Economía

El Paquete Giordani

El “Paquete Giordani” anunciado por el Jefe de Estado, resulta tardío e insuficiente. Resulta tardío porque el daño que se ha hecho a la economía real, con el cierre de empresas y el aumento del desempleo y la informalidad, no es corregible con medidas de emergencia. Los desequilibrios existentes son responsabilidad única de unas autoridades sordas a las señales que desde tiempo atrás la economía venía dando. La estabilidad macroeconómica, de la que tanto se vanagloriaba el Gobierno, se fundamentaba en los cuantiosos ingresos petroleros percibidos por la nación y gastados alegremente en los últimos tres años por más de US$80.000 millones.

Se espera que la libre flotación permitirá al mercado efectuar los ajustes y corregir la sobrevaluación del bolívar frenando al mismo tiempo el drenaje de las reservas internacionales (RI). Ello era impostergable dado que el actual nivel de reservas operativas, las que pueden utilizarse de inmediato, se estima no pasen de US$ 4.200 millones pues las reservas en oro ya han sido pignoradas y muchas inversiones en divisa representan colaterales sobre deuda contraída lo que imposibilita su utilización. Además los recursos del FIEM están en bolívares y de querer cuantificarlos y usarlos como reservas habría que dolarizarlos al cambio devaluado con la consiguiente pérdida cambiaria.

Pero el grave problema fiscal es aún más complicado ya que las medidas de recorte no son suficientes ni las estimaciones de ingresos parecieran realistas. Del lado de los ingresos el Gobierno se empeña en estimar un precio del barril e ingresos no petroleros de dificil realización e insiste en aprobar nuevos impuestos y hacer más onerosos los existentes, lo que significa quitarle dinero a la gente, intercambiando consumo e inversión por gasto improductivo. Resulta también peligroso la creación de dinero inorgánico, leánse “utilidades cambiarias” del BCV o una eventual declaración anticipada de dividendos de PDVSA. No obstante, como mensaje positivo, debe verse la reducción de la capacidad de endeudamiento, lo que permitirá aliviar presiones sobre la intermediación financiera y facilitar la implantación de políticas monetarias de más largo aliento.

Del lado de los gastos, el recorte anunciado por Bs 1.8 billones, es insuficiente. El BCV y el Consejo Nacional de Economía habían solicitado reducciones en el orden del 20% como paso inicial para cubrir la brecha fiscal. De ahí que de no complementarse el “Paquete Giordani” con un concertado plan económico a mediano plazo, quedará como un conjunto de medidas de emergencia para el corto plazo y no logrará rescatar la confianza y la crediblidad necesarias. En este contexto es de suma importancia el nombramiento, tanto en ministerios claves como en PDVSA, de personas calificadas y abiertas al diálogo y a la economía de mercado.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba