Economía

Deuda topográfica

Independientemente de sus posturas ideológicas, contamos con venezolanos de respeto y credibilidad que hoy intentan un precario equilibrio frente al régimen, quizá con la recóndita esperanza por una tardía rectificación que, a la postre, no les reste prestancia a la larga trayectoria personal. De un convencido marxismo, sobrevivientes a las crisis teóricas y políticas que ha experimentado la escuela y sus aplicaciones, tienen por empeño esperar una reorientación del gobierno, sabiéndolo o presintiéndolo de una distinta naturaleza; no adelantar, luego de siete largos años, una opinión definitiva para prevenir por siempre un desliz, si hubiere rectificación; y presumiendo, simplemente, que algunas observaciones o advertencias pueden escucharse en las altas esferas, dirán de un genial hallazgo estratégico si fuesen testigos de la inédita transformación del hecho cuartelario, surgido por 1992, en una epopeya proletaria, según el cánon.

Asimilamos en tales circunstancias a Domingo F. Maza Zavala, con serias responsabilidades en el BCV, quien desliza algunas críticas en torno a la política económica concebida, ambientada y adelantada por su equipo, más que por el propio Presidente Chávez, pretendiendo la prudencia a todo trance: lo sabe errático, le falta poco por denunciarlo dado el sistemático afán de subordinar al ente emisor contrariando la Constitución, pero recoge prontamente lo dicho a favor de algunos enunciados abstractos o de buenos deseos. Recientemente, al disertar sobre el crecimiento económico con calidad, constató un descenso del PIB per cápita: 2001, 2.382 dólares; 2002, 1.239 dólares; 2003, 870 dólares; 2004, 859 dólares; 2005, 875 dólares, mas agrega «una minoría (de no más de 25 o 30%) ha cobrado mayores cuotas del ingreso estos años», como si bastara para evadir el retroceso y la misma agravación de las desigualdades que comporta el modelo de «desarrollo» en curso, por no hablar de la vieja y novísima oligarquía rentista que nutre.

En los límites del desconcierto, a un intelectual de la valía de Maza Zavala, más que al régimen, se le ofrece generosamente el camino de la rectificación, porque sobran las evidencias de un estruendoso fracaso. Por lo demás, leyendo las declaraciones de un vocero oficialista, jefe civil de la parroquia del «23 de Enero», las que no se inscriben precisamente en los «Grundrisse» de Marx (por no ir más lejos), no imaginamos al reconocido académico en las filas de un movimiento que –por cierto- deja sideralmente atrás a Frantz Fanon, agotando todas las vías delictivas para hallar la revolución: la referida autoridad caraqueña clama por una oposición no violenta, a la par que se reconoce como saboteador del llamado «Catiazo», todo un festín de disparos contra un pacífico acto de la oposición democrática.

Para ser francos, no todos debemos responderle personalmente a la historia. Hay figuras que contrajeron esa deuda décadas atrás: entre ellas, Maza Zavala. La transición hacia una democracia plena es ante todo, ejercicio de sinceridad radical en toda la caprichosa topografía conocida como la izquierda, la derecha y –por supuesto- el centro.

II.- Enunciados

La caligrafía urbana pugna por cualquier espacio: pocas paredes sobreviven a las expresiones de una militancia que reclama las más variadas siglas. El liceo «Andrés Bello» de Caracas, amurallado desde años atrás para negarnos su arquitectura por obra del activo y consabido malandraje, exhibe como portada la siguiente leyenda: «…Ahogar el (SIC) imperialismo en el mar de las guerras populares», suscrito por el «Movimiento Revolucionario Internacionalista», cuyos colores dicen de una paciente realización …Reclamamos una unidad opositora eficaz, real y efectiva, e –igualmente- la sinceración de quienes no la desean, jugando por siempre adelantados….Los remates de libros ya no son los de antes. El del puente de la Fuerza Armada ofrece títulos de más de una década, intentando la moderación de precios, y naturalmente toda la bibliografía en boga en el campo de la autoayuda, de las novelas fáciles, que tienen pata de palo, un loro en el lomo y un parcho por título, como suele ocurrir en buhonerolandia. Por cierto, un comprador se adelantó al llevarse varios volúmenes de Luis Beltrán Guerrero, ¡dedicados con su firma autógrafa!, una rareza en la era del control de cambio y la piratería….Tulio Requena es el retrato del parlamentario revolucionario, según «Bengala» de Israel Centeno. De «noches plagas de historias mínimas», refiere la novela … No hay boulevard caraqueño que no acomode los automóviles de reciente año de las autoridades públicas. En lugar del transeúnte, son los cauchos los que pueblan cada uno de sus losas. El poder del funcionario dependerá de la posibilidad real de estacionarse donde desee y, por consiguiente, ilustran una mayor democratización del poder (y de la riqueza)….

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba