Economía

Gobierno confiscador del salario de los trabajadores

 Como todos sabemos desde julio de ese año el patrono debe abrir un fideicomiso a cada trabajador al cuarto mes de iniciada la relación laboral, donde deposita 5 días de salario integral, 45 días el primer año, 60 días el segundo año, agregando 2 días anualmente hasta llegar a un máximo de 90 días, período que se cumple este año 2012.

Lo curioso del caso es que el sector privado cumplió la reforma de la Ley Orgánica del Trabajo aprobada en julio de 1997, depositando religiosamente hasta la presente fecha. Otra fue la historia en el sector público desde el propio origen en 1997 hasta la presente fecha no ha depositado un sólo centavo en los fideicomisos de 1.500.000 trabajadores, generando una deuda aproximada de 18.000 millones de dólares, a la cual se incluye los contratos colectivos vencidos y los decretos presidenciales de aumento salarial incumplidos.

En resumen un trabajador del sector público, sea obrero o funcionario de carrera tan solo pasa por taquilla para cobrar su pírrica quincena, desahuciada por la alta inflación y los bajos salarios, ante la decisión presidencial de suspender los contratos colectivos desde 2006. Ello ha originado las protestas extremas ante la indiferencia gubernamental de huelgas de hambre, coserse la boca, huelgas de sangre en rechazo al trabajo precario impuesto por el Ejecutivo Nacional a todos los niveles nacional, regional y municipal, como también en las Empresas del Estado.

Además de esta ofensiva brutal contra el trabajador, el Estado desarrolla una política de saqueo del bolsillo del trabajador. Comenzando por la Seguridad Social, a cada trabajador se le retiene un promedio de 12.5% de su salario hacia unos fondos que no ve por ningún lado, ni obtiene ningún servicio. A saber, 1.- Fondo de empleo: 0.5%, Fondo de Hábitat y Vivienda: 1%, Fondo de Pensiones y Jubilaciones: 3%, Fondo de Seguro Social: 4%, Póliza HCM (contribución promedio de 4% del salario), a través del INCE retiene 0.5 de las Utilidades o bono de fin de año. 2.- en materia de IVA retiene 12% de todo producto que adquiera al trabajador 3.- Por ISLR, retiene porcentajes importantes, al incluir en el ingreso básico del trabajador las vacaciones y las utilidades.

Estando en presencia de un Estado voraz y corrupto que no presta ningún servicio de calidad, ni en materia de salud, ni de infraestructura, ni de seguridad personal, resulta inaceptable que ahora pretenda ponerle la mano al fideicomiso de los trabajadores del sector privado y a los pocos del sector público que lo poseen en las Empresas e Institutos Autónomos del Estado, cantidad que alcanza a 10.000 millones de dólares, en bolívares fuertes 46.000 millones de Bs. Estos deben mantenerse bajo posesión del trabajador en un 100%.

 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba