.

El proyecto de Hugo Chávez, continuará avanzando, inexorablemente, ante el silencio y la inacción política nacional, ante la incomprensión e indiferencia de los sectores populares, materializando en el presente, la dolorosa destrucción del futuro de los venezolanos. A menos que sea detenido con determinación y firmeza.

Por ahora, una irrefutable conclusión: PDVSA ha fallecido. Aparece en escena PSUVSA.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba