Economía

¿Hegemonía alimentaria o alimentos podridos?

La clave para que este escándalo de la comida podrida no pase de ser un comentario breve en las calles, es que la ciudadanía muestre indignación por la gravedad de los hechos. Sobre todo cuando ya vemos a uno de los principales responsables de la crisis eléctrica y ahora de la comida, Rafael Ramírez, decir, con el poco gañote que le queda «vamos hacia la hegemonía del control de la producción y distribución de alimentos». Lo dicho por el ministro es una cosa para aterrorizarse de sólo pensar que los productos indispensables para sobrevivir ¡la comida!, estarán en manos de un Gobierno corrupto, ineficiente, nublado, empantanado, mentiroso, manipulador e incompetente. No es lo mismo vivir sin electricidad, a la final nos adaptamos, con las velas, salando la comida, etc., etc., pero que seamos 26 millones de Franklin Britos involuntarios en Venezuela no es cualquier cosa, morir de inanición porque no hay que comer es una huelga de hambre involuntaria. Este Gobierno ya es como cualquier otro Gobierno de los ochenta para acá, con una diferencia, todo está magnificado por el entreguismo, por la destrucción, por el oscurantismo de sus actuaciones, por su complicidad con entes extraños a Venezuela, por ser los venezolanos víctimas de los intereses políticos de otras naciones que nos usan para alterar el orden mundial. Acaso, insisto, el escándalo de las maletas llenas de dólares enviados a la Argentina del cual la mas conocida es la de Antonini Wilson, sin importar de que lado esté, no cree usted que al menos merece una explicación de las autoridades. Fíjense los chimbos que son en el Gobierno para hacer las cosas, característica que hoy prácticamente todo el mundo reconoce a excepción, claro, de algunos esperanzados o románticos, que todavía creen que esto es una revolución que sólo tiene la intención de acabar con las desigualdades, sin darse cuenta que a nuestro pueblo, al igual que los últimos gobiernos del pacto de punto fijo, le coartaron su libertad por dádivas que sólo servían para sobrevivir, en lugar de hacerlo libre aportándole capacidades para salir de la trampa de la pobreza, el mensaje es -sino te alíneas con el Psuv, pereces-. Intentaron montar un conglomerado agroindustrial como la Polar que procesara alimentos, principalmente harina precocida, el tipo perfecto para eso ¡Ricardo Fernández Berruecos! Las ventajas amigo de la familia presidencial, de hecho sus vínculos con el Gobierno se iniciaron en Barinas, con Profinca y Nutrico, empezó promoviendo la siembra y posterior compra de los cereales producidos, que procesó y convirtió en harina precocida o arroz empaquetado que finalmente mediante el transporte que montaron «ATC» se distribuiría en las redes «de la hegemonía alimentaria gubernamental» Mercal y Pdval. Un negocio plano, pero redondo, se compraban y daban el vuelto, el Gobierno puso los reales y los puntos de venta, él y sus socios (¿?) sólo intermediaban. Pero no contaban con su astucia, y codicia diría yo, el negocio era tan bueno que dio para la gran riqueza -un balance personal del año 2005- además de indicar los cuantiosos bienes de Fernández, mostraba 16 millones de dólares en efectivo en sus cuentas, lo que no es cualquier cosa. Lo demás es historia conocida, le echaron tierrita al caso despojando a Fernández de parte de sus bienes, pero los altos funcionarios públicos responsables de los entes financieros del Estado incluyendo ministros del área, que financiaron con dinero del tesoro público la compra de los bancos luego quebrados, siguen en sus cargos ratificados por el presidente de la República. A la Polar gobiernera se la comió la sordidez socialista. 80 millones de kilos de alimentos que no están en los anaqueles de Mercal o Pdval, más de 330 millones de raciones alimenticias que no están en los estómagos de los Franklin Britos venezolanos, más de 2000 millones de dólares invertidos por el Estado que fueron a parar a la barriga de los zamuros y el bolsillo de los boliburgueses, eso sin contar lo que no sabemos, lo que nadie detectó, lo que nunca llegó, lo que se pudrió sin que nadie oliera. Las denuncias de Paciano Padrón sobre los negocios hechos a costa de la leche popular, en tiempos de Lusinchi, no le llegan ni al talón al desperdicio de alimentos propiciados por este Gobierno, hagamos memoria, recuerda usted amigo lector, los 40.000 kilos de pollo que se descompusieron en neveras de Makro Barinas o los 100.000 kilos de queso enterrados en terrenos de la quesera La Batalla y que el secretario de gobierno de Adán Chávez achacó a los propietarios cuando se sabía que ese inventario estaba en manos del Gobierno. Cabe preguntarse por qué esos productos nunca llegaron a manos del consumidor final ¿Se olvidaron que los tenían? ¿Por qué no los regalaron? ¿Quiénes son los responsables de ese crimen contra natura? Cuidado con permitir que conviertan en victoria tamaño escándalo, porque andan diciendo que gracias a la contraloría social se detectó la irregularidad, que ya no niegan y tratan de minimizar, tal como lo hizo el presidente al decir que esa podredumbre sólo representaba el 1% de las importaciones que su Gobierno ha hecho, sin percatarse que está aportando la magnitud de las importaciones realizadas y el tamaño de las comisiones distribuidas, que aunado a la inversión que dejó de hacerse en el país, al trabajo que se dejó de generar y a la destrucción del aparato productivo nacional representan un daño de altísimas proporciones. No hay justificación ideológica ni adherencia política que explique desconocer esta privación de alimentos y robo a la nación, los responsables están arriba, ya mencioné uno, pero el vicepresidente, Elías Jaua, además de ser uno de los principales responsables de la política de destrucción de las unidades de producción y por ende de la política de las importaciones en perjuicio de la producción interna, cuenta con la absoluta luz verde del presidente.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba