Economía

Fedenaga denuncia pérdidas de más de 5 millones de dólares por apagón

La Federación Nacional de Ganaderos de Venezuela (Fedenaga) notificó a través de un comunicado que el apagón eléctrico nacional, iniciado el pasado jueves 7 de marzo y que persiste en algunas zonas ganaderas del país, ha provocado y sigue ocasionando graves pérdidas a los productores agropecuarios, con repercusión y consecuencias en el abastecimiento de alimentos a los venezolanos.

En razón de ello, Fedenaga enunció algunos de los efectos irremediables de la citada falla, que han sucedido en momentos en los que el sector atraviesa una crisis nacional que debe calificarse como emergencia alimentaria.

Producción de lácteos

La producción diaria de leche destinada al consumo líquido se estima en un 23% de la producción del día, 1.260.274 litros por día aproximadamente, lo que significa que por lo menos unos 5.041.096 litros se han dañado o dejado de producir, representando una pérdida material de 5 mil 041 millones 095.890 bolívares (US$ 1.400.304).

La producción de leche adquirida por las queseras artesanales, estimada en un 25% de la producción de leche del día, la asumimos en 1.369.863 litros que significan 5.479.452 litros para el período considerado entre los días viernes 8 y lunes 11. Esto representa aproximadamente 996.264 kilogramos de queso de pasta blanda, que por falta de refrigeración y por parálisis en la comercialización se han perdido, esta pérdida se puede estimar en 9 mil 962 millones 640.100 bolívares ($2.767.400).

La parálisis en la comercialización de leche afecta aproximadamente unos 2.500 transportistas y 5.000 puestos de trabajo al día por este servicio.

El apagón y en consecuencia el paro en la comercialización de la leche y por consiguiente las pérdidas en la producción afecta directamente a unos 70.000 productores agropecuarios que venden su producción de leche en forma líquida y a su grupo familiar, a sus 350.000 trabajadores directos y a 1.750.000 trabajadores indirectos.

Las pérdidas de leche representan la pérdida equivalente del consumo per cápita anual de 159.402 venezolanos, con la producción afectada de solo 4 días, con tendencia a agravarse mientras persista la falla eléctrica.

Productos cárnicos

La carne en los mataderos producto del beneficio de ganado de los días jueves 7 y viernes 8, puede estimarse en 1.661.538 kilogramos de carne en canal, de los cuales por paro en la cadena de frío de conservación, se considera que un 50% sufrió descomposición en algún grado, traduciéndose en la pérdida de 830.769 kilogramos de carne en canal, siendo esto unos 2 mil 076. millones 922.500 bolívares ($576.923 aproximadamente).

La carne recibida en las carnicerías los días miércoles 6 y jueves 7, que puede calcularse en 1.600.000 Kg de carne en canal, cuya pérdida puede estimarse en un 80%, porque estas suelen no estar equipadas con respaldo eléctrico de emergencia, son 1.280.000 kilogramos que por suspensión de la refrigeración, significan una pérdida de 3.200 millones de bolívares ($888.888).

Las pérdidas de carne afectan al equivalente al consumo per cápita anual de 527.692 personas.

Combustible y comunicaciones

La suspensión del servicio eléctrico y por consiguiente de las comunicaciones han ocasionado el incumplimiento de compromisos de pago laborales y comerciales asociados al sector ganadero con el perjuicio a unas 3.000.000 de personas, ante la imposibilidad de acceder a medios de pago electrónicos, en momentos cuando no existe disponibilidad de efectivo suficiente.

Desde el punto de vista climático nuestro país está atravesando el normal período de sequía correspondiente al año 2019, durante el cual se producen incendios que para ser controlados se hace necesario el uso de tractores, que requieren combustible (gasoil) y en estos momentos de escasez del mismo, agravado por la falta de energía eléctrica en las estaciones de servicio, potenciando la gravedad de la situación de incendios incontrolados con las consecuencias de cuantiosas pérdidas de pastos e infraestructura.

La falta de combustible para los vehículos de trabajo impide la ejecución y supervisión adecuada de las actividades. Además la imposibilidad de transportar alimentos para el ganado en las fincas genera efectos negativos a la productividad.

Asimismo, la falta de combustible atenta contra el suministro de agua de beber de los animales, poniendo en riesgo de muerte por sed a unas 5 milones de reses.

El reducido inventario de biológicos indispensables para el resguardo de la salud animal, puede haberse dañado en algún porcentaje al romperse la cadena de frío producto de la suspensión del servicio eléctrico y la carencia de combustible para accionar los generadores eléctricos de respaldo.

Es importante destacar que las cifras indicadas responden a estimaciones razonables en función de nuestros niveles de producción. Las pérdidas se encuentran en la cadena, si los productos, sean cárnicos o lácteos, fueron regalados a la población, eso de igual manera representa una pérdida comercial que alguien asumió, con las consecuencias para él y sin ningún tipo de posibilidad de reposición.

«Todas estas consideraciones pretenden hacer un llamado de atención a la sociedad en general y principalmente a los encargados de la gerencia de la gestión energética del país, a que tomen conciencia de la gravedad del problema que estamos enfrentando y nos están conduciendo a una hambruna nacional», reza el comunicado.

 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba