Economía

El petróleo y el mito del frío

Es recurrente escuchar a muchos expertos petroleros especular sobre las variaciones de precios del crudo en función con lo que ocurre con la temperatura. Así, siempre que los precios bajan en algún día soleado de invierno escuchamos la perorata de que la culpa es del calor. Sin ir más lejos, el sábado pasado nuestro ratificado Ministro de Energía y Petróleo, en relación con la caída de los precios de la semana pasada, declaró: “inusuales temperaturas que se están registrando en el hemisferio norte continúan ejerciendo una presión bajista en los precios petroleros, motivando ventas de contratos de crudo en los mercados a futuro”.

Aunque parezca curioso, el comentario en sentido contrario no se oye tanto, muchas veces los precios han bajado, en el mercado del día a día, en medio de una ola de bajas temperaturas y sin embargo nadie comenta sobre el particular.

A mí siempre me causó suspicacia esta gran sensibilidad del mercado petrolero, que sube y baja los precios casi de manera automática ante cualquier variación en la temperatura, porque creo que hay que considerar varios aspectos. El primero es que los productos que se están suministrando al mercado en el día de hoy han sido refinados un tiempo atrás, digamos uno o dos meses, de modo que el déficit o superávit que exista en el mercado hoy tiene que ver más con las previsiones que hicieron los refinadores que con las temperaturas de hoy. Al mismo tiempo, si los grandes consumos de productos son en invierno, las grandes demandas de crudo deberían ser en otoño. Pero hay un segundo aspecto que debe considerarse. Si bien es cierto que en invierno se consume más combustible de calefacción que en verano, por razones obvias, también es cierto que en invierno los carros circulan menos, de modo que se debe consumir menos gasolina y diesel automotor. Entonces surge la pregunta ¿Cuál consumo es el que impera, el de heating oil para calefacción o el de gasolina para transporte?

La respuesta no es difícil de encontrar. Si tomamos como ejemplo a los Estados Unidos, simplemente por comodidad ya que las estadísticas son claritas y accesibles (Ver la página de la Energy Information Administration, www. eia.doe.gov), podemos ver que el consumo de petróleo en 2005, ultimo año en el que presentan las cifras mensuales completas, fue prácticamente uniforme a lo largo de todos los meses del año. De hecho, en el año 2005, el mes de mayor consumo de petróleo fue agosto, seguido de cerca por diciembre, pero la diferencia entre uno y otro no llegó al 1%. Esta pauta se repite en los años anteriores. De modo que se puede afirmar que el consumo de petróleo, al menos en USA que es el país que más consume, es insensible a las variaciones estacionales.

Una cosa distinta es hablar de derivados de petróleo, ya que en unos meses se consumen más los destinados a calefacción y en otros los que van a transporte. Igual cosa pasa con el gas natural, que por cierto cada día le gana terreno al petróleo como combustible para calefacción y lo seguirá haciendo en la medida en que se expandan las redes a poblados más pequeños y distantes. En el consumo de gas natural sí se observa una variación estacional importante que hace que el consumo en invierno sea en promedio 60% superior al del verano.

Sin embargo, el mito del frío sigue proliferando y con seguridad lo hará por mucho tiempo. Al mismo tiempo sirve y servirá para que los esclarecidos “expertos” petroleros sigan teniendo una teoría de precios de petróleo para el corto plazo, la cual aplican mucho más en los casos de bajada del precio que en los de subida. De modo que cuando los precios caen es porque el invierno es muy moderado y a veces hasta le echan la culpa al calentamiento global. Al menos es una buena teoría para declarar a la prensa, porque a la gente le gusta y todo el mundo la acepta. Pero en la realidad resulta que el consumo de petróleo no tiene mucho que ver con el frío y en el futuro, en la medida en que el gas lo siga sustituyendo, la influencia incluso bajará.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba