Economía

El excremento de Chávez

Frases como el “excremento del diablo” de Juan Pablo Pérez Alfonzo o “sembrar el petróleo” y “Colón descubrió a Venezuela, Bolívar la liberó y el petróleo la pudrió” de Arturo Uslar Pietri han servido para ilustrar diferentes visiones del petróleo dentro de la realidad nacional. Los venezolanos hemos “llegado a considerar irracionalmente al petróleo como un símbolo de nacionalidad”, según explica el propio Arturo Uslar Pietri:

“El petróleo no es sagrado. No estamos condenados los venezolanos a vivir frente a esos recursos sin utilizarlos, impedidos por algún tabú casi religioso como el de los hindúes con las vacas sagradas. El petróleo es un recurso nacional que debe ser utilizado de la manera más inteligente y eficaz.”

Otros países ya se han dado cuenta de lo mismo antes que Venezuela, quizás por la menor importancia relativa del petróleo en sus economías. El petróleo, al final del camino, no tiene nada de básico, estatal, estratégico, nacional, patriótico, primario, público o soberano. El petróleo es, sin más ni menos, un recurso natural adicional que se quedará enterrado en el subsuelo de no ser utilizado inteligentemente. Si esto ocurre, los historiadores futuros podrán decir que los “venezolanos vivieron una vida de miseria en una tierra inmensamente rica que no supieron aprovechar; y así terminaron enterrados justo al lado de toda esa riqueza subterránea después de haber pasado por escasez y penurias inimaginables bajo el peso de un enorme Petro-Estado controlador y regulador”. El poder del Petro-Estado ha convertido al mismo petróleo en símbolo de soberanías y nacionalismos errados y falsos.

Lo único verdaderamente básico y estratégico es la educación del pueblo. Los venezolanos, sin embargo, no tendremos una buena educación hasta que nuestros políticos dejen de preocuparse de la materia negra para ocuparse de la materia gris de los niños. Desdichadamente, eso no ocurrirá mientras nuestros políticos tengan sus cabezas llenas de materia marrón.

¿Dónde están los reales?

El gobierno de Chávez vivió una increíble bonanza petrolera durante 1999. Los precios del petróleo se triplicaron y entraron inesperadamente al país alrededor de US$ 4.500.000.000, es decir, más de Bs. 3.000.000.000.000 al tipo de cambio actual. ¡Una cifra verdaderamente descomunal! Ningún gobierno reciente se había beneficiado con una avalancha de recursos de tal magnitud y, sin embargo, el año pasado fue el peor de cualquier gobierno venezolano después de una subida así de los precios del petróleo.

¿Adónde se fueron se fueron todos esos reales? Nadie lo sabe exactamente, pero muchos desaparecieron bajo las manos negras de empresarios corruptos que apoyaron a Chávez, incluyendo el “banquero” Luis Vallenilla. En Venezuela hay un Estado rico que vive de un país pobre, pues el petróleo no es de la gente sino del gobierno de turno.

Los argentinos, los bolivianos, los checos, los peruanos y hasta los rusos, entre tantos otros, ya se han dado cuenta que el petróleo tiene que estar en manos privadas y no en las de un Petro-Estado corrupto e ineficiente. Los mismos cubanos están abriendo su industria petrolera desde chinos hasta coreanos, desde canadienses hasta brasileños, desde franceses hasta ingleses.

China privatizó su petróleo
China comunista acaba de vender más del 10% de las acciones de PetroChina, nada más y nada menos que la principal compañía del país, en las bolsas de valores de Hong Kong y de Nueva York. ¡Ni siquiera en la principal bolsa de China comunista: Shangai! ¿Será que los chinos se han vuelto neoliberales salvajes? ¿Será que los chinos se han vendido al imperialismo “yanqui”?
Los chinos después de Mao no son tontos. Cualquier chino con más de cinco neuronas en una verruga sabe que Mao Tsetung fue un terrible dictador con ideas retrogradas que costaron la vida de millones de chinos. Sin embargo, Chávez quiere ser más “maoísta” que Mao, más “leninista” que Lenín, más “stalinista” que Stalin. Mientras tanto, toda Venezuela se sigue hundiendo en el excremento de Chávez.

www.cordeiro.org

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba