Economía

Expertos aseguran que los nuevos billetes fueron emitidos para retrasar otra reconversión

El Banco Central de Venezuela anunció hace apenas 18 días la incorporación de tres nuevos billetes a la familia del cono monetario actual en un intento de paliar superficialmente la crisis hiperinflacionaria. Sin embargo, las tres piezas de 200 mil, 500 mil y un millón de bolívares, nacieron devaluadas. Sirven para cubrir –si acaso- el pago del pasaje en transporte público.

Ante esta situación, los economistas Asdrúbal Oliveros, director de la firma Ecoanalítica; y Jesús Palacios, ofrecieron sus impresiones en el foro Reconversión Monetaria, organizado por el Observatorio Venezolano de Finanzas.

Los especialistas coincidieron en que la inclusión de estos nuevos billetes es para retrasar una nueva reconversión monetaria, aunque la banca nacional siga haciendo ajustes debido a la hiperinflación galopante desde hace cuatro años. «Si la expresión inflacionaria es persistente vamos a quedar en un círculo vicioso de quitar ceros a la moneda. El Gobierno resuelve los problemas transaccionales pero no los nominales», señaló Jesús Palacios y agregó que los nuevos billetes apenas son equivalentes a 0,50 centavos de dólar.

Por su parte, Oliveros asegura que hay fricciones importantes en la economía venezolana y esto parte por la incapacidad del Gobierno para atacar el problema de hiperinflación a fondo. El director de Econalítica señala que las fricciones van desde las estructuras de pago tanto en bolívares como en dólares, así como también en la confusión de las personas sobre el costo que deben pagar por transferencias, puntos de venta o pago móvil. «Esto ocurre porque Venezuela está en un ciclo hiperinflacionario bastante largo y maduro que si bien no es el país con la más alta hiperinflación, sí está cerca de convertirse en el segundo y cuidado supera a Nicaragua. Después de tres años en este ciclo tan largo  de condicionar la conducta de los niveles económicos tanto de comerciantes y productores, levantar la confianza de todos los agentes va a costar muchísimo», aseguró.

El año 2018 fue el más agresivo

De acuerdo a las métricas presentadas no solo por Ecoanalítica sino también por las del Banco Central de Venezuela, Oliveros aseguró que el año más agresivo en cuanto a hiperinflación fue el 2018 por el nivel elevado de distorsión en los precios porque el nivel de inflación se acercaba al 100%. «Esto ha venido cediendo y, bajo este concepto nos mantendremos durante este 2021», expresó.

Los alimentos son los primeros que aumentan

Durante su ponencia, Oliveros señaló que el sector alimentos es el primer rubro que aumenta de manera indiscriminada. Las provisiones «crecen más rápido que los alquileres, esparcimiento, cultura y educación; a diferencia de los hoteles y restaurantes que aumentan más rápido que los alimentos», dijo.

Con el tema del transporte público, señala que es un caso «emblemático» porque el uso del dinero en efectivo está «supeditado» solo al pago del pasaje. Oliveros destacó que tiene años que no ve un billete en efectivo y que tampoco se ha visto en la necesidad de dirigirse a un cajero automático, pero considera que la realidad de la mayoría, es distinta. «La mayoría tiene que ir al cajero para sacar dinero y así pagar el transporte».

El grueso de las transacciones es en dólares

El director de Ecoanalítica señala que en el país hay una «distorsión macroeconómica» en cuanto a los precios en dólares: «si algo que costaba cien dólares en enero 2019, hoy es superior a 200 dólares y no tiene que ver con el afán de lucro de los comerciantes, tiene que ver con la tasa de variación de la moneda» y agregó que al final la gente no comprende que aunque el dólar sea una moneda dura, no es la moneda nacional. «Las monedas están supeditadas al entorno donde funcionan dada su institucionalidad», apuntó.

Oliveros afirmó que el grueso de las operaciones en divisas es en las ciudades de San Cristóbal, Maragarita y Maracaibo, donde llega casi al 100%; mientras que en Caracas apenas la cifra alcanza al 60%. «Hay diferentes grados de dolarización y revertir eso costará mucho tiempo», expresó.

Finalmente, el economista Oliveros certificó que en Venezuela se tendrá un nuevo bolívar y que al cabo de unos años se volverá a hablar de otros billetes que no alcanzan o, la mayoría de las personas sencillamente no le pararán al tema porque «el Gobierno le seguirá quitando ceros a la moneda venezolana. Este cono monetario puede tener una duración máxima de seis meses. Además, el costo de la emisión de nuevos billetes es inviable para el Estado y esto complica al BCV al no poder conseguir proveedores para el papel moneda», puntualizó.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba