Economía

En Revolución no sube la producción petrolera

Para nadie es un secreto que muchas de las cosas que pasan en Venezuela son dignas de Ripley´s, sin embargo lo alcanzado en el sector petrolero sobrepasa todos los límites de la imaginación: en 1998 éramos el quinto país en el mundo con respecto a reservas petroleras (unos 76 millardos de barriles) y una producción que violaba descaradamente las cuotas OPEP, nos ubicaba en el sexto puesto mundial con 3.5 millones de b/d. Hoy, 14 años después, tenemos las mayores reservas del mundo (297 millardos de barriles, casi cuatro veces con respecto a 1998) pero pasamos a producir, dependiendo de la fuente que utilice: 3 millones, 2.8 millones o 2.6 millones de b/d, cifras que nos colocan como en el décimo lugar. Es realmente increíble observar cómo Venezuela pasó de tener el 7% de las reservas mundiales pero producir el 4.73% en 1998 a producir menos del 3.5% mundial con el 20% de las reservas, ¿cómo explicar eso?, ¿por qué la revolución ha sido incapaz de incrementar la producción petrolera? 

En mi opinión existen varios factores, donde sobresalen 4 que han propiciado tan lamentable situación: 1- desviación de la atención de PDVSA de su actividad central, pasando a encargarse de un conjunto de actividades conexas muy diferentes a la petrolera; 2- falta de recursos por parte de Pdvsa, debido a la necesidad casi enfermiza del Estado por dinero para fines netamente políticos, lo cual ha mermado fuertemente los planes de inversión y mantenimiento de la estatal (recordemos la elevada edad de nuestra industria petrolera y su necesidad constante de recursos); 3- proliferación de convenios dañinos para la salud financiera de Pdvsa y, por ende, de la nación, que van desde PetroCaribe, PetroAmérica hasta el Pacto con China (que Pdvsa vende pero no cobra las ventas, sino lo hace el Estado venezolano, el cual hasta impuestos le cobra a la estatal por esos envíos); 4- el paro petrolero que por un lado generó daños importantes en pozos y pérdidas monetarias considerables, y por el otro llevó a que unos 20 mil trabajadores petroleros fueran excluidos de la industria y sustituidos, si bien es cierto por casi el triple en número, la gran mayoría de muy mala preparación y altamente politizados. Hoy Pdvsa tiene más de 110 mil trabajadores, pero hace 14 años no llegaba a 45 mil. 

Obviamente no son los únicos factores (expropiaciones a contratistas, falta de reglas claras para atraer inversión extranjera, asociaciones con empresas petroleras con poca experiencia, falta de actualización tecnológica, etc.), pero tal vez los más importantes. 

En Revolución el PIB petrolero ha caído cerca de un 20%, y aunque ese número no es catastrófico representa una interesante oportunidad que hemos perdido dado el favorable escenario que se ha dado en el mercado petrolero en los últimos 7 años. La buena noticia es que aún hay chance de aprovecharlo, contamos con los recursos, lo cual es la principal limitante de la gran mayoría de los actores de ese mercado. La mala noticia es que con la actual administración nuestra política petrolera seguirá siendo ineficiente e incapaz de aprovechar nuestros recursos, y el despilfarro, los regalos «a panas» y la irresponsabilidad fiscal seguirán a la orden del día. El rentismo continuará siendo nuestra espada de Damocles. 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba