Economía

El costo de la vida

El alto o bajo costo de la vida depende del estado de la economía de una nación, si logra un crecimiento importante los precios de los productos tienden a bajar debido a la abundancia de la producción, por lo que en nuestro país que la economía lleva más de 6 trimestres de caída por debajo de cero, la tendencia inevitable es la de una mayor inflación o un mayor costo de la vida. Venezuela es el único país de América Latina cuya economía  que no crece en los últimos años, cuando en el 2010 Perú, Panamá y República Dominicana, para citar sólo 3, crecieron 6% o más.

Cuando las amas de casa vayan de compras en estos días de enero, a cualquier mercado y constaten el incremento o subida de los precios de los alimentos fundamentales, van a entender lo que algunos economistas denominan la devaluación y el gobierno llama unificación cambiara, al pasar nuestro bolívar de 2,60 a 4,30 por cada dólar que se utiliza para importar el 70% de esos alimentos que consumimos a diario.

            Esa inflación de los precios de los alimentos y de todo lo que se importe con dólar a 4,30, puede que tenga un porcentaje de especulación, como sostiene el gobierno, pero el mayor porcentaje se debe a que se ha devaluado nuestra moneda y lo que comprábamos antes por 2,60 cuesta hoy  4,30 bolívares. Y lo más grave de esta subida de los precios es que quienes más sufren los efectos del costo de la vida son los hombres y mujeres que ganan salario mínimo y en general tienen menores ingresos diarios, semanales o mensuales.

            Para amortiguar esta devaluación del bolívar en el bolsillo de los más pobres, el gobierno ha debido aumentar los sueldos y salarios en un porcentaje igual o cercano al 50% de lo que devenga actualmente la mayoría de los venezolanos, incluyendo la clase media, porque ni a los militares a quienes Hugo Chávez les aumentó el año pasado el 40%, les va alcanzar para compensar el alto costo de la vida, salvo que tengo ingresos extras.

            Las consecuencias de una medida como ésta, que aumenta los precios de todo lo que se importa, sobre todo los alimentos, son fáciles de deducir: habrá mayores reclamos y protestas de los sectores más afectados, no sólo para reclamar el aumento de sueldos y salarios, sino también el pago de prestaciones sociales que desde hace varios años algunos ministerios y otros despachos oficiales no cancelan a los trabajadores que se han  jubilado.

             Y si al alto costo de la vida se le agrega el aumento del desempleo, porque la economía ha decrecido por debajo de cero, porque no hay inversiones en la industria, ni en el comercio ni en la agricultura por el temor a las expropiaciones y asaltos a mano armada por grupos militares y paramilitares por órdenes del Presidente, la conflictividad será cada día más radical impulsada por el hambre y la miseria de millones de venezolanos que quieren solución a sus problemas y no más discursos con promesas repetidas durante 12 años , y no  cumplidas.

            El gobierno de Hugo Chávez no ha podido cumplir con esas promesas, porque las medidas económicas que pone en práctica conducen a una mayor inflación y a un menor crecimiento de la economía, lo que los expertos llaman la estanflación, estancamiento o decrecimiento de la economía con mayores precios de todo lo que se produce. Y aunque el gobierno trata de suplir la falta de producción nacional con las importaciones, al devaluar el bolívar frente al dólar, los productos, como los alimentos que   trae de otros mercados,  le cuestan más bolívares que antes de la devaluación.

            De allí que sólo vendiendo lo que importa por debajo de los costos que paga el Fisco Nacional, es decir el petróleo y todos los venezolanos que cancelamos impuestos, directos o indirectos, es posible evitar que el costo de la vida sea cada día más alto. Pero ni con los precios del barril de petróleo por sobre los 80 dólares, dado el nivel de gastos y de la corrupción que se ha alcanzado en los últimos años, Hugo Chávez ha podido ni podrá resolver el grave problema económico y social que afronta la mayoría de los venezolanos, con mayor incidencia entre los más pobres, cuando van al mercado y tienen que vestir, transportar y educar a los hijos.

            Todo indica que la prosperidad del país y un mayor bienestar de los venezolanos dependen de la salida de Hugo Chávez del poder, para lo cual los partidos políticos  deben fortalecer la unidad democrática, respaldar desde la  MUD a las luchas y a las protestas de los más afectados por las políticas del gobierno, y prepararse para elegir en primarias al  candidato pueda lograr la  mayor unidad posible, y que a su vez reúna las condiciones para reconciliar el país y defender con firmeza la democracia desde la Presidencia de la República.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar