Economía

El sistema bancario es un activo para el país

Analítica Research (AR). Dr. Carvallo, existe una opinión difundida según la cual la banca obtiene ganancias excesivas a través del diferencial de tasas de interés, y que es un sector que ha sido privilegiado por las políticas económicas del gobierno. ¿Cuál es su opinión?

(%=Image(7657819,»L»)%)Oscar Carvallo (OC): La secuencia lógica de comentar el problema comienza por decir que es falso que las ganancias de la banca provengan del margen financiero. Sí se observa todo el comportamiento de los balances al año pasado y el anterior a ese, la mayoría de los bancos tuvo lo que se denomina margen de intermediación financiera negativa, medido este margen como la diferencia entre el diferencial de tasas, que es el ingreso financiero neto, y los gastos de transformación. Eso margen era crónicamente negativo, los bancos no estaban haciendo dinero en el negocio de intermediación, a pesar de que el spread era alto. Esa no fue la fuente de ingresos de la banca.

El margen financiero no era la fuente de ganancias

Se produjo un incremento en otros ingresos que incluyen ingresos operativos, ajustes de tarifas, comisiones, etc. Esos ingresos se ajustaron durante ese período y es por eso que en los últimos dos años la banca ha tenido rentabilidad. Hay una combinación de factores que explican la rentabilidad. Por un lado ciertamente hay una reducción en los índices de gastos, no son radicales, pero desde 1999 que se partió de más o menos un 13% de gastos en relación a activos, hasta principios de año donde se registra un 9% para el mismo índice. Una reducción de 4 puntos, que se considera una reducción rápida. Allí lo que está operando ha sido el proceso de fusiones, la reducción de personal que ha sido importante. Se paso de unos setenta y cinco mil empleados en el 1999 a unos cincuenta y cinco mil o cincuenta y seis mil que se tiene ahora, el número de instituciones se ha reducido también, ahora el sistema cuenta con 56 instituciones. Hay un proceso de racionalización del gasto, que se ha estancado actualmente y que también esta influenciado por lo que ocurre a nivel macroeconómico en el país.

Volviendo un poco al principio, el margen de intermediación era negativo, y ciertamente los gastos de transformación eran altos. El proceso de fusiones es empujado en la medida que ese margen se volvía cada vez menos suficiente para cubrir los costos, es eso lo que obligó a muchas instituciones a fusionarse. Hubo incluso una ley de fusiones que no tuvo aplicación, porque ése fue un proceso natural. La tendencia del mercado en los últimos dos años, donde se presentaba un achicamiento del margen, condujo naturalmente a que el número de instituciones se redujese y que el sistema se consolidase. La rentabilidad provenía en el caso anterior, antes de la devaluación, del ajuste que hubo en tarifas y comisiones, y de ese proceso de racionalización del gasto.

Este año sí existe rentabilidad por tasas

Este año sí existe rentabilidad por un aumento previo de tasas durante al ataque de la moneda, eso es natural durante un ataque especulativo, es por decirlo de alguna manera, inducido por la política macroeconómica. Pero habría que ver realmente cuál es el margen. Realmente en el sistema bancario lo que es remuneración al ahorro es lo que está en cuentas a plazo. Las cuentas de ahorros no son efectivamente tales, esos son en realidad depósitos a la vista. Las cifras que maneja la Asociación Bancaria indican que un 70% de las cuentas de ahorros son cuentas a la vista. Sí se observa el spread medido sobre la tasa de los depósitos a plazo, tendríamos una dinámica distinta a la que presentan algunos analistas.

La depreciación produjo ganancias

Después de la depreciación de la moneda ha habido ganancias cambiarias considerables, porque si bien se tiene un límite para las posiciones en dólares, había efectivamente una posición que podría haber llegado hasta el 20% del patrimonio.

AR: ¿Un 20% o un 16%?

(%=Image(8759748,»L»)%)OC: Existen unas limitaciones nuevas en el cambio que se puede tener mes a mes, semana a semana, eso hace que el porcentaje quede un poco más elevado del 16%. Hubo una ganancia cambiaria que se está manifestando en otros ingresos operativos, aunque esas son ganancias extraordinarias. Apartando las ganancias cambiarias, el negocio de intermediación, en este año específicamente, mostró rentabilidad por el incremento de las tasas, pero realmente esas ganancias son coyunturales, muy ligadas a la política económica coyuntural. El año que viene no van a haber las ganancias cambiarias y habría que hacer un seguimiento para evaluar cuál va a ser la dinámica con las tasa de interés.

AR: Aparentemente existe un círculo perverso entre la política fiscal, la política cambiaria y la política monetaria, quizás sin responsabilidad de la banca, pero que está produciendo un fenómeno de desplazamiento del sector privado.

OC: Eso fue muy claro mientras teníamos la banda cambiaria, se quemaban reservas mientras se podía, pero a la hora de la verdad había que subir las tasas, el Banco Central propiciaba el incremento de éstas. Pero aún con esos niveles de tasas, la banca no estaba haciendo dinero por allí.

Creo que existen dos tipos de problemas con relación al sistema bancario y la intermediación. Primero un problema estructural que tiene que ver con todo los niveles de eficiencia del sistema bancario y creo que por ser un problema estructurales necesita de soluciones estructurales, las cuales son necesariamente lentas. Pero adicionalmente a eso existe el problema que tiene que ver con el ámbito macroeconómico, por ejemplo está el riesgo país. El riesgo político también presiona las tasas. El esquema cambiario que se aplicó fue negativo. Estuvimos aguantando la moneda durante dos o tres años y eso presionaba las tasas, luego que se suelta la moneda se supone que las tasas deberían bajar y no lo han hecho en grado apreciable, lo que indica que el problema no está resuelto. Creo en buena parte que ello responde a expectativas negativas por diversas razones, incluyendo la política macroeconómica.

Si se devalúa, se debe tener en cuenta que ésta es exitosa en la medida en que hay una expectativa en que se va a controlar el problema fiscal, que no va a generar más inflación desde la perspectiva fiscal. Eso es una realidad que se presenta ahora, inclusive cuando se observa que las tasas han bajado algo respondiendo a una tendencia natural cuando el tipo de cambio está flotando, pero el riesgo político está allí todavía, aún cuando el panorama fiscal pareciera que se está despejando.

La contracción del gasto es muy fuerte

No soy de los que piensa que nuestras finanzas públicas son estructuralmente inviables, creo que hay mucha holgura todavía para mejorarlas. Venezuela no es Argentina. Con un año que se veía tan difícil la situación de financiamiento, el gobierno lo ha podido sortear sin colocar nueva deuda neta, la colocación de deuda nueva es baja, con los mercados externos cerrados por razones del costo por la incertidumbre. Lo que ha habido es una contracción muy fuerte del gasto y mejoras en el ingreso petrolero respecto al inicialmente esperado. El ajuste ha venido por allí y por supuesto ese no es la calidad del ajuste que se quisiera. El éxito hacia el futuro va a depender de que haya más claridad de la situación fiscal los próximos tres años.

AR: ¿Cómo ve el año que viene?

OC: Lo que tiene que ver respecto al peso de la deuda, el año que viene y el próximo, lucen análogos al actual en cuanto al nivel de cancelaciones. Obviamente hay un problema de concentración de vencimientos, que el sector bancario lo tiene en cuenta y en vista de eso se está trabajando conjuntamente con el Ejecutivo para darle viabilidad a este problema. Inclusive si eso da resultado, de lo que se trata en última instancia es que se articule la solvencia fiscal sobre bases más firmas. Posiblemente ello implica tomar una serie de medidas, muchas de ellas indeseables. A nosotros como sociedad no nos gusta pagar impuestos, pero sea con este gobierno o con cualquier otro, es necesario ampliar la base de recaudación interna.

AR: ¿En las estimaciones fiscales para el año que viene, el debito bancario finaliza en el mes de Febrero o se va a prolongar?

OC: Nosotros pensamos que está previsto por un año. Eso supone que se elimina en Febrero. Se supone que es a partir de un año cuando se empiezan a observar los efectos nocivos por mantener este tipo de impuesto, especialmente para el sistema bancario, y nos parece que sí se prorroga puede tener efectos negativos. Sin embargo, hay tantos factores afectando la caída de los depósitos que pensar en una baja en ellos producto del comportamiento de los agentes para evitar el debito bancario, puede que sea marginal. Si tienes un problema de confianza que no se ha podido resolver, si hay el grado de conflictividad política que existe actualmente, obviamente es difícil discernir cuál es la razón de la caída de los depósitos. Puede que el entorno político afecte más que el débito bancario.

El sistema bancario es un activo para el país

A pesar de los problemas de eficiencia que existen en el sistema bancario, mi criterio es que éste representa un activo para el país. El sistema como un todo ha resuelto buena parte de sus problemas de solvencia, y ciertamente ha mejorado en eficiencia aunque hay estancamiento. La proporción de papeles públicos en los activos aunque alta, no es exagerada, en cierta manera está dentro de rangos aceptables sí se la compara con otros países. No se puede responsabilizar a la banca por las distorsiones macroeconómicas o la conflictividad política.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba