EconomíaEspecial País

Economistas piden a Maduro que levante los controles y negocie financiamiento externo

Miembros de la Academia Nacional de Ciencias Económicas y economistas proponen al presidente Nicolás Maduro, una vez más, la aplicación urgente de un conjunto de correctivos para evitar que la economía venezolana acelere su caída libre y se profundice el deterioro de las condiciones de vida de los venezolanos.

En una carta abierta a Maduro, un grupo de 96 profesionales de la economía destacó que entre las correcciones más perentorias, el Ejecutivo debe poner en marcha una política que reduzca de inmediato la inflación, que en 2017 fue de 2.616%, de acuerdo con cálculos de la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional, y como consecuencia, entre otras cosas, de la emisión de dinero sin respaldo por parte del Banco Central de Venezuela (BCV) que es 667 veces mayor desde la llegada de Maduro.

«Por sus elevadas responsabilidades en la conducción del país Ud. tiene que saber que una expansión de medios de pago de esa magnitud, mientras la oferta agregada decae, repercute en una presión alcista sobre los precios, imposible de contener. Asimismo, que la inflación comprime la capacidad adquisitiva de los asalariados y de todo aquel que perciba una remuneración fija», precisaron los economistas en la carta.

Los economistas se refirieron a las cifras reportadas por el Ejecutivo nacional a la Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC, por sus siglas en inglés), en las que precisaron una caída de la economía venezolana de 16,5% en 2016, mientras el ente emisor en Venezuela no publica estadísticas de la economía desde el último trimestre de 2015.

Asimismo, aludieron a los perjuicios que han propiciado los controles en la economía venezolana.

«Los controles de precio de bienes y servicios en el mercado interno destruyen la competencia, afectan la rentabilidad y desestimulan las inversiones. Lejos de contener el alza en los precios, este sistema ha contribuido a propagar la mayor inflación del mundo en los últimos cuatro años», agregaron los economistas.

El control de cambio ha significado, de acuerdo con los especialistas, la asfixia del aparato productivo y los niveles de consumo de la población.

«Este acorralamiento de la economía doméstica aumentó la dependencia de las importaciones, que se cuadruplicaron entre 1998 y 2012. Hoy, con la caída en los ingresos por exportación de petróleo y la incapacidad de conseguir financiamiento externo, estas políticas han dejado a la población expuesta a un severo desabastecimiento», precisaron.

La situación financiera de Venezuela se ha agravado por la quintuplicación de la deuda pública externa entre 2066 y 2016, «resultando en un abultado servicio de la misma que sólo ha sido posible honrar deprimiendo aún más las importaciones, con graves consecuencias para el consumo interno».

Solo con la aplicación de una política que reduzca la inflación, acompañada del levantamiento de controles, la economía venezolana podría comenzar a experimentar una recuperación.

«Primordial entre estos correctivos están las políticas que reduzcan de inmediato la inflación y alivien la asfixia del sector externo que tiene postrada a la economía. En función de ello, la negociación de un financiamiento externo con organismos internacionales es imperativo (…) asimismo, proveería recursos con los cuales emprender el saneamiento de las cuentas públicas, crucial para abatir la inflación y compensar a los sectores que pudiesen verse afectados adversamente por la sinceración de algunos precios (…) estos recursos, acompañados del levantamiento de los controles y de las leyes punitivas, propiciarán la recuperación rápida del aparato productivo, que hoy trabaja a sólo una tercera parte de su capacidad», advirtieron los economistas en la carta.

Asimismo, los especilistas se refieren a la critica situación de Pdvsa.

«Particular importancia tiene el rescate de PdVSA, que hoy experimenta un colapso que ha reducido su producción a sólo un millón 837 mil barriles diarios, en noviembre de 2017, 40% menor al de su primer año de gobierno, y somete al país a la recurrente escasez de lubricantes e, incluso, de gas y gasolina. Este colapso priva, además, al resto de la economía del impulso por vía del consumo intermedio de bienes y servicios nacionales que realiza la industria petrolera, y la hace aún más vulnerable a los vaivenes en sus precios».

Cuestionan, además, la aplicación de programas de reparto, que son básicamente los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP).

«No pueden ser el único recurso para paliar la situación de pobreza en que han caído la mayoría de los venezolanos. El Estado no cuenta con los recursos para cubrir cabalmente este subsidio y su distribución no se da con una frecuencia segura y llega sólo a una parte reducida de la población que la requiere, a la par que, en muchos casos, excluye a los pobres que no apoyan el gobierno».

Venezuela transita por una profunda crisis económica, cuya contracción económica inica en 2018 el quinto año consecutivo, de acuerdo con estimaciones de organismos internacionales como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

«Ud. tiene que entender que, ante la terrible situación que vienen padeciendo los venezolanos, una hiperinflación desatada, unos sueldos que han perdido drásticamente su capacidad adquisitiva y las penurias asociadas a la falta de medicamentos y al deterioro en los servicios de salud, es absolutamente 4 inadmisible pretender obviar las reformas que el país requiere –las que, como hemos argumentado, mejorarían rápidamente las condiciones de vida de la población— con el dislate de una supuesta ‘guerra económica'».

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba