Economía

Elebol, el primer mordisco

No debe quedar duda, a estas alturas, de que la revolución quiere estatizar el servicio eléctrico. Ideas que son parcialmente ciertas, como que la electricidad es un servicio público, imperan entre nuestros revolucionarios. Habría que preguntarse si para Sidor, que tiene la electricidad entre sus principales materias primas, la electricidad es un servicio público o un insumo fundamental para la producción.

Pero por más que se presenten realidades, los revolucionarios quieren imponer tercamente su camino hacia el socialismo. En ese camino la estatización del sector eléctrico se ofrece entre las más fáciles y más ejemplarizantes. Sólo existen cinco empresas privadas que están acorraladas por la congelación de tarifas y la falta de estímulos. Además, aparte de la principal que está en Caracas, las demás son minucias casi insignificantes. Una en Nueva Esparta, que esta en manos de una empresa extranjera que lleva tiempo tratando de vender para irse. Dos empresas en Carabobo que están acorraladas y trabajan juntas, la primera atiende la zona central de Puerto Cabello, sin ninguna posibilidad de expandirse, y la segunda un pedazo de Valencia. Y por último, una pequeña empresa endeudada que atiende Ciudad Bolívar. Sin duda esta última resulta ideal para arrancar la estatización.

Los problemas de Elebol son de vieja data. El primero es que nunca le dejaron comprarle a Edelca, a pesar de estar a menos de 100 Km de Guri. A comienzos de los años 60 Elebol vendió y cerró toda su generación porque no tenía sentido quemar combustibles teniendo al lado la generación de Guri. Pero para acceder a ella Elebol siempre ha tenido que comprarle a Cadafe, la cual introduce un sobreprecio abusivo gracias a su monopolio.

Por añadidura, las tarifas de Elebol han estado tradicionalmente por debajo de las que cobra Eleoriente en Ciudad Guayana, con complicidad de algunos alcaldes populistas. Si se compara el servicio de Eleoriente, que compra más barato y vende más caro, con el que presta Elebol, se puede entender la situación de esta última.

Estas condiciones crónicas han venido condenando a Elebol a una deuda impagable con Cadafe, que desemboca en la intervención actual. Así llega el socialismo a Ciudad Bolívar, estatizando el servicio eléctrico. Lo mejor de la estrategia es que las posibilidades de apuntarse un gran éxito son enormes. Veamos.

El primer acierto es haber encargado de la recuperación a Edelca y no a Cadafe, a pesar de que la deuda de Elebol es con esta última. Edelca no tiene experiencia en distribución pero aun así lo puede hacer mejor que Cadafe.

El tema de la deuda no es el que más preocupa a la revolución pero aun así se resuelve enseguida. Por ejemplo, Edelca la compensa con parte de lo que le debe Cadafe y lo capitaliza en Elebol, que ojalá sea mantenida como empresa separada.

El siguiente paso es que Edelca le venda directamente, con lo cual se rebaja el costo de la electricidad para Elebol, y en paralelo evaluar las inversiones necesarias para eliminar cuellos de botella y mejorar el servicio, las cuales no deben ser tan altas en términos absolutos y en términos relativos tienen poca importancia para Edelca. También se pueden conseguir recursos del Fonden, con el incentivo de la buena imagen que se logrará demostrando que la revolución lo hace mejor que los privados. Al fin qué más da, la revolución está buchona de reales.

Los dos pasos que faltan son homologar las tarifas y recuperar las pérdidas de energía. Estos son los más difíciles y en los que Edelca tiene menos experiencia. Hay que concienciar al bolivarense de que un buen servicio requiere pagar lo justo y mejorar los sistemas de medición y facturación, junto con la reconexión de usuarios ilegales. La tarea es factible si existe voluntad y la revolución dará un buen paso para emprender el siguiente mordisco.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba