Economía

El golpe de Estado fue petrolero

Economía y Energía

La economía y el poder militar de las naciones occidentales dominantes están indisolublemente vinculados al conjunto de formas físicas primarias de la energía: petróleo, carbón, gas. La energía es un bien de bienes, sin su contribución no hay actividad económica ni bienestar en el modo de vivir occidental. Dicho en contexto cuantitativo: para fabricar un dólar en actividades económicas no energéticas, se precisa fabricar un dólar en el sector energía.

(%=Image(8027646,»C»)%)

Consumo mundial de energía [1]

Con apenas un 4% de la población mundial (6.000 millones de habitantes), Estados Unidos destruye diariamente un 26% de la producción mundial de petróleo y otro tanto de la producción mundial de gas natural. Con 1.5 habitantes por vehículo automotor, Estados Unidos quema diariamente poco menos de la mitad de la producción mundial de gasolinas.

El estilo de desarrollo norte-americano, voraz y obeso de energía, no es precisamente un paradigma de ética social y respeto al Ambiente, menos aún de sana coexistencia entre la humanidad y sus recursos naturales. De extrapolarse a la entera población del planeta el estilo de desarrollo norte-americano, se requerirían 500 millones de barriles diarios de crudos convencionales, traducibles en 170 mil millones de barriles por año, un requerimiento que agotaría en 6 años las actuales reservas probadas mundiales de petróleo.

(%=Image(4158811,»C»)%)

El drama energético norte-americano, tragedia de la humanidad

El informe Bush jr. de Política Energética de Mayo 2001 concluye que actualmente Estados Unidos requiere importar 60 barriles de cada 100 barriles que consume, mientras que los requerimientos de importación en el 2020 serán de 75 barriles de cada 100 barriles.

Estados Unidos es presa del estado corporativo[2], fusión contra natura entre los intereses del capital petrolero y los del estado. Dice Dick Cheney, vice-presidente de Estados Unidos: “ … la realidad es que los combustibles de hidrocarburos satisfacen virtualmente el 100% de nuestras necesidades de transporte y una porción significativa de nuestros requerimientos de electricidad, … y en el futuro será inmodificable”. Añade G. W. Bush, presidente: “…sin un incremento sustancial en las reservas de energía, Estados Unidos puede enfrentar una amenaza a su seguridad nacional y a su bienestar económico”. Luego de la desaparición de la Unión Soviética en 1989, la clase política de los Estados Unidos y el capital petrolero anglosajón configuran hoy el mayor imperio militar y económico en el planeta. No es difícil inferir, en consecuencia, que el estado corporativo norte-americano habrá de apropiarse por medios militares de los recursos mundiales de energía.

Reservas mundiales de energía

Natura distribuyó aleatoriamente las reservas mundiales de energía, las por ahora conocidas
con los niveles de precios y las tecnologías actuales.

(%=Image(9936383,»C»)%)
(%=Image(7548093,»C»)%)

Yacimientos en conflicto

Después de la segunda guerra mundial, el mundo árabe-islámico ha sido objeto de un progresivo hostigamiento y de recurrentes ocupaciones de sus territorios, siendo la destrucción de Palestina la primera fase de una estudiada operación militar cuyo fin último es
la exterminación de su pueblo y de su liderazgo histórico y nacionalista. El gobierno corporativo de los Estados Unidos se ha planteado impunemente la ocupación y el dominio militar de los grandes yacimientos de energía mundiales.

(%=Image(4225514,»C»)%)

La operación “Libertad Duradera” del imperialismo petrolero internacional es ocupar plenamente el Medio Oriente (Arabia Saudita, Kuwait, Katar, los Emiratos Arabes Unidos, Irán y, como es inminente, Irak), a la par que dominar los corredores geográficos del Asia Central (Afganistán y las islámicas ex repúblicas soviéticas). Rusia es utilizada para servir, a mediano plazo, como desestabilizador del Medio Oriente en la exportación petrolera mundial y en el dominio de los precios. En el mundo árabe-islámico subyacen 3 de cada 4 barriles de petróleo (75%) y 1 de cada 2 metros cúbicos de gas (50%), mientras que en el Asia Central subyacen 4 de cada 10 metros cúbicos de gas (40%). La OPEP es, en esencia, la vinculación histórico-cultural y de intereses geopolíticos entre Venezuela, Latino América y el mundo árabe-islámico.

Notas: [1] British Petroleum Statistical Review of World Energy, June 2002.[2] John Kenneth Galbraith, The Corporate State.

(*): Pablo Hernández, Elie Habalián, Víctor Poleo / (%=Link(«http://www.soberania.info.com»,»www.soberania.info»)%) con base en los trabajos de C. Mendoza Potellá,Gastón Parra, Francisco Mieres, César Baena, Juan Carlos Boué, Luis Vallenilla y otros. Caracas, noviembre 2002.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar