DestacadoEconomía

Empresas expropiadas no mejoraron su producción

“¡Exprópiese!”, fue una de las tantas expresiones que popularizó el presidente Hugo Chávez. La palabra, jocosa en momentos para el mandatario, resumía una política de Estado que comenzó tímidamente en 2002 y se mantuvo hasta su muerte el 5 de marzo de 2013. Si bien durante el gobierno de su sucesor han sido menos las intervenciones, Nicolás Maduro no ha vacilado en amenazar a las industrias y utilizar las confiscaciones como mecanismo sancionatorio, advierten los expertos.

Como prueba de ello en enero de 2014 aprobó la Ley Orgánica de Precios Justos, la cual establece que el Ejecutivo puede iniciar un proceso expropiatorio “cuando el boicot, acaparamiento, especulación, contrabando de extracción, usura, cartelización u otros delitos conexos, procuren la desestabilización de la economía; la alteración de la paz y atenten contra la seguridad de la nación”.

“Si encontramos unidades económicas violando la Ley de Precios Justos voy a tomar las medidas más radicales. Si hay que expropiar, vamos a expropiar a quien tengamos que hacerlo”, expresó Maduro en un acto público, 10 días después de que la legislación apareció en Gaceta Oficial.

“El gobierno de Nicolás Maduro no ha brindado garantías de que van a cesar las expropiaciones. Todo lo contrario, la nueva ley de precios justos la utiliza como una sanción”, señaló Tomás Arias castillo, abogado y profesor universitario experto en temas regulatorios.

Añadió que de este modo la confiscación se convierte en una “amenaza permanente” a la propiedad privada y es posible que más adelante haya una escalada de expropiaciones en áreas donde no se habían visto antes y en las que el gobierno tenga interés en determinado momento. “Es un elemento ideológico contra la propiedad privada”.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Un comentario

  1. Sr. Presidente convierta las carceles en unidades productivas, basta de mantenerlos hay que formar campos de trabajos agroalimentario para que los privados de libertad contribuyan a levantar el pais y dejen de ser un gasto y que las carceles dejen de ser unidades de formacion delictiva y criminal. Asi mismo que la fuerza armada use la tropa alistada que esta en los cuarteles para que durante el pago del servicio militar tambien tengo un horario en los campos de agicultura… para nadie es un secreto que los soldados en su mayoria van a pagar servicio solo por que esta huyendo de la policia en su mayoria y se van a un cuartel a correr, trotar y recoger hojas… cosa que no beneficia al pais

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba