Economía

El extraordinario Dr. Ayau

(%=Image(5380765,»L»)%)

Ciudad de Guatemala (AIPE)- Las naciones no se vuelven ricas por accidente. La prosperidad económica depende en gran parte de las ideas y decisiones de individuos con respecto a la organización política y a las políticas económicas de sus países. Si los próceres fundadores de Estados Unidos no hubieran aprendido de las ideas de John Locke, David Hume, Adam Smith y otros, su diseño del gran experimento americano hubiera sido menos perfecto y, por consiguiente, hubiera tenido menos posibilidades de éxito. Si no hubiera sido por F. A. Hayek y Milton Friedman, Ronald Reagan y Margaret Thatcher no hubieran gozado de gran parte de la base intelectual requerida para revitalizar las economías de EEUU y del Reino Unido.

Ningún país es inmune a malas políticas económicas porque ignorancia económica existe en todas partes. Las encuestas indican que muy pocos candidatos ganaron en las recientes elecciones en EEUU por favorecer políticas dañinas como el proteccionismo o salarios mínimos más altos. Felizmente, en países como EEUU y Suiza hay suficiente conocimiento de economía entre la ciudadanía, la prensa y la clase política para que no se adopten políticas realmente destructivas que tanto daño hacen en otras naciones.

Hace más de medio siglo, luego de regresar de EEUU con un título de ingeniería, un joven guatemalteco llamado Manuel Ayau se extrañaba que hubiese tan poca demanda por ingenieros en su país. En lugar de impacientarse, decidió averiguar la causa del problema, lo cual lo condujo a leer y aprender economía. Los grandes economistas austriacos, Ludwig von Mises y Friedrich Hayek, le dieron las explicaciones y los remedios que Ayau buscaba.

En 1958, Manuel Ayau estableció la primera fundación de estudios económicos en Guatemala. Pero él y sus colegas pronto se dieron cuenta que con una pequeña fundación era muy difícil mejorar el nivel de conocimientos económicos y sobre la sociedad civil para lograr el cambio requerido por Guatemala. Las universidades, que eran estatales, habían sido tomadas por los comunistas y socialistas, por lo que eran parte del problema y no de la solución.

Jefferson sostenía con razón que las democracias difícilmente triunfan sin un electorado educado. Guatemala tenía una historia de disturbios políticos y de deficiente sistema educacional. Ayau y sus colegas se dieron cuenta que sin una universidad de calidad que enseñara la economía real, en lugar de ideología de izquierda, junto con los clásicos del derecho y de la política, Guatemala jamás contaría con gente calificada y capaz de conducirlos hacia una sociedad y democracia exitosas.

Así fue que Ayau fundó en 1971 una universidad privada con la misión de “enseñar y diseminar los principios éticos, legales y económicos de una sociedad de gente libre y responsable”. La Universidad Francisco Marroquín (UFM) es hoy considerada la mejor universidad del país. Con linda arquitectura y jardines, en plena Ciudad de Guatemala, la UFM ha atraído a destacados economistas y demás académicos de todo el mundo, atrayendo también a los mejores estudiantes, quienes tienen que dominar el inglés.

Ayau, además de ser el primer rector y también profesor de economía, se convirtió en un exitoso empresario, encontrando suficiente tiempo para ser congresista y presidente de la Sociedad Mont Pelerin.

Como era de esperarse, crear una universidad privada cuyos estudiantes aprenden las virtudes del estado de derecho, sociedad civil y libre mercado no gustó a la élite estatista guatemalteca. Más sorprendente fueron los ataques en 2001 a Ayau y a la universidad por parte de un arrogante e ignorante embajador de Estados Unidos que trataba de imponer las fracasadas políticas del Departamento de Estado en Guatemala. Como era de esperarse, Ayau mantuvo firme su posición.

Ayau sabe por qué Guatemala es pobre. Pero a lo contrario de los burócratas nacionales y extranjeros que lo critican, ha logrado mucho en su difícil trabajo de establecer las bases necesarias de una sociedad libre y próspera.

Los académicos de UFM comprenden que toman muchos años formar bases sólidas para la libertad. Pero actualmente a la economía guatemalteca le va mejor y parece que una mejor democracia se está afianzando. La vida mejor de futuras generaciones de guatemaltecos se deberá en parte a que se habrán podido parar sobre los hombros de este extraordinario ingeniero, economista, filósofo, empresario, hombre de estado y maestro, Manuel Ayau.

___* Director general del Center for Economic Growth y académico asociado de Cato Institute.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar