Economía

Estatismo partidista

(%=Image(6017423,»L»)%)
Los Angeles (AIPE)- Tanto los partidos de derecha como los de izquierda cometen un imperdonable error. Los conservadores tratan de asustarnos sobre la inmigración, la decadencia de los valores morales, la amenaza del terrorismo, etc. Y aunque suelen pensar que el gobierno no puede hacer mucho acerca de la economía –el desempleo, el déficit en la balanza comercial, los intereses, etc.– sienten exagerada confianza en que el gobierno resolvería aquellos problemas con que tratan de asustarnos. Gobierno sí para unas cosas, pero gobierno no para otras
La izquierda moderna no es diferente. Cuando se trata de problemas que consideran muy graves –salarios bajos, calentamiento global, especies en peligro de extinción, corrupción y avaricia empresarial– acuden al gobierno para que los solucionen. Hillary Clinton quiere revertir las rebajas de impuestos y sacarnos más dinero para socorrer a los más necesitados. Pero esa lealtad al estatismo da una vuelta completa cuando denuncian las violaciones del gobierno a las libertades civiles y por inmiscuirse en nuestras vidas privadas. De nuevo, gobierno sí, pero gobierno no.

¿Cómo pueden confiar en el gobierno para unas cosas y no para otras? Bueno, cada lado pretende que cuando ellos lleguen al poder, todo será bueno. La realidad nos la anunció hace mucho tiempo lord Acton: “el poder corrompe y el poder absoluto corrompe absolutamente”. La corrupción abunda en los gobiernos, no importa si la derecha o la izquierda esté en el poder.

Y la gente razonable lo sabe porque el gobierno no existe para hacer todas aquellas cosas que tanta gente quiere que maneje. Los próceres fundadores de la nación lo sabían, por lo cual le asignaron al gobierno una única responsabilidad: asegurar el derecho de los individuos a la vida, la libertad, la propiedad y la búsqueda de su felicidad, nada más y nada menos. Se trata de una inmensa y difícil tarea, más que suficiente para mantener al gobierno adecuadamente ocupado.

Lo demás no es jurisdicción del gobierno y por ello suele hacerlo tan mal, como lo hemos visto y sufrido una y otra vez. Así, todo el tiempo oímos a la izquierda y a la derecha exigiendo que el gobierno interfiera en esto o aquello, acciones que nada tienen que ver con el verdadero propósito del gobierno.

El remedio es limitar y recortar las funciones del gobierno, no solamente aquellas que no nos gustan. Después de todo, a lo largo de la historia de la humanidad, las mayores tragedias han sido causadas por el mal uso y abuso de las funciones del gobierno: la miserable pobreza en Africa y en Cuba, el alto desempleo en Francia y Alemania y ni hablar de la opresión nazi y soviética, todo ello causado por un gobierno excesivamente grande. Sin embargo, mucha gente sigue confiando en que el gobierno arreglará todo lo que está torcido.

Así la gente escoge el camino de la coerción como atajo conveniente para alcanzar sus objetivos, inclusive en sus vidas personales. ¿No se dan cuenta de la cruenta historia del intervencionismo gubernamental o será que eso no lo enseñan en las escuelas estatales?
___* Profesor de Chapman University y académico asociado del Cato Institute.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba