Economía

Empleo moderno

En EEUU mientras se trasladan a Asia gran parte de los empleos de la manufactura de productos tradicionales, los emprendedores e innovadores se concentran en desarrollar nuevas industrias. La energía eólica, la biociencia, las medicinas, la robótica, instrumentos financieros, la industria cinematográfica, la industria de colonización de nuevos planetas, son las nuevas fuentes de trabajo para los estadounidenses.

Ya que no tienen petróleo suficiente para achinchorrar a más de 300 millones habitantes, la ocupación de los presidentes estadounidenses consiste en reunirse con los grandes inventores y emprendedores del país y hacerles preguntas tan simples como las que le hizo el presidente Obama al recién fallecido Steve Jobs antes de morir en una conferencia en febrero del 2011 en Silicon Valley, California. El presidente Obama le preguntó al Sr. Jobs: ¿cómo hacer para producir los iPhones en EEUU? Esta pregunta la hizo el presidente Obama sabiendo que casi todos los 70 millones de iPhones, 30 millones de iPads y 59 millones de otros productos Apple se fabrican fuera de EEUU. La respuesta que Jobs le dio al presidente Obama es que esos trabajos que ya se fueron de EEUU no volverán. En un reportaje del New York Times, los reporteros Duhigg y Bradsher entrevistaron a decenas de funcionarios de la empresa Apple para entender las causas de fondo que impiden que esta empresa de origen estadounidense genere más empleo en su propio país.

En lugar de analizar cómo limitar y controlar las ganancias de los empresarios, los presidentes estadounidenses intentan alentar mayor número de empresas estimulando la innovación en su territorio. Y a diferencia de los presidentes venezolanos y de EEUU, los presidentes chinos intervienen en la economía, pero de una manera constructiva y estratégica. Un reportaje del New York Times explica como caso ejemplar lo que ocurrió para desarrollar la pantalla de vidrio que cubre a los iPhones.

El Sr. Jobs cargaba un prototipo del iPhone en su bolsillo por varios días antes de su lanzamiento. De pronto el Sr. Jobs exigió una reunión de urgencia con la plana mayor de Apple. Muy molesto, el Sr. Jobs mostró a todos la pantalla del iPhone y entre gritos les explicó cómo van a lanzar el teléfono en pocas semanas si tiene la pantalla rayada. Sabiendo que los celulares se llevan en los bolsillos y se juntan con las llaves, Jobs dijo que quería una pantalla anti-rayas. Para hacer el cuento corto, las empresas de EEUU de vidrio no podían trabajar en un prototipo de pantalla anti-raya ya que no les era económicamente viable desarrollar el prototipo. Cuando fueron a China, descubrieron los funcionarios de Apple que una fábrica ya se había montado para hacerles el vidrio anti-raya aun antes de ganarse el contrato. Y la planta fue financiada por el gobierno chino. Y de esa manera China ha financiado el arranque de fábricas para producir los miles de componentes que lleva el iPhone.

 

Así vemos que, mientras, en EEUU mitológicamente dejan todo el tema productivo al sector privado, en Venezuela cada vez más va al sector público, China se lleva los puestos de trabajo combinando libre empresa y participación del Estado.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba