Economía

El servicio eléctrico en el 3D

Al acercarse un proceso electoral como el que se avecina el 3D las empresas de servicio eléctrico acometen planes de contingencia y redoblan las guardias, para estar preparados ante la posibilidad de que se produzca una contingencia que interrumpa el servicio en cualquier área. Obviamente, las interrupciones son inherentes a cualquier sistema eléctrico, pero la importancia de la jornada y la posibilidad de que cualquier evento pueda verse con suspicacia justifican redoblar los esfuerzos para solventar cualquier situación en el menor tiempo posible.

Esto ha sido así ante toda contienda electoral a lo largo del período democrático, pero en estos tiempos socialistas del XXI la atención a la continuidad del servicio cobra una especial importancia. Cuando la revolución llama golpista, desestabilizador, saboteador, terrorista y otros calificativos por el estilo a todo el que se le oponga, cualquier evento que interrumpa el servicio adquiere una significación especial, ya que puede ser politizado y considerado un sabotaje. En estas circunstancias vale la pena reiterar los principios que rigen y siempre han regido a los profesionales del sector.

Las empresas, los profesionales y los técnicos que laboran en el sector eléctrico están conscientes de la importancia del servicio que manejan y consideran la continuidad del servicio como la primera prioridad. Esto no se había puesto en duda hasta estos años en que la politización ha penetrado todas las instancias de la vida nacional y al sector eléctrico también le ha tocado su parte. Así, en 2004, el Gerente General de OPSIS fue removido de su cargo antes del revocatorio por cometer el delito de firmar. Esto marcó el peligroso precedente de poner en duda, por primera vez en la historia del país, la idoneidad de un profesional del sector por motivos políticos.

Esto es equivalente a descalificar a un cirujano por discrepar políticamente del paciente que tiene que operar. En el sector eléctrico jamás había ocurrido y la posibilidad de un crimen de la naturaleza de interrumpir el servicio deliberadamente era algo que no existía y nadie se planteaba. Pero por supuesto, una vez que se rompe el celofán se abren todas las posibilidades, ya que si tú me acusas de que puedo interrumpir el servicio porque me conviene políticamente, yo también tengo derecho a preguntar ¿Y tú lo interrumpirías si consideras que te conviene políticamente? ¿O atenderías y cumplirías la orden de interrumpir el servicio en un área o en todo el país si algún líder revolucionario te lo ordena?

Son raros los casos pero existen precedentes. En abril de 1960 se produjo un golpe de estado en San Cristóbal encabezado por el general Castro León. En aquella oportunidad el Ministro de la Defensa consideró conveniente dejar sin servicio eléctrico a la capital del Táchira para combatir la insurgencia y para ello le pidió al gerente de Cafade responsable de la zona que cortara el servicio. La respuesta del gerente fue que eso no se podía hacer y no accedió a la petición. Hay que decir también que a pesar de las presiones aquel gerente no perdió su cargo. Piensen ustedes que pasaría hoy.

En la actualidad, la revolución se ha encargado de que todos los responsables del manejo de la operación del sistema sean adeptos al proceso. Yo no quiero poner en duda la idoneidad y honestidad de estos profesionales, pero debe quedar claro que si se produce una interrupción no puede ser provocada por la CIA, sencillamente porque el servicio esta en manos de la revolución. De modo que ninguna mano ajena puede entrometerse.

Yo lo único que deseo en estas vísperas es que tengamos unas elecciones iluminadas, en todo sentido, y que podamos aclamar al presidente que verdaderamente haya elegido el pueblo, sin temores y sin amenazas.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba