Economía

¿Es sostenible el tipo de cambio?

Aunque se quiera eludir el tema, cada vez es más evidente que algo hay que hacer con el tipo de cambio. La ampliación de la brecha entre el tipo de cambio controlado y el de permuta, basado en las transacciones de ADR de CANTV, se ha situado en 90% en las últimas semanas. Esa diferencia no es significativamente distinta de la que existía en febrero de 1989 cuando se eliminó el control de cambios de la época y la cotización oficial que estaba en Bs/US$ 14,5 se unificó con la del mercado paralelo situado en Bs/US$ 27,0. En 1996 sucedió exactamente lo mismo cuando Caldera se quitó de encima el control de cambio instaurado en junio de 1994. Son varias las razones que ayudan a explicar el diferencial entre los dos tipos de cambio. En primer lugar, el clima de incertidumbre política y económica hace que mucha gente busque refugio en activos más seguros. Segundo, la remuneración real al ahorro se ha deteriorado sensiblemente debido a las decisiones del BCV de bajar las tasas de interés y tercero, la medida de Cadivi se sacar de las listas de divisas preferenciales aquellos bienes que sus administradores catalogan de suntuarios. Esto último ha exacerbado la demanda de moneda extranjera del mercado paralelo que frente a una insuficiencia de oferta ha llevado la cotización del dólar a tasas impensables. Conviene destacar que las transacciones de divisas en el mercado paralelo no constituyen delito, según la ley vigente y además fue el mismo gobierno quien autorizó las operaciones financieras con las acciones de la CANTV. Adicionalmente, debe resaltarse que frente a las críticas sobre las negociaciones de los bonos argentinos promovidas por Nelson Merente, el presidente Chávez atacó diciendo que tales transacciones produjeron ganancias a Venezuela. Y así fue. Pero lo que le faltó decir, que ese rédito se produjo por la existencia de un mercado dual que el gobierno estimuló al permitir que bonos comprados al tipo de cambio oficial se vendieran al mercado paralelo. ¿De qué se quejan ahora? Hay un elemento adicional que está jugando en contra del actual esquema cambiario y es la sobrevaluación de la tasa de cambio oficial por cuanto los índices de inflación doméstica acumulados, exceden por lo menos en 400% los de los socios comerciales de Venezuela, hecho que le está restando competitividad a la producción nacional al tiempo que promueve las importaciones que hoy lucen baratas, pero al costo de liquidar el establecimiento industrial y la agricultura de Venezuela y con ello el empleo formal.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba