Economía

Economistas extravagantes

(%=Image(7185093,»L»)%)

Madrid (AIPE)- La profesión económica llevaba tiempo haciéndose lenguas de las pequeñas biografías de economistas que el correctísimo y muy sabio profesor Francisco Cabrillo venía publicando en el periódico virtual “Libertad digital”. Incluso algunos doctores de esos que detestan el libre mercado y sólo leen tan liberal publicación a escondidas comentaban lo divertido e irreverente de esos “retratos al aguafuerte”. Pues ahora, para suerte de quienes se perdieron algún episodio de esta saga de la tribu económica, Cabrillo ha lanzado al mercado un librito que recoge todas esas historias de “economistas extravagantes”.

Siempre he creído que el estudio de la ciencia económica no es para almas jóvenes de tiernas ambiciones. No es porque las conclusiones de la economía puedan ser destructivas de utopías comunitarias típicas de la adolescencia y de algunos residentes en el Palacio de la Moncloa, la sede de la Presidencia del Gobierno español. Más bien es porque las vidas de los maestros de la economía abundan en detalles escabrosos y sonoros fracasos, que las hacen materia poco apta para la formación cívica con la que el Gobierno quiere sustituir el estudio de la religión. La mayor parte de esos grandes maestros de la ciencia del dinero fue incapaz de hacerse millonario. No me refiero a enriquecerse vendiendo libros de texto como Samuelson, una actividad casi marxista por basarse en la acumulación de valor trabajo, sino especulando sanamente. Que yo sepa, contamos más que con tres hábiles especuladores en la historia de nuestra disciplina: Cantillón, quien como relata Cabrillo, acabó asesinado o asesinando; Ricardo, que apostó por la victoria de Waterloo comprando deuda pública inglesa y Keynes, quien tras un breve tropiezo, se hizo rico en el mercado de divisas. ¡Poco edificante lección es esta para futuros gestores de carteras o constructores de viviendas protegidas el descubrir que los economistas no saben hacer dinero a montones!
Cabrillo utiliza hábilmente los aspectos pintorescos o incluso salaces de las vidas de los economistas para sazonar su entretenidísimo libro. Comienzo por señalar que nada vende como el sexo. El libro se abre con San Bernardino de Siena entre comerciantes y sodomitas y San Antonio de Florencia, que ni usura ni malas mujeres. Es característico del método de Cabrillo que nos haga ver que, si bien estos santos varones declamaban contra determinados vicios, no quería decir que no supieran ver la utilidad del comercio y los precios libres: así ayudaron a echar las bases de la teoría económica. No paran ahí los aspectos sexuales de estos retratos al buril. Rousseau no pudo llevar a sus cinco hijos a la inclusa porque un defecto de nacimiento o una esforzada práctica amorosa en la juventud le hicieron estéril o incluso impotente. El marqués de Mirabeau, que no consiguió crear una monarquía parlamentaria encabezada por Luis XVI, escribió libros pornográficos como “El libertino de calidad” o “el arte de variar los placeres del amor”, que prometo no buscar entre los “bouquinistes” de las orillas del Sena. Y nada digamos del hijo espurio de Carlos Marx o la muerte en duelo por amor del socialista Lasalle o la excelencia de Schumpeter como amante, jinete y economista o la pasión de Keynes, locamente enamorado del pinto Duncan Grant.

Burla burlando, Cabrillo recoge y explica alguna de las ideas fundamentales de la teoría económica, cuya comprensión no vendrá mal a jóvenes y mayores. Explica que Adam Smith, crítico de los aranceles proteccionistas, aceptara el cargo de comisario de las Aduanas de Escocia señalando que el escocés consideraba utópico pensar en un Reino Unido con plena libertad de comercio, lo que sorprendentemente llegó en 1846. Expone con brevedad la filosofía utilitarista de Jeremías Bentham, al paso que describe su momia, situada en los pasillos de University College de Londres, que el viejo excéntrico contribuyó a fundar. Desvela las razones económicas por las que Malthus se oponía a los anticonceptivos: el aplazar el matrimonio hasta tener un buen pasar era “un incentivo a la laboriosidad”. Al paso que habla de los amores de Richard Kahn con Joan Robinson, la economista de la competencia imperfecta y el maoísmo perfecto, explica el papel del “multiplicador” en los ciclos económicos.

La lección más importante que imparte el profesor Cabrillo con tanto humor es lo peligroso, en realidad lo inane, de la intervención administrativa en la economía y la protección estatal de actividades que mal sobrevivirían a la competencia. Las chuflas que dirige a Monsieur de Laffemas, empeñado en obligar al clero francés a plantar moreras para la producción de seda, o las burlas a la planificación universal de la economía francesa propuesta por François du Noyer corren paralelas con la denuncia del español Sancho de Moncada al pedir que se castigara, con la pena de muerte, la exportación ilegal de moneda. Con igual ironía castiga los cambios de opinión y escaso valor universal de las teorías y recetas de Keynes.

Cuenta Bertrand Russell en sus memorias que, recluido en la cárcel por objetor de conciencia durante la Primera Guerra Mundial, un carcelero vino a reprenderle por las carcajadas que le producía la lectura de “Grandes victorianos” de Lytton Strachey. Nunca se me ocurriría leer alguna de estas pequeñas biografías en clase, pues ello podría echar abajo la fama de la economía de ser una ciencia lúgubre.

___* Profesor de la Universidad San Pablo CEU y académico asociado del Cato Institute.

©

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba