Economía

El desempleo y la inversión

En su último “Alo Presidente”, Chávez puso el dedo en la llaga del principal problema del país: El Desempleo, o más bien, de la imperiosa necesidad de realizar inversiones que permitan generar los empleos que tanto clama una sociedad con un nivel de desempleados que pasa del millón setecientos mil personas, (14.1%) de acuerdo a la cifra del INE para agosto de 2004.

Y lo hizo refiriéndose al plan Vuelvan Caras, (anunciado a finales del año pasado y que tenía como meta disminuir al 5% el desempleo) y de la situación, que él mismo constató, que afrontarán los graduados del plan Ribas al finalizar sus estudios, que incluyen también preparación de mano de obra especializada.

El presidente reflexionó que no tenía ningún sentido preparar mano de obra especializada, en el caso de su ejemplo, panaderos y peluqueros, si no se acompañaba de una política de créditos e inversiones que generaran los puestos de trabajo para esa fuerza laboral preparada entrenada. Constituye un desperdicio de esfuerzos, tiempo y dinero.

Y me pregunto ¿Por qué el gobierno no genera una política de créditos e inversiones que permita generar empleos a ese más de un millón de profesionales y técnicos universitarios en cuya formación, tanto ellos como el país, han invertido una inmensa cantidad de recursos y tiempo?
¿Es qué los compromisos con el capital transnacional de los sectores neoliberales insertados en el proceso “revolucionario” son tan poderosos que son capaces de atentar contra la felicidad de nuestro pueblo?
Porque hay que estar muy claro que si esa inmensa masa de profesionales y técnicos tuviese la oportunidad de aplicar sus conocimientos en la actividad laboral para la cual se prepararon, y dejaran de trabajar de vendedores, muchos ambulantes, el desarrollo de nuestro país sería formidable.

¿O es qué acaso todavía están creyendo en ese espejismo de la “inversión extranjera”?
Por creer en esa pendejada, y quedarse como la guayabera esperando los billetes verdes, son muchos los gobiernos incautos que han caído miserablemente desde que la dominación neoliberal comenzó a difundir este mito en el continente.

Que esa política crediticia a los sectores profesionales no lo haya propuesto la dirección oposicionista fascista, terrorista y vendepatria, se entiende porque ellos son los voceros de una nación neoliberal que tiene como objetivo central impedir nuestro desarrollo.

Pero que no lo haga un gobierno, electo por un pueblo que lo que quiere es el desarrollo, y apoyado por importantes sectores progresistas, sinceramente, no lo entiendo.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar